Casos de Halloween…

Lamentablemente cada vez hay más casos de terror…

No es casual que encabece con la esquina del ex Planeta Iñaki. Son de esos ejemplos donde los negocios parecen venderle la marca al diablo. Me refiero a los titulares de la franquicia!.

¿Sabés por qué de golpe le borraron el logo a la esquina de Sáenz Peña y 25 de Mayo?. Porque no pagaron más por el derecho de uso y les sacaron la licencia. Fui testigo de cuando los dueños lo contaron el jueves 13 de septiembre (si era viernes too much…) en una de las conferencias del Encuentro Latino de la Moda en la Universidad de Palermo. Un dato que sirve para ejemplificar las malas estrategias cuando hay que afrontar y comunicar un problema de gestión.

En ese caso cambiale el nombre y reposicioná urgente con una nueva estética. Informá a los consumidores. Pero no des esa imagen tétrica y encima sin sentido!!!. (Aclaro por las dudas que las telarañas las puse yo. La chapa quedó toda negra “impoluta”).

 

Los viste en distintas notas. A ver si te animás acá. Porque todos juntos meten miedo!

Marche una antitetánica doble…

 

Los orientales sí que son gente de principios. Si algo es incoherente, debe seguir siendo incoherente…

Se mudaron de Rivadavia a Sáenz Peña. Se llevaron el cartel (¿era necesario?). Le borraron Pinoccho (que no pegaba ni con cola de carpintero). Y bueno… formaron un nuevo dueto tan afín como Seúl con Corea del Norte…

Ah, menos mal que después lo aclararon… Porque con este nombre sí!. No se confundía ni Kung Fu!.

Al margen… ¿Qué le están poniendo al arroz????

 

Lo podés ver ahora mismo en la clásica armería de Sáenz Peña casi Yrigoyen. De un lado las carabinas, rifles y pistolas. Del otro, bolsos artesanales con el símbolo de la paz… 

Un contrasentido terrorífico para el rebautizado “Campini y Carteras”. ¿Quién te puede exorcizar después de semejante antimarketing????

Éste también ya lo viste, te reíste y creíste que las criaturitas venían incorporadas. Una prueba de que el diseño se asociaba más con Halloween que con una institución de salud. Que era tan serio como un esqueleto saludando en la guardia…

El mismo que no se ponía ni colorado clonando el “mucho más” fue por más… Cuando no tenía qué argumentar, lo dejaba a tu criterio como la Jelinek… Y obvio, el comodín iba pa’ cualquier rubro. Todo dicho…

 

Algunos piensan que si se les prende la lamparita “prestada” no lo vamos a ver ni con telescopio de Galileo. Pero aunque hagan un trabajo de hormiga, siempre podés descubrir de dónde traen la hoja..

Qué mostros, qué mostros!!!

Terminando… (porque muchos ya tiemblan…).

Que haya negocios con pánico al cambio, es entendible. No por eso se justifica quedarse con los pañales hechos popó. Hay que actuar venciendo los propios fantasmas para zafar de la guadaña de la competencia.

Del otro lado, a ciertos “profesionales” no hay que permitirles que manejen las marcas para asustar clientes. Así que, mientras sigan haciendo “travesuras”, no esperen que este blog les reparta dulces!

Aprendés marketing. Porque acá lo ves!

 

 

Esta info tiene que estar en tu cabeza!

Es otro tipo de publicidad, que bien vale darle espacio.

Hoy se conmemora el Día Mundial del ACV (Ataque Cerebral).

La Pequeña Familia organiza una CHARLA INFORMATIVA a cargo de la Dra. Marisol Ferrúa, neuróloga de Fundación Favaloro.

Es en la Sociedad Italiana de Belgrano 84, a las 19 hs., con entrada libre y gratuita.

Lo recomiendo. Estuve hace 2 años cuando disertó en el Auditorio de Osde y fue excelente.

También hoy (a las 22 por Canal Encuentro) se estrena el primer documental argentino sobre ACV con testimonios de médicos y personas que lo superaron.

La idea fue de Feneri, Fundación para el Estudio de las Neurociencias y la Radiología Intervencionista, que preside el neurocirujano Prof. Pedro Lylyk.

Y acá me detengo para contarte una experiencia personal.

El Dr. Lylyk es el pionero y máximo referente del tema en el país.

