Carta abierta al NUEVO intendente…

 

Hola Pablo Alexis:

No sé cómo preferís que te llamen ahora. Si soldadito de Kicillof o de la gobernadora que tanto luchó contra las mafias pero dejó volver a La Cámpora. Por mí, el “honor” que más te guste.

Lamento señalar de entrada que siempre tendrás la mancha de pertenecer a un espacio político que, gracias a su estrepitoso fracaso económico, permitió el regreso de Cristina al poder. El que perdió una oportunidad histórica de superar el pasado y enterrar en las bóvedas tanto daño.

Respecto a lo de “NUEVO” intendente es porque doy por descontado que algo habrás aprendido en estos 4 años para no repetir errores zonzos. Igual no te preocupes, que haré de ayuda memoria.

Bueno, ahora sí, terminado el cotillón para la tribuna del domingo, pasemos “al momento Sprite”, o sea, a decir las cosas como son…

 

¿A quién le ganaste? decía mi viejo…

 

No me di el gustazo de escucharte, pero apuesto a que andás por todos lados diciendo a pecho inflado que la gente “valoró tu gestión” y la sarasa que, claro, no inventaste vos sino que copiás del manual de politicún argento. Y los que adhieren «orgullosos» son, básicamente, 3 grupos:

1-Tus familiares y amigos (a los que les cambiaste la vida en ceros!)

2-Los que tienen algún interés político o económico (negocios, cargos, favores, etc)

3-Los medios a los cuales comprás con pauta (y te publican los títulos como vienen).

Pero como el ex presidente alardeó durante toda la caravana con valores como «la verdad», supongo que apreciarás enormemente saberla sin los sesgos anteriores.

Y la verdad es que ganaste por 3 motivos:

1-Del otro lado tenías a Meoni, un candidato que, según vos y tus secuaces, fue de lo peor que tuvo Junín en las últimas décadas. El que fundió Grupo Junín, tuvo funcionarios condenados y con papeles más que ‘blancos’ por las oficinas municipales y que te dejó 2 chatarras como todo inventario. No lo digo yo, es lo que ustedes se encargaron de repetir desesperados por todos los medios. ¿Entonces?. Le bajaste tanto la vara a tu oponente que le pusiste ese paupérrimo valor a tu “victoria”. Porque ¿cuál es la virtud de ganarle a semejante lastre?.

2-“Lógicamente por supuesto”, sumaste los votos cautivos que te aporta tu iglesia familiar. No hace falta que explique la “racionalidad” que tiene el fan religioso para “evaluar” una performance de gobierno.

3-El día previo a la veda, te ca—– en todo lo que habías dicho sobre «no repetir los vicios de la vieja política» y repartiste a mansalva un «tinder» trucho de boletas. Más precisamente, te colgaste de Lavagna!!! para confundir a la gente que tenía pensado votar a Consenso Federal. Sí sí, tu caripela metida de prepo en un celofán que no era el tuyo. Y encima le echaste la culpa a tu socia de «jugarreta», la cual, encima! dijo que lo habían hecho porque todos lo hacían. Se viralizó en segundos. Bochornoso.

En fin, un triunfo muy loable… Qué duda cabe!!!

 

Dime si sos reelecto y te diré…

 

Seguro te creés que la reelección reafirma liderazgo o vaya a saber qué fantasía. Dejame que te recuerde que a Meoni, el mismo de las 2 chatarras y todo el prontuario que nos contaste “horrorizado” con tu equipo, lo reeligieron 2 veces!. Si usás la misma lógica que en tu caso ¿quiere decir que la gente reconoció/valoró ese nivel de gestión?. Ah, nooo, capaz Junín tuvo una invasión alienígena y ahora sí los votantes supieron diferenciar!. Como decía Marcos Aguinis, dejo el teclado para agarrarme la panza de la risa…

Argumento indefendible el del doblete. Desde Menem hasta Cristina fueron reelegidos. Es más, gobernadores con la «honestidad y valía” de Capitanich, Alperovich, Insfram y hasta Alicia Kirchner y hasta intendentes abusadores o narco intendentes como el de Paraná gozaron de tu misma “bendición”: la gente los eligió 2, 3 y varias veces más.

