El Arte de Vivir del marketing…

 

Es el tema de la semana. Aunque sin meditación previa ya puedo decir:

¿Por qué nos sorprendemos tanto ante algo que no es ninguna novedad?.

 

Digo, esto es más viejo que el Antiguo Testamento. Jesús y Mahoma ya predicaban para convencer masas. Tenían que vender una idea por encima de otras.

La religión y la espiritualidad se conectan con el marketing en su concepto esencial. Porque marketing es satisfacer las necesidades y deseos de la gente. Si la gente tiene vacío interior o quiere mejor vida, elige el “producto” que lo llena entre cientos de opciones.

Curas sanadores, pastores, gurúes… Siempre hay uno de turno. Los conocemos a través de los famosos que los veneran. Ej: Chopra by Nacha Guevara, Osho by Rolando Hanglin, Luis Palau by “Obelisco”, Brian Weiss by “no creo” Shakira, Indra Devi by Piero, la Kabbalah by Reina Reech, Sai Baba by Silvia Pérez, Dalai Lama by Susana Giménez o Dr. Mühlberger by Moria!. O sea, desde los brujos presidenciales hasta el Pastor Quemao de Talento Argentino, estamos acostumbrados a ver de todo.

Tampoco es nuevo el comercio de los libros y discos que completan el combo místico. Sabemos del furor por El Secreto y de best sellers de mediáticos como Bernardo Stamateas, Claudio María Dominguez y Ari Paluch. También de tremendos festivales cristianos con artistas como Montaner, Juan Luis Guerra o bandas de rock como Rescate.

Entonces… ¿Por qué tanto lío ante la llegada de uno más como Ravi Shankar???.

¿Lo analizamos inhalando profundo?

 

Si sucede, le conviene a la empresa…

 

Sri Sri (parece que es el título), Shankar es el hindú fundador de “El Arte de Vivir”, una ONG internacional contra el estrés y la violencia (de hecho tiene técnicas hasta para los presos…).

Apunta a un target de elite. El 80% son universitarios, políticos y altos ejecutivos. Incluso multinacionales firmaron convenios para que sus empleados aprendan a respirar y relajarse.

Dicen que pegó en las empresas porque es una forma de aumentar la productividad y sobre todo, de vivir sin culpa el enriquecimiento material.

Será por eso que los representantes argentinos de El Arte de Vivir pertenecen al show business. El presidente está vinculado al Grupo Clarín, el pionero es Nicolás Cuneo, dueño de la marca Key Biscayne, y el mayor promotor de estos días es @cuervotinelli (recordando que tiene nuevo Twitter…).

De hecho la misma fundación de El Arte de Vivir ofrece múltiples alternativas para que las empresas se promocionen en cada encuentro: stands, vía pública, gráfica, radio y TV, web, mailing, merchandising especial (bolsas, sillas de meditación, etc.). Ah, y te vende las entradas a través de TopShow…

¿Es una búsqueda verdadera, una moda o sólo un fenómeno de consumo?. Opino que un mix entre lo 2º y lo 3º. La espiritualidad es una megatendencia asociada a la new age, el individualismo y la ultramodernidad. Es cool hablar de chakras, filosofía zen, medicina ayurveda y comer sushi.

Y para muchos, ligarse a este tipo de marcas les da sus beneficios. De hecho en la feria venden desde tés y sahumerios, hasta agua que rejuvenece. Ah, y un helado sale como $ 30!

Sri Sri afirma que el modo de respirar de las personas puede mejorar el mundo. Al menos los bolsillos de unos cuantos…

 

¿A qué vino?

 

No es su primera vez en Argentina. Ya había venido para “capacitar” en meditación dentro de las cárceles… Pero nunca provocó tanto.

Para no desentonar con la polarización que se instaló en la sociedad, al Sri Sri lo aman o lo odian. Algunos lo vinculan a la organización que asesinó a Gandhi. Otros (caso Córdoba) lo declaran visitante ilustre y Doctor Honoris Causa.

Mientras la AFIP lo persigue por los 20 millones que le “donaron”, Macri niega que le pagó 2 millones por la visita.

Lo cierto es que el gobierno porteño pone su estructura de comunicación para difundirlo, como cualquier congreso o evento, porque dice que fomenta hasta el turismo…

Lo invitaron para FeVida, el primer encuentro espiritual de Latinoamérica en el Centro de Exposiciones de Recoleta.

Disertará entre otros “colegas” en el marco de la campaña “Capital Mundial del Amor”… (hay que meditar más, hubiera dicho Galán…)

Mañana domingo hará la meditación masiva (y free) en los bosques de Palermo. Se calculan como 100 mil personas, más las que se sumen en simultáneo en 300 ciudades del mundo.

