Casos de Halloween…

Lamentablemente cada vez hay más casos de terror…

No es casual que encabece con la esquina del ex Planeta Iñaki. Son de esos ejemplos donde los negocios parecen venderle la marca al diablo. Me refiero a los titulares de la franquicia!.

¿Sabés por qué de golpe le borraron el logo a la esquina de Sáenz Peña y 25 de Mayo?. Porque no pagaron más por el derecho de uso y les sacaron la licencia. Fui testigo de cuando los dueños lo contaron el jueves 13 de septiembre (si era viernes too much…) en una de las conferencias del Encuentro Latino de la Moda en la Universidad de Palermo. Un dato que sirve para ejemplificar las malas estrategias cuando hay que afrontar y comunicar un problema de gestión.

En ese caso cambiale el nombre y reposicioná urgente con una nueva estética. Informá a los consumidores. Pero no des esa imagen tétrica y encima sin sentido!!!. (Aclaro por las dudas que las telarañas las puse yo. La chapa quedó toda negra “impoluta”).

 

Los viste en distintas notas. A ver si te animás acá. Porque todos juntos meten miedo!

Marche una antitetánica doble…

 

Los orientales sí que son gente de principios. Si algo es incoherente, debe seguir siendo incoherente…

Se mudaron de Rivadavia a Sáenz Peña. Se llevaron el cartel (¿era necesario?). Le borraron Pinoccho (que no pegaba ni con cola de carpintero). Y bueno… formaron un nuevo dueto tan afín como Seúl con Corea del Norte…

Ah, menos mal que después lo aclararon… Porque con este nombre sí!. No se confundía ni Kung Fu!.

Al margen… ¿Qué le están poniendo al arroz????

 

Lo podés ver ahora mismo en la clásica armería de Sáenz Peña casi Yrigoyen. De un lado las carabinas, rifles y pistolas. Del otro, bolsos artesanales con el símbolo de la paz… 

Un contrasentido terrorífico para el rebautizado “Campini y Carteras”. ¿Quién te puede exorcizar después de semejante antimarketing????

Éste también ya lo viste, te reíste y creíste que las criaturitas venían incorporadas. Una prueba de que el diseño se asociaba más con Halloween que con una institución de salud. Que era tan serio como un esqueleto saludando en la guardia…

El mismo que no se ponía ni colorado clonando el “mucho más” fue por más… Cuando no tenía qué argumentar, lo dejaba a tu criterio como la Jelinek… Y obvio, el comodín iba pa’ cualquier rubro. Todo dicho…

 

Algunos piensan que si se les prende la lamparita “prestada” no lo vamos a ver ni con telescopio de Galileo. Pero aunque hagan un trabajo de hormiga, siempre podés descubrir de dónde traen la hoja..

Qué mostros, qué mostros!!!

Terminando… (porque muchos ya tiemblan…).

Que haya negocios con pánico al cambio, es entendible. No por eso se justifica quedarse con los pañales hechos popó. Hay que actuar venciendo los propios fantasmas para zafar de la guadaña de la competencia.

Del otro lado, a ciertos “profesionales” no hay que permitirles que manejen las marcas para asustar clientes. Así que, mientras sigan haciendo “travesuras”, no esperen que este blog les reparta dulces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>