Ves, la cucarda del mérito en política no cierra por ningún lado. Sólo funciona para tus aplaudidores a los que les conviene que sigas por algún interés.

 

¿Revalidando «lo qué»?

 

La política es un negocio tan sucio y mediocre que a nadie con dos dedos de frente le podés hacer creer que un voto legitima capacidad intelectual o moral del vencedor.

Todo es según quién lo mire. Para un feligrés podrás tener una supremacía cuasi divina. Para una ciudadana de a pie como yo, tu cargo tiene menos autoridad que Miguel del Sel como Embajador de Panamá… Mirá cómo será que no ameritó ni que fuera hasta la urna del Marianista a ponerte un voto en contra…

A propósito, en el caso de la prensa que tenés fuera de control ¿de qué te sirve el poder?. Absolutamente de nada. En mi caso, por ejemplo, seguiré poniendo la lupa en lo que me apetezca con la misma libertad y firmeza que lo hice hasta ahora. Si sos un pichi o estás sentado en el sillón de calle Rivadavia, da lo mismo.

Para tu suerte hay temas grosos que no son de mi incumbencia. Así que tranca que no me voy a meter con testaferros ni fortunas sin honra. Mi área no es la financiera, ni la penal ni siquiera la chimentera. Es el relato, la propaganda, el marketing, la comunicación en todas sus formas. Puedo investigar desde una promoción o curso trucho (como fueron las cebras peatonales o el congreso para influir con el evangelio en los cargos públicos), hasta irregularidades en acciones municipales relacionadas con los comercios o espectáculos artísticos.

 

Efecto boomerang…

 

Espero que de la experiencia también hayas aprendido que la peor estrategia para callar críticas es la intervención cobarde de tus trolls (como los más de 10 que me mandaste y/o avalaste durante estos 4 años vía Facebook).

Sugiero que tu tropa esté avisada sobre la conveniencia de proceder como corresponde. O sea, cuando algún involucrado quiera hacer un descargo debe dar la cara con nombre y apellido. Pues, ante el primer anónimo, en forma pública o privada, que yo reciba con agravios o similares, sabés que no me va a temblar el pulso para mostrar lo que tenga que mostrar. Sí, es una advertencia.

Capaz que a vos te importe un soto. Cumpliste tu principal objetivo de quedarte 4 años para «seguir haciendo» negocios y guita fácil rodeado de obsecuentes que comen de tu mano. Pero igual quiero dejar constancia para que después no haya sorpresas ni reclamos de terceros ante lo publicado.

Es tu responsabilidad no exponer a gente inocente que puede quedar pegada producto de tus actos. ¿Un ejemplo?. Cuando le pagaste de bajonazo (con dinero público) los viajes a Europa al ballet de tango de tu secretario de gobierno (Beligni), hiciste que se vieran perjudicados en el escrache los que quizás no estaban al tanto de tu “arreglo entre bambalinas”.

Si lo vas a hacer, sé más prolijo Pablín. Y si no, a llorar a la iglesia.

 

Tremendos «valores»….

 

Mención aparte para tu folletín de campaña donde, entre otros “logros”, promocionabas un “Código de Ética” que establece principios, conductas, deberes y prohibiciones a quienes desempeñan cargos y funciones dentro del municipio. Una duda: ¿ahí entra por ejemplo el director de turismo contratando a su propio grupo de rock para actuar en la laguna?. Pero qué bárbaro!. Tu concepto de ética es más flexible que Gopi Krishna!!.

A propósito, muchos deben estar re contentos de poder seguir 4 años más trabajando “ad honorem”. La pucha, ese privilegio no se consigue en cualquier parte!.