Tuve el privilegio de conocerlo hace 4 años, cuando vino al Colegio de Médicos a hablar sobre Avances en Neurointervencionismo, junto a destacados especialistas de su equipo en Clínica La Sagrada Familia de Buenos Aires.

Sabía quién era desde el 97, cuando en la Clínica Adventista Belgrano, le salvó la vida a una compañera con la que yo trabajaba en el Departamento de Marketing de La Pequeña. Me emocioné al poder comentárselo. Y obvio le pedí una foto. Pocas veces te toca estar ante gente tan admirable.

El tipo es un GROSO, diría aún sin tener idea, Alexander Caniggia….

Toda la trayectoria (cuando yo nacía ya era Médico Neurocirujano de la UBA…) y todos los honores.

Desde hace 20 años es Director General de ENERI, Equipo de Neurocirugía Endovascular y Radiología Intervencionista de Buenos Aires.

Fue docente en distintas universidades del mundo, desde Ontario en Canadá, pasando por Los Ángeles y San Francisco en California, hasta Ginebra en Suiza.

Dirigió el prestigioso Instituto F.L.E.N.I. e integra decenas de entidades nacionales e internacionales sobre Neurocirugía, Neuroradiología, Hemodinamia y Cardiología Intervencionista, etc.

Es Miembro Fundador de la Asociación Argentina de Lucha contra el Ataque Cerebral y presidente de la Asociación Argentina de Ataque Cerebral. 

Y volviendo al tema, es vital informarse. Hay cerca de 100.000 casos por año y la mayoría de las personas desconoce los aspectos de la enfermedad. Entonces llega tarde al médico aumentando su riesgo de discapacidad o muerte.

Por eso en 2007 la Sociedad Neurológica Argentina propuso el Día Mundial del ACV. Es una campaña masiva de concientización con charlas gratuitas en todo el país. También creó una web (http://www.ataquecerebral.org.ar/), y difunde avisos en todos los medios gráficos y audiovisuales, como fueron los testimoniales de María Valenzuela o Verónica Perdomo.

El ataque cerebral se puede prevenir y tratar. Pero para eso hay que saber!. Andá hoy a la Sociedad Italiana!

 

Ya terminó??????

Anoche fue el primer show en Junín del mexicano Marco Antonio Solís.

No sabemos si fue porque las nubes amenazaban con arruinarle la primavera, o porque quedaban las “últimas entradas a la venta”. Lo cierto es que toooodooo el día, una avioneta propaladora nos taladró el cerebro cual vendedor de pescados o comprador de colchones y fierros viejos.

Conozco gente que fue y le súper encantó. A mí me parece Jorge Rojas después de unas cuantas sayas y chapuzones en el Pilcomayo…

Marco Antonio es autor de temas que cantaron desde Gilda hasta Maná. Blanco de rumores sentimentales (menos con Cleopatra, dijeron que salió hasta con la Pimpinela), y policiales (dijeron que estuvo preso por matar a su esposa…).

Bueno, nada de eso está en discusión acá. Sólo hablo como siempre, del marketing!.

Cuando se buscan opciones amigables como el flashmob (algo sorpresa en la calle), para que las promos resulten cada vez menos invasivas, ésta fue del tiempo del descubrimiento del Río de la Plata. Y al pobre Solís, más que ir a verlo al “Centro Internacional de Eventos”, daban ganas de mandarlo con los indios charrúas a Martín García…

Señores productores: Junín es chico. Nos enteramos todos quién viene, dónde y cuándo. No hace falta que salgan de atropello por los aires y dejen al insoportable pajarito de Twistos como un mudito boludo.

Ah, y somos del interior. Dormimos la siesta!!!. 

Por último… ¿Alguien sabe dónde estarán mis oídos???

Si no te diferenciás, no te va a comprar ni tu madre…

Sí, este caos registró tu mente para el Día de la Madre en el centro de Junín. Acá nomás junté más de 20. Sumale lo que fue durante 20 días con todos los rubros diciendo lo mismo.

Es como tener sextillizos gritándote al unísono: “Mamáaaaaaaaaaaaaa”. Te aturdís. Te confundís. Querés huir. Grave en caso de madre abandónica. Grave si sos un cliente que te volvés a tu casa o terminás comprando en cualquier lado (o el último perfume de Shakira porque estaba en promo…).

El test en muy simple. Al taparle el logo es imposible distinguir de qué negocio se trata. Ni yo, que estoy en esto haciendo foco y saqué las fotos, puedo hacerlo.

