Oh sorpresa, qué caro está Cuyén

Cambiaron muchas cosas. Pero para los chicos (teens o “kidults”) lo innegociable de las fiestas es salir a bailar!.

Es así desde tiempos de Lancelot y Notte, pasando por Gómez, Jasón y Hey Janoi, hasta la nueva onda de los boliches de Circunvalación como Cuyén y Saint.

Con público masivo, festivo y “cautivo” parece un negocio redondo. Tanto que Cuyén se creyó en serio ser la luna mapuche…

Anunció las entradas en puerta a $ 100 (igual que su competidor Saint). Es el doble que un finde normal.

Me enteré por una prima adolescente que casi indignada me dijo que su grupo se juntaba en una casa. Ahí nomás entré al Face y bastó para confirmarlo…

La reacción fue tan hormonal como el target.

“Una locura, están locos, un robo, una estafa, ladrones”, acusaron varios aún sin una gota de alcohol… A propósito, otros dijeron que “ni en pedo” les regalaban la plata…

Y siguiendo… Los chicos sienten que los boliches ya se aprovechan demasiado en las barras. Entonces reclaman lo que les parece justo, sin importarles si Cuyén es top o el lugar donde va él-ella-ellos.

A esta altura, los empresarios deberían saberlo. Ningún negocio es infalible. Ningún consumidor es esclavo de una marca.

“La imagen de la publicidad concuerda! Se c—- en la gente!. La cara de Papá Noel es porque le rompieron el c— con los precios”, fue el ingenio que usaron algunos para desdramatizar la cosa.

Otros compararon, opinando que Junín está careta. Que los boliches pretenden cobrar como en Capital o Villa Gesell cuando en Rosario por ejemplo, sale menos de la mitad.

El cliente exige porque está muy informado. Hay otras opciones que puede elegir. Y ojo que esto va para toooodos los rubros.

“Imagino que tendrá una buena consumición, un champagne, un regalo, un show, una canasta navideña y un lechón”, ironizaron sobre el tema.

“Ponen música y se piensan que es un boliche. Inviertan por los menos en algo!!!. Pasto y dos o tres barras?”.

Clarísimo. Si le querés cobrar un plus tenés que darle más servicio. Porque el precio es de acuerdo al valor que se percibe.

Y encima les aseguraban que no se suspende por lluvia (que dicho sea de paso se viene y fea…). Para qué!. Era como decirles: “Queremos engancharte como sea”. Los pibes la cazaron al vuelo de cañita. “¿Dónde vas a meter a toda la gente? en la barra techada de 2 x 2?”. 

“No tiene que ir nadie, cuenten con mi ausencia, ojalá les llueva todo el verano”, fueron los más ofendidos. “No escuchan la opinión de la gente”, se quejaron otros.

Qué gran aprendizaje para el comercio. Prueba contundente de que nadie tiene la clientela comprada. Mucho menos “pagada” con sobreprecio…

“Dejate sorprender”, decía el aviso de Cuyén. Habrán aprendido, para la próxima, que las sorpresas deben ser buenas… Por lo menos en Navidad!!!.

Cuyén, no te hagas el vivo con los pibes porque se te va a venir el eclipse… jojojo…

 

4 comentarios en “Oh sorpresa, qué caro está Cuyén

  1. agos

    muy bueno!!!!!!! toda la razon! yo hago boicot y no les pienso pagar un misero peso de mi bolsillo que tanto me cuesta ganar

    • verorezk

      Hola Agos, Gracias por interesarte.

      En este blog trato todos los temas relacionados a los comercios o servicios de nuestra ciudad. Así que cualquier comentario que quieras aportar (como el caso de la adolescente que me contó lo de Cuyén) tendrá aquí un lugar.

      Saludos y Feliz Fin de Año

      Verónica

  2. daniela

    buenísima la nota, vero, te felicito!!

    • verorezk

      Hola Daniela,

      Muchas Gracias por leer y apreciar!!!

      Saludos

      Verónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>