Para ir terminando… Y ya que andabas sacándote fotos modo “Torcuato Ferreyra senador” (sólo para entendidos…), mirá cuando tus pibes te pregunten: “Pa ¿dónde estabas en octubre de 2019?”.

Si vas de frente con la transparencia como tanto pregonás, es muy obvia la respuesta: “Haciendo ‘patria’ colgado de un pelado (léase Lavagna…), repartiendo chapas y bolsones de comida (como cualquier puntero de la vieja política) y hasta vendiendo choripanes en la cantina de un club para que se viralice la selfie y me voten como sea. Esa es la verdad, que, si no se las contás, igual la van a descubrir en el futuro por la web. Uy, qué feíto.

 

A estudiar aunque sea en la pública…

 

Por último, esta es otra sugerencia totalmente gratis. Ya que en 4 años no pudiste (quiero pensar que era tu intención pero no tuviste tiempo…), en este mandato anotate en algún cursete de dicción y oratoria. Obvio que no es ningún pecado hablar mal y sin contenido, pero sí es una falta de respeto a la audiencia pretender usar a diario esos recursos cuando no los tenés por naturaleza. (Dios no te favoreció en el reparto, dicen los malos…). Ej: yo soy pésima en matemáticas y por eso mismo jamás se me ocurriría andar como Paenza resolviendo cálculos en público. El sentido de la ubicación no te dará votos pero te aseguro que te hace más digno y te evita papelones innecesarios. Conclusión, menos chupines y más libros. Y si no te da (el presupuesto de tu modesto sueldo meritócrata…), para algo existen los voceros. De onda. Fijate.

Bueno, nada más por ahora. Adelante con las obras del centro de vigilancia y ojo con los chanchullos garketineros donde estás bajo radar. Repito, si es que te interesa no provocar efectos colaterales y salpicar gente en el camino. Ojalá que como “nuevo intendente” algo te haya servido de lección y cuides un poquito a los que no tienen la culpa de tu torpeza. Y si no, tendrás que hacerte cargo ante los que se quejen. No tenés demasiadas opciones. Ya comprobaste que matar al mensajero no se pudo ni se puede…

Saludos!!


PD: te toca pagar el timbreo, digo el timbrado…

 

Debate presidencial (2): ¿cinismo o idiotismo?

 

La sensación general es que no sirven. Algunos se quejan de que en este formato de debate argento no se desarrollan propuestas. Otros, de que no hay repreguntas de moderadores ni intercambios entre los candidatos. También cuestionan si influyen o no en la decisión final. La UBA midió la intención de voto pero según parece, nada mueve la tendencia de las PASO.

A mí sólo me confirma una duda inicial: ¿cinismo o idiotismo?. Y me refiero a Macri, porque de los K puedo pensar cualquieeer cosa, menos que lo hacen por ingenuos o carentes de habilidades…

Por enésima vez me pregunto: ¿Macri es o se hace?. ¿De verdad se cree el discurso falaz y tilingo que le arma Peña con Durán Barba?.

 

Veamos algunos ejemplos de anoche:

Mal asesorado hasta en la A del ABC de oratoria, se presentó sin decir ni «Hola» o «Buenas noches»

De entrada, y desde lo lingüístico (con perdón de la palabra tratándose de Macri) mostró una contradicción básica. En 2015 había prometido unir a los argentinos y Vidal dice que el futuro es “sin grieta”, pero en el debate se enfocó todo el tiempo en decir “ELLOS” y en separar a los bandos como “muy distintos”. O sea, los que lo votan a él son los argentinos pacíficos y con valores que defienden la república. Y los que no lo votan, serían… ¿energúmenos? ¿ciudadanos sin valores? ¿ciudadanos que quieren vivir en dictadura?. Una falacia que sólo muestra el odio de clase en el que se sostiene Cambiemos desde su origen.