ERROR LETAL en cualquier mercado competitivo. No es un invento mío. Lo dicen todas las estadísticas, casos y capos de negocios del mundo.

Aunque a veces cause impotencia es así. Lo vemos a diario en la alta rotación de negocios del centro.  Y basta con los mitos y falacias. Hay que hacerse cargo. Tener una buena marca y un local como la gente ya no es opcional.

¿Por qué?. Porque los tiempos cambiaron. El consumidor es más complicado y exigente. Y porque tenés hasta 10 veces más competidores para repartir la torta.

 

Antes era otra historia

 

Imaginate hace 20, 30 o 40 años. No había tantas opciones porque no había tantos deseos estimulados. ¿O al revés?.

Cada vez que pensabas en comprarte algo, te venían a la mente 2 o 3 lugares, a lo suuumo 4.

Ropa de hombres: Mingorance o Hidalgo. De mujeres: Casa Boo o Tienda Santa Rosa. Y si te lo hacía la modista, Sedería Venus o Gonzalo. El vestido de 15 de la nena era de Amalia Boutique. Los zapatos (desde mocasines hasta los Kickers) en Bazzani.

Ropa para los chicos en Patachín. Cuando la ropa era de 0 a 16 años… Para bebés, Bambino.

Empezaban las clases, Bianco o Elicabide. Luego Rucci o Centro. El equipo azul de Adidas o el Diportto de siré en Heredia Deportes.

Juguetes en Casa Sánchez. Después en Maulini o Belgrano. Los regalos para grandes en Gabrielli o Marisa.

Una pizza en la Ribas o La Cuesta. Un café en Hottys o Yellow. Leños o Lemuar. Helados en Iris, Bambi o Cognigni. Postres en Patay, La Perla o La Genovesa.

Cappelletti o Cavallieri. Naldo o Bringeri. Y así…

Pensá hoy. Por cada rubro tenés mínimo una docena de opciones. ¿Cómo hace nuestra cabeza si no le damos un plus para que selecciones?. Al azar, como el jackpot del bingo. O por precio. O por variables que no manejás, como las tarjetas de crédito. Si hay descuento de Nativa, la gente va donde le queda más cómodo. Puede que sea tu negocio, como puede que no…

¿Entonces?

 

El chocolate la tiene clara…

 

Para aprender (o convencerte) sobre lo importante que es recortarse del resto, nada mejor que ver buenos ejemplos. Te busqué uno de los más “enriquecedores” a mi gusto, y a gusto de todos porque es sobre el sublime chocolate!!!!!

Más allá de las calidades, el chocolate es un genérico de la Patagonia. En Bariloche hay más de 20 competidores, la mayoría sobre calle Mitre.

Desde la pionera Fenoglio (hoy con su Museo del Chocolate), pasando por Colonia Suiza, Bonifacio y Frantom, hasta los más reconocidos, hay de todo.

¿Y cómo hacen para que elijas a uno sobre los otros?. ¿Ponen en la vidriera “El chocolate es rico” o “Qué rico el chocolate”?

No hay que ser ingenuo ni necio. Sólo hay que mirar “Cómo hacen los que hacen” dirían los maestros (no chocolateros por ahora) Levy y Wilensky.

Secate la baba y empezamos.

ABUELA GOYE

Es una nona con rodete y anteojitos batiendo en su cacerola de cobre (con recetas de los fundadores de Colonia Suiza). En una cabaña de madera y piedra, con pisos coloniales y bancos de roble. Con mucho chocolate en rama, tortas, alfajores y helados artesanales. Licores en porrones de arcilla, latas con bombones y frascos de dulces caseros con su tapita tejida al crochet.

La foto con la abuela es la que no puede faltar en tu álbum de aventuras por el sur.

MAMUSCHKA

La esquina roja cual plaza de Moscú con sus matrioshkas (muñequitas rusas) es uno de los íconos de Bariloche. Una tienda súper pintoresca. Con refinados pralinés y bombones rellenos de Cointreau o Baileys. Bombones en cajas o latas artesanales como objetos de colección. Turrones, mazapán y tentadoras golosinas infantiles.

Y cuando insisto con la coherencia, acá lo ves. Las webs son una continuación exacta del estilo. Porque todo comunica. Todo tiene que ver con todo.