Da charlas en universidades y empresas y hasta ofrece una versión Tango combinado con conocimientos sobre la mente. Bue, da para pensar…

Los detractores dicen que el fin siempre es reclutar gente para sus cursos. No cuesta creerlo ya que es un negocio que calma el estrés de cualquiera. Cobra $ 500 a modo de “donación”, lo cual exime de impuestos a la fundación…

 

Que Dios te lo venda… 

 

El gurú, pero del marketing, Philip Kotler fue el que llevó las técnicas más allá de lo estrictamente empresarial. Porque dice que “todo se vende”: productos, servicios, universidades, actores, deportistas, partidos políticos y religiones… Es más, tiene un libro, “Marketing for Congregations”, para orientar a curas, pastores y rabinos en el arte de captar feligreses.

Hay decenas de autores que dan consejos para un plan efectivo de marketing religioso. Estrategias de gerenciamiento financiero, recursos humanos, liderazgo, etc. Aunque suene un sacrilegio, encuentran respuestas a ¿Cuándo construir un nuevo santuario?. ¿Cómo incorporar fieles de distintos extractos sociales sin que surjan conflictos?. ¿Cómo lidiar con las tensiones intergeneracionales?.

 

¿Y en Junín qué ondas de amor y paz?

 

Acá no escapamos al mantra. Al margen, hasta Bringeri decoró sus vidrieras con el símbolo de la paz sobre mantos floridos. Es raro ver un ícono de la cultura hippie (anticonsumo) entre un arsenal de electrodomésticos y demás bártulos capitalistas… Da para otro análisis…

Como opuesto (coherencia) me permito contarte dos ejemplos de cómo el “insight” viene de lejos en nuestra ciudad.

Cuando yo era la encargada de marketing en Clínica La Pequeña Familia, organizamos “Remedios para el Espíritu” con el Padre benedictino Mamerto Menapace. Fue un encuentro increíble en La Ranchería. Gente por los pasillos, en la galería, en el hall, y afuera escuchando por parlantes.

En el 2006, siendo productora de Taiel, los pastores evangélicos lo pidieron especialmente para cerrar el 1er Extreme Day en el interior, el Festival del Instituto Canzion de Marcos Witt. 

Hoy, en la tele (hasta dentro del noticiero) podés ver y escuchar los mensajes eufóricos de los pastores Camarro o Petrecca. Otros, como Reichenshammer, toman cada vez más fuerza en sus iglesias paganas, donde los seguidores cantan y viven un ritual casi rozando el acting.

Tienen canales, radios y revistas.

También, desde hace tiempo, muchos alquilan combis para ir a caerse de espaldas ante el Padre Roberto de Carmen o el Padre Ignacio de Rosario.

Y lo más clásico. La venta puerta a puerta. Las discípulas con largas faldas que te tocan timbre los domingos para decirte que Dios ya predijo todo en la Biblia, que tiene todas las respuestas. Mormones, Testigos de Jehová, Carismáticos, yo qué sé…

Atiendo, pero no les puedo hacer entender que respeto pero no comparto. “No te quiero imponer nada, no vendemos nada”, se atajan. Sí, venden una ideología, hacen propaganda e insisten como fanáticos.

Es como si yo fuera casa por casa recomendando el “El marketing según Kotler”… Para mí es la “Biblia”, pero al que está en el rubro biología no le interesa ni ver la tapa.

Pero bueno, uno compra o pasa, como cualquier consumo. 

Bello, el director de La Verdad, dice que lo peligroso es cuando se crea la dependencia del “gurú”. Hace poco habló de sectas camufladas bajo peñas en quintas, fundaciones, centros de ayuda, emprendimientos ecológicos o “tierras prometidas” (tipo la que buscaba Lito Cruz el año pasado en la novela El Elegido…).

Como en capital hay ricos y famosos que se atienden con un psicólogo trucho a 1500 dólares la hora, acá hay organizaciones sectarias, con miles de adeptos. Una encabezada por un conocido empresario que se cree un gurú mesiánico.

Según Bello, tiene logo y todo… ¿Quién lo habrá diseñado? jaaa

 

CONCLUSIÓN 

 

No digo que esté bien ni mal. Sólo opino que la visita del barbudo que hasta medita con celular, es más de lo mismo.

Basta con revisar antiguas ediciones de Caras para ver que la movida esotérica siempre fue parte de la farándula y el establishment.

Todos los gurúes supieron vender su marca. Hoy le toca a Ravi Shankar ser recibido como el iPhone 5 de Apple…

Por último. No olvidemos que en el “evento Pro” disertarán también desde un minero chileno, pasando por Nacha, la Canosa y el propio Macri, hasta gurúes orientales como Dadi Janki (que no es el reggaetonero de la gasolina…).

También viene la guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992. Pero nadie la nombra. Quizás la pobre se quedó varada en el subte… Rigo, contá hasta 10 y respiráaaaaaaaaaaaa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>