Y después, el despliegue automático del versito de pastor modo Piñón Fijo de la campaña. Con enunciados disociados de la realidad y las prioridades de un país en emergencia. Ej: le tiraban el dardo de la indigencia y el hambre y él salía con la fibra óptica o los que pudieron viajar por primera vez en avión…

Lo más patético es que no se hace cargo de nada. “Tuvimos un problema de empleo” es su forma “elegante” para minimizar otro de los enormes dramas que deja. Todo lo pasa por el filtro de la excusa o el ninguneo. En consecuencia, jamás podrá enderezar nada. La única forma de solucionar un problema es aceptarlo como tal, pues como dijo Lavagna “Los errores que no se reconocen son errores que se repiten”.

Remarcando diferencias con los K, Macri cree que puede hablar desde otro lugar o que tiene la cola limpia. Ej: pregona la transparencia y respeto por las instituciones de su gobierno cuando, como le dijo claro Del Caño, firmó decretos para nombrar jueces de la Corte, para salvar a la familia de la estafa del Correo al Estado y para que blanqueen guita de los paraísos fiscales, y para endeudarnos con el FMI sin pasar por el Congreso. Sí claro, un demócrata intachable…

Macri cree que en su gestión no hay corrupción y manoteó para vice a un soldado de los 12 años de gobierno K (Pichetto), el mismo que, como le echó en cara Gómez Centurión, defendió los fueros de Cristina. O sea, eligió a un cómplice de lo que él considera lo peor de la historia. Eso sí es gente que comparte los mismos valores!!. Bien lo dijo Espert: “Tan distintos no son”.

 

Además, todo un símbolo, el gobierno tiene una oficina “anti corrupción” a cargo de una militante macrista (Laura Alonso).

Macri también se cree distinto por tener estadísticas y decir la verdad con el INDEC. ¿Y de qué sirve si no usa esos datos para solucionar los problemas?. Decir que “la mira de frente” cuando la pobreza no para de crecer es de un cinismo (o idiotismo) pasmoso.

A Macri le parece indignante que los K hablen de pobreza. Tal cual. Es taaaan indignante como que el presidente desde hace 4 años, o sea él, afirme que estamos “mejor parados” con un 40 % de pobreza, 55 de inflación y más de 10% de desempleo, entre otros “logros históricos”. Esos son para él los “cimientos sólidos para seguir creciendo”. Esa es su respuesta a “en qué tipo de país queremos vivir” que plantea como si fuera un modelo virtuoso...

 

De nuevo ¿cinismo o idiotismo?

 

Mención especial para la perlita necrológica.

“Es de mal gusto nombrar a alguien que ya no puede defenderse” le dijo Macri a a Fernández cuando éste mencionó aquellas declaraciones de Mauricio aún con el cadáver fresco de Franco… O sea, ahora le parece mal, cuando fue él, el propio hijo quien para despegarse de la parte negra de la herencia, admitió que su padre pagó coimas durante el kirchnerismo. Confesó bien clarito que fue parte del “sistema”. Hasta Clarín lo publicó en video.

 

Por último, Macri también derrapa cuando cree que lo envidian por su “éxito”… Decir que un espacio político que le saca 20 puntos de diferencia está nervioso por la marcha del obelisco es, como mínimo, sobredimensionar el autoengaño y quedar más expuesto ante el inminente sopapo.

De nuevo: ¿cinismo o idiotismo?

 

Ah, no quiero dejar pasar «la frase» del debate. Fue cuando Fernández le reclamó a Macri “Menos MARKETING y más seriedad”.  No me acostumbro a esta falacia instalada hasta en el señor que se jacta de haber educado y educar en la UBA. Pero hay que reconocer algo: Macri también es responsable de haber desvirtuado la imagen de esta profesión, reforzando en la opinión pública el prejuicio de que se trata de artilugios superficiales para engañar y/o manipular en pos de objetivos dudosos.