RAPA NUI

Es una confitería con estética refinada, como las auténticas patisseries de París (aunque suene a Isla de Pascua). Color púrpura, con vitraux, fuente-cascada de chocolate e irresistibles delicias que incluyen postres y helados.

EL REINO DE LOS CHOCOLATES 

Recrea la temática de las cortes medievales hasta con su séquito de bufones… En negro y dorado, con una infaltable corona como símbolo, y hasta tiene packs con forma de castillos.

DEL TURISTA

Es “la fábrica”, que produce de a toneladas, exporta y tiene cientos de variedades. Bien popular, con gran cartel, vidrieras y vitrinas. con combos promocionales (como la famosa casita) y mucho surtido para llevar en cantidad para toda la familia. Todo en apetitoso color amarillo y con una deco bizarrona encabezada por la simpática pareja de tiroleses de los Alpes que ni se parecen a los nietos de la Abuela Goye…

Con estos ejemplos la ve clara hasta el negro de Águila… ¿o no???

 

Entonces… ¿Qué es lo imposible?

 

Muchos creen que diferenciarse o esta cosa rara del marketing de “experiencias” es para los grandes o los que tienen plata.

Acá te voy a demostrar que muchas marcas se impusieron a partir de algo tan simple como el COLOR o un DISEÑO-ESTILO propio. Obvio que luego, como todo, hay que sostenerlo con lo demás. Pero todas tuvieron que empezar por algo…

Hablando de chocolates…

Milka es la vaca lila. Nunca te lo confundirías con Toblerone y su pack amarillo.

La moda marca tendencia en estrategias competitivas. El escocés crema y negro es Burberry en Londres y en la China. El matelaseado negro con cadenas es Chanel. Y la codiciada tramita dorada y marrón es Louis Vuitton. Ninguna de éstas desearías bajo el nombre Hermès.

Lo mismo pasa con los diseñadores. Aún cuando se usa el “saber estar” con uniforme… hay referentes que rompen el molde. Verónica de la Canal es corset barroco. Benito Fernández es textura y color. Pablo Ramírez es negro casi gótico.

Otros. Un hombre de blanco da espontáneamente Alan Faena. Un perfume con lunares Carolina Herrera. Hasta una de las más nuevas y visionarias, como Natalia Oreiro, se apropió con su marca del estilo Betty Boop. Y uno de mis casos preferidos, Caro Cuore, es colorado hasta en sus fibras más íntimas.

Sólo basta con abrir una revista internacional para ver cómo cada cual tiene y sostiene su sello.

Un loguito azul y rojo es Tommy Hilfiger ni bien asoman los calzones del fashionista portador. Benetton, al margen de sus polémicas, pintó al mundo con sus colores unidos. Las rayas, desde marineras a rugby, son de Ralph LaurenHastens es ropa de cama en escocés azul y blanco.

Y hay una marca muy nueva, Escales, que descubrí en Francia pero parece Argentina. Desde la ambientación del local hasta la ropa que vende, tiene una exquisita onda náutica en puro celeste y blanco. Googlealo porque es bien interesante.

IRREFUTABLE.  Tu negocio SIEMPRE se puede identificar con algo!!!. 

 

Más ejemplos…

 

Ya lo puse una vez porque para mí es una de las marcas que mejor trabajan esta estrategia. Tarjeta Naranja es naranja por donde la mires. Y nunca le dirías Nativa.

Cuando ves el Papá Noel de Coca Cola no le pedís una Pepsi. Cuando ves el verde de Heineken, tus pensamientos no se encuentran con Quilmes. Cuando ves un kiosco turquesa te derretís por un Frigor, no por un Kibon. Si en Mardel se te viene una hola amarilla, asociás  Havanna no Balcarce.

Si el cartero llega vestido de violeta sabés que es de Oca, no de Andreani. Si tenés Claro, entrás a reclamar a un local rojo no celeste Personal. Si tenés las cuentas en rojo sabés que son del Santander no del Provincia (bueno… es un ejemplo literalmente cromático).

El auto rosa es indiscutiblemente de Mary Kay (Barbie no maneja…). Y nunca dirías “qué bien le va a la revendedora Avon“.

En la estancia oligarca o en la chacrita de Don Zoilo, la Vassalli es roja y el John Deere es más verde que el yuyo soja.

Cuando en la ruta ves una concha roja y amarilla decís “allá hay una Shell” no YPF (aunque quieras mandar al niño Kicillof a la Shell de su madre…).

Cuando juegan todos hombres de negro, son los All Blacks no los Pumas. Si corren 11 de naranja son de Holanda no de Inglaterra.

Bayer es bueno y es verde. Y si el médico te recetó antibióticos Bagó, manoteás la cajita morada hasta sin prender el velador.

Si escuchabas cantar a un grupo de colores, eran los Parchís. Si en cambio es un señor medio grande para sexy, pero insiste con su bata roja, seguro es un poster de Sandro

A colación… Si te gusta tomar y ves todo rojo es Valmont. Si te las ves negras es Navarro Correas.

Si en España anda gente con bolsas de banderines verdes y negros, vienen de El Corte Inglés, no de tapear salames en el Museo del Jamón.

Si va a llover y te enterás por Google es de colores como el arco iris. Si te lo cuenta un pajarito azul es Twitter.

Y así podría seguir hasta que me aprietes los pomos de témpera en los ojos!. Me copé con el jueguito… ¿Y si hacemos como los parecidos de TVR y me mandás el tuyo?.

En serio te digo. Ponele un color según tu imagen. Sé coherente con toda la gama de acciones publicitarias. Y vas a ver los resultados…

 

Ah sí, pero y en Junín???

 

Nunca falta el desconfiado que te desafía con un “todo muy lindo, pero acá no anda”. Al margen de que pensando así es el dueño del negocio el que se jode, no nosotros, tengo el deber y el placer de decir que acá también hay ejemplos!. Pocos, pero hay. Y sirven para demostrar que también se puede!!!. 

El celeste “aguamarina” de internet es Acerca y no Redpower. Sarmiento es pasión verde, que a su vez es distinto al otro verde localmente potente de la Muni.

Coccole salió del huevo ya con su clásico naranja. Y por más niños que veas entrando en fila como patitos, no se te mezcla con Bambino. The Yellow Frog es amarillo y no le decís Runup (chiste obvio como el logo de la ranita).

 

“Think different”

 

Pensar diferente, decía Steve Jobs. Con este lema hizo de Apple computadoras mucho más cool que las IBM. Por algo hoy la marca vale como 40 mil millones de dólares!.

Pensar y hacerlo diferente es la única manera de competir y ganar. Y si no preguntate: ¿Por qué te van a elegir a vos y no al de enfrente?.

Los datos son contundentes. Más de la mitad de los nuevos negocios muere durante el primer año y el 90% no llega a los 10.

El fracaso se debe a mala gestión. Por no conocer bien a los clientes y a la competencia. Por fallar en la atención o en la publicidad. Y sobre todo, por la falta de segmentación y diferenciación.

Muchos le echan la culpa al afuera (alquileres altos, clima, estacionamiento medido…). Ya dije en varias notas que eso no se puede controlar, pero que lo interno sí. Que cada uno es responsable de lo suyo.

El éxito depende de hacer las cosas bien. De estar a la altura de lo que exige hoy la calle. Una marca fuerte que te identifique. Un local que impacte y genere atracción. Una comunicación permanente con el cliente. Siempre contando tu misma historia, con el mismo mensaje.

Y en lo posible, centrarse en una cosa!. Querer tener “de todo” para venderle a “todo el mundo” es en definitiva no tener nada concreto para nadie. Es tal cual el dicho: “El que mucho abarca poco aprieta”.

Hay que definir una identidad, una ventaja competitiva. Tener un bendito POSICIONAMIENTO!!!.

¿O por qué creés que todas las grandes marcas tratan de ser únicas?. ¿Por mal llevadas nomás?.

 

CONCLUSIÓN

 

Si un negocio no tiene una marca diferente, menos puede hacer la diferencia para una fecha especial donde todos se cuecen en la sopa de letras. Madre, Mamá, Má, Mami, Mamucha… y la gran pucha que cuesta mover las neuronas…

No tenés que quejarte. No tenés que echarle la culpa a nadie. Sólo tenés que actuar asesorándote con profesionales. Y exigir que tu marca  comunique de forma COHERENTE Y DIFERENTE.

El mercado está saturado. Nuestras cabezas explotan de tanto bombardeo. Si ofrecés más de lo mismo vas derecho a la quiebra. Y ya no habrá ni Feliz Día de la Madre ni Día del Inocente. Porque sobre aviso no hay engaño.

Just do it!!!!!!