 

CONCLUSIÓN:

Si Fernández acusa de corrupción al gobierno de Macri y dice que puede hasta dar clases de “decencia”, al menos yo tengo claro desde qué lugar lo hace. Maneja la hipocresía a su conveniencia y con la “impunidad” que le da saberse ganador.

Ahora, cuando esto mismo sale de la “boquita” de Macri, no me doy cuenta. Por momentos me parece que dice lo que dice, como en el caso anterior, por una estrategia maquiavélica bien pensada. Pero muchas veces, tengo toda la impresión que a él y a su equipo no les da ni para eso. Que realmente viven en una burbuja sin saber lo que es un pobre ni de qué se trata ser presidente de una nación.

Sólo tengo una certeza: ya no hay tiempo de saberlo durante su mandato…


 

(El gato es de Pixabay.com)

Debate: ¿lo grave es el dedo?

 

Claro que lo vi. Y por desgracia también lo escuché.

Sobre el debate televisivo, que ya es cascoteado por su formato improductivo, voy a decir sólo algunas cosillas que no me da la gana guardarme.

Primero, lo bueno. Por suerte no hubo agravios, sillas por los aires ni mesas estroladas contra el decorado como en los debates asiáticos… ¿Viste a los árabes que pasó la Canosa la otra noche?. Obvio que si nos comparamos con lo peor, somos civilizados. Y si nos comparamos con Venezuela, Ecuador o Mozambique, claro que, tal como dijo Macri, «Estamos mejor»!!!

 

 

Pobrecito, no lo hace queriendo…

 

Para variar, el presidente la jodió desde la presentación.

En “modo spot”, Macri empezó hablando de un país con valores y decencia. Si para un gobierno es decente tener al 38 % de la población en situación de pobreza, no creo que sea necesario agregar nada sobre su escala de valores.

 

Y me encantaría saber qué “valores” tiene la gente que defiende un modelo donde la pobreza se toma como costo o parte “normal” del proceso bajo la excusa guionada de “hay que pagar la fiesta”. Señores, ya pasaron 4 años.

Ya que resaltó las relaciones internacionales, podría probar con invitar a los flamantes premios Nobel de Economía (investigadores que crearon la receta contra la pobreza mundial).

Obvio que el indicado para señalar la pobreza no resuelta no es alguien que comparte fórmula con Cristina. Además, no hacía falta llevar a Scioli para echar en cara las mentiras del 2015. Cualquiera que no tenga Alzheimer las recuerda perfecto.

 

Un jefe de estado que no reconoce como tragedia social un 38% de pobreza no sólo merece ser acusado con el dedo sino que, merecería sin apelaciones, que la Cámara Nacional Electoral le haga lo mismo que aplica para un candidato que no se presenta al debate: levantarle los spots de campaña.

 

O sea, este disparate es la política: el que se niega al show mediático llamado “debate” es sancionado al otro día. En cambio, si ese candidato asiste, como Macri en 2015, pero no cumple lo que promete (es más, hace lo contrario) no sólo que no tiene sanción sino que puede volver a presentarse sin ningún reparo en la próxima edición.

Sepa el votante que avala este burlesque desquiciado de nuestro sistema democrático.

Y si nos remitimos a lo que dijo Lavagna sobre el no reconocer la pobreza como principal deuda con los derechos humanos, creo que el dedo a Macri no se lo pusieron sólo frente a la cara…

 

 

Hipocresía cruzada…

 

Fernández le dijo a Macri que va a tener que explicar los dólares que se fugaron los amigos (hecho que Macri asume solito como corrupción). Sí sí, el mismo que tiene en la fórmula a Cristina le pide explicaciones sobre corrupción a Macri. Es genial.

Y Macri le recordó a Fernández lo que opinó en algún momento de Cristina. Pues, lo mismo que él opinaba de su candidato a vice Pichetto (aliado de Cristina!) o Lilita de él. Ambas son contradicciones del mismo calibre. ¿En dónde verá la diferencia?.

 

La culpa es del otro yo…

 

“No podemos seguir así”  casi se enojó Macri hablando como si fuera un opositor. Y él es el presidente hace 4 años!!!. Justamente, como no podemos seguir así la gente va a votar a otro. Simple.

A Macri le dicen Gómez Centurión: no le alcanzó el tiempo.

 

Lo más «gracioso» fue cuando dijo que en economía tuvo poco tiempo. Pero, también vos!, si los problemas vienen de hace 80 años ¿justo le vas a pedir a él que los solucione?. Es que… lo prometió… Bueno che, pero recién arranca (SIC)… O sea. En 4 años no pudo, pero eso no es una muestra de inoperancia, nooo, es que necesita el doble para fracasar con más contundencia. Dale mínimo 8 añitos, y cuando no se mantenga ni el junco de Resistiré en pie, lo dará por hecho!. Porque en definitiva eso quiso decir con Pobreza Cero, que no quede ni un pobre vivo!!!.

 

Tiene la palabra (hueca…)

Usando una definición de Julio Bárbaro, Macri es la insustancialidad. El que, como dijo Espert, cree que las relaciones internacionales es sacarse fotos con la realeza y presidentes cool.

Como dijo Lavagna (para mi gusto el más sensato de todos) buscando sin éxito la seriedad retórica de su oponente: «Basta de estas frases. Basta de burlarse, hay que hacerse cargo y asumir el fracaso».

Eso sí, Lavagna pifió feo donde lo hace casi todo el mundo. Le apuntó a la gestión macrista diciendo: “No se hace con marketing ni discursos vacíos de contenido”. Harta estoy de escuchar cómo se distorsiona el concepto de marketing, una profesión que el 90% no sabe de qué se trata pero ni se lo cuestiona. El deporte nacional es asociarlo a circo duránbarbiano. Esto pasa desde hace mucho, pero culpo a Macri y su equipo de comunicadores truchos por el prejuicio que se encargaron de reforzar con tanta imbecilidad en su relato.

 

Dado vuelta…

Por querer meter una chicana (patética) hablando de educación, el gurú del “Sí se puede, la damos vuelta” terminó reconociendo a Kiciloff como nuevo gobernador. Dijo que iba a implementar la narco-capacitación en las escuelas… O sea, ya poniéndolo en funciones. Pero sí, Mariú la da vuelta…

 

Macrilandia…

 

Los niños tienen robótica y programación desde el jardín y los jubilados tienen las recetas en el celular, contó Macri como testimonios de un país que avanza…

Entre ese «Disney» y el tren bala de Cristina (o los vuelos estratosféricos de Menem) mi perra evacúa en la diferencia…

Con lo de PAMI quiero ampliar comentario desde mi experiencia reciente. Lo que describió Macri es de viejo garca o con demencia senil (como más le guste). A saber:

-Transparencia. Entre otras cosas, PAMI es cómplice de los médicos, incluidos los de cabecera que cobran diferencias hasta para hacer una receta cuando al mismo tiempo, gasta en afiches para decirle al afiliado “no pague plus”. Una tomada de pelo.

Ni hablar de las auditorías. En Junín no me quisieron tomar una denuncia sobre un prestador, porque, según dijeron, pasa con todos lo mismo… O sea, la truchada naturalizada por recurrente. Mirá vos.

-Digitalización. Otra burrada falaz. En la base de datos de PAMI no encuentran ni una paciente operada el mes anterior. Y ni hablar de que funcione intranet para que lo que estás gestionando en un escritorio lo pueda seguir el de al lado. Lo viví y lo tengo hasta grabado.

-Alta satisfacción de los afiliados. Por seguir con un ejemplo personal… Mi mamá vive porque tuvimos que pasarla a la atención privada. Si fuera por la burocracia, el stent de plástico argento y los médicos que descartan a los pacientes por el hecho, justamente, de tener PAMI, yo hubiera estado de velorio hace 9 meses.

Entonces…

Doy fe que hablando así de PAMI Macri es un reverendo hdp.

 

En fin… Esperemos el segundo debate. Y esperemos que algunos se den cuenta que somos muchos los que no nos chupamos el dedo…

 

Sobre las versiones del cierre de Cognigni…

 

“Un éxito no se abandona”…

 

Cuenta Mirtha que Tinayre siempre decía esta frase.

Y es verdad. En cualquier emprendimiento comercial, vaya de lo artístico a lo gastronómico, lo lógico es seguir adelante con el viento de cola.

Cuando se baja del telón sin haber “cumplido un ciclo” (ej: 50 años con el público de pie pero el cantante no da más…) casi siempre tiene relación con los números. Claro que también puede ser por cuestiones de fuerza mayor. Ej. se murió el actor y era un obra unipersonal, se jubiló el padre y el hijo prefiere vender el negocio porque no puede continuarlo. Y otras opciones que justifiquen ponerle el punto final a un éxito.

¿A dónde voy?. Cerró la Cognigni del centro y se armó una ruidosa polémica por las causas. Obvio que presté atención al caso para, como siempre, poder considerarlo dentro de la compleja dinámica del comercio en tiempos de caos.

La primera impresión, que sostengo luego de una semana de seguimiento, es que al margen del motivo, hubo manipulación de versiones en pos de intereses políticos.

Desde el presidente de Comercio e Industria (afín a Petrecca) dando notas para “aclarar” que era una venta por problemas de “índole personal y no comerciales”, hasta militantes y trolls muy “intensos” por las redes sociales tratando de desligar el cierre de la macrisis u ofendidos por la variedad de opiniones. Como mínimo, curioso.

Entre los tantos comentarios, hasta encontré a alguien que me nombraba para ¿que no hable? ¿minimizar el hecho?. La excusa fue que en esa esquina, cada tres o cuatro años, sea la firma que sea, ha cerrado. Ej. Delicity. ¿Y? ¿Qué significa?. ¿Está endemoniado el local?. Un absurdo.

Otros se sumaron a esta operación a la defensiva diciendo que la gente hablaba pavadas o suponía fantasías. Y que nadie conocía los motivos reales del cierre. Y hasta se quejaban por la “desinformación” cuando no es responsabilidad de la prensa sino de la propia empresa informar oficial y claramente sobre sus acciones. Repito, todo bastante raro.

En mi caso no estoy para contar las noticias sino para ANALIZAR con todas las herramientas que me da mi profesión. Es decir, como especialista en Marketing puedo abordar la problemática comercial sin necesidad de acceder a datos confidenciales para llegar a un «verodicto». Luego, desde ya, cada uno podrá o no compartirlo.

(más…)

Por qué «sí se puede» defender la POBREZA…

 

Le reclamamos empatía al gobierno, pero… ¿y por casa?.

Como reconozco la importancia de ponerse en el lugar del otro, y dados los últimos datos del INDEC…

 

Trato de encontrar respuestas al siguiente interrogante:

¿Por qué con el 35,4 de pobres Macri y seguidores sostienen que SÍ SE PUEDE, que es el CAMINO CORRECTO o la BASE SÓLIDA PARA EL CRECIMIENTO y que defender este modelo de país es HACER PATRIA?.

 

Seguramente no es una sola razón. Incluso pueden ser varias y con distintas combinaciones. No me atrevo a decir cuál es la más recurrente. Apenas enumeré algunas para que sirva a modo de checklist

Repito, reconozco que puede haber muchas más. Ej: el Dr. Facundo Manes seguro explicaría perfecto cómo opera el fanatismo desde lo cognitivo. Ni hablar el Dr. Enrique De Rosa sobre… Bueno, no quiero irme más allá de mi básica intención de empatizar con el sujeto fascinado por la macrisis.