Comercios de Junín bajo la lupa (4ª parte)

Hola!. Hoy era el turno de los últimos 5 casos de mi trabajo detectivesco. Pero como se iba a muchas fojas, acá te presento un adelanto con los 2 primeros.

El lunes completamos. Y eso sí, dejamos para el final-final un bonus que dará que hablar… (Sí, más todavía!!!).

No te pierdas los detalles, porque ahí suele estar el secreto para entender el verdadero intríngulis del marketing…

Mmm, peor que quedarse en el pasado…

 

“Así era el Paseo Sáenz Peña, aunque en la actualidad no cambió mucho”… dijo casi sobre una foto como ésta, un integrante del grupo de Facebook especialista en rescate emotivo local.

(Me encanta ese grupo, porque me ayuda mucho en mis investigaciones que completo con observación in situ, entrevistas, archivos y memoria propia aún sin ginseng…).

“Si sos de Junín no podés olvidarte de”… Es la consigna para que los de 40, 50 y más, nos cuenten a los “pichones” (bueno, este blog también es para reírse…) cómo era la vida y en especial, nuestros comercios de antes.

Y si hablamos de comercios no podemos obviar el Paseo!!!. El lugar más estratégico del centro. Una galería en U a cielo abierto (o a medio alero) que… no funciona. Un desperdicio. 

Allá fui con mi lupa a desentrañar el caso.

Querés saber la primera impresión? Mito, mucho mito. Como el que estamos acostumbrados a escuchar de otros sitios donde hubo 3 o 4 cierres al hilo. Ej. el ex local de dulces Maltisotto en Rivadavia, donde la convicción popular dice: “Ahí se funden todos”, como si lo hubiera engualichado el caramelo maldito…

Bueno, lo mismo opinan del Paseo: “No funciona nada porque la gente no entra”… Vaya nivel de análisis!.

A nadie se le ocurre pensar que fallan las piezas individuales?. Elemental Watson!. Porque como dije en una de las tantas notas sobre las falacias que dispara Comercio e Industria, hay negocios que si no mejoran su imagen, atención, comunicación, u ofrecen algo distinto, no van a vender ni que se instalen en la puerta del Unicenter.

El mito se cae, como siempre, por las evidencias de la realidad. Y acá no hay excusas, porque el Paseo tuvo una época gloriosa. O sea, el problema no es el lugar ni el caretaje juninense que quiere el café con la ñata pegada al asfalto. Porque cuando hubo propuestas motivadoras, nada era más top que sentarse a tomar algo a 30 metros campo adentro de Sáenz Peña.

Te cuento algo sobre la previa de este devaluado “pobring center”…

-“Era más lindo cuando estaba el Auto Moto”… dijo otro facebookero representando a la mayoría que la vivió. Se refiere al restó del mítico club setentoso que precedió a nuestro protagonista.

La mejor época de Junín”, coinciden los nostálgicos pachangueros. Porque parece que los bailes del Auto Moto eran pa’ sacar arando la Ducati 750… Es más, atrás estaba la idem yanqui confitería Studio 54 con un patio que en verano todos hacían de goma (o de corcho de plataforma…).

Entrados los 80, a alguien se le ocurrió “el” proyecto arquitectónico que nos convoca. El que hoy podemos definir como un mix entre Centro Cívico barilochense y Centro “Vícico” juninense. Porque sí, es un conglomerado de locales que, en su mayoría, repiten los vicios más comunes de la gestión comercial: falta de posicionamiento, de diferenciación, de novedad, de conexión con los clientes…

Pero retomo la pista más firme.

Al principio, el Paseo tuvo su movida. Un pub cool como Catalinas, del innovador y recordado Iorio (dueño de Las Glicinas y Chez Mon Café) con sus mesitas bajo la glorieta, que tantos elegían antes del boliche del sábado, o un día de semana para ratearse de los colegios “tipo naa”… 

También locales con “la re onda” como People Ten de Marta Franco y La Mansarde de Nora Insausti. Sé que uno de esos, junto a Kamir, tenía hasta modelos en vivo en la puerta (ej. alumnas de danza de Silvana Vattier). 

En los 90, fue cayendo su encanto y sorpresa.

Pasaron rubros de todo tipo. Los jeans locales de Tomino y los bragadenses de Le Uthe. La lencería de Vilma Di Felice y las velas (cuando no eran plaga) de El Atelier. También marcas cancheras como John Foos y 47 Street, en el cubo que hoy ocupa Mirta Oubiña.

Desde filmaciones, instrumentos musicales y Foto Club, a pelotero, Libroteca y jueguitos de Súper Mario.

Hoy existen tiendas varias de pilcha teen que se pierden en el híbrido. Y siguen, encadenadas al pasado, las joyerías Rudis y Libra. (Al margen, mi padre sigue jodiendo con un muñequito relojero de joyería Lanfranco que estaba frente al Paseo hace 50 años. A veces no sé si es mejor que los negocios pasen desapercibidos… jajaaa).

El Paseo tiene más de 20 locales donde ninguno saca ventaja. Un tiempo lo mantuvo fresco la perfumería Fiorella, y el que hoy sigue haciendo un poco de ruido (literal) es Audiocanje…

Simple. Si a la gente no la atrapás con un buen gancho, va a seguir pasando de largo, salvo que le haga un tackle el mantero hippie, lo frene el bicipolicía, o alguna promo/campaña de ocasión sobre la vereda…

No se puede pretender que con Mercería Lina en “punta de góndola” nos den ganas compulsivas de mandarnos pa’l fondo… Un poco de sentido común por favor!!!.

Conclusión. No le echen la culpa al Paseo. Porque nunca puede andar un todo si las partes van perdiendo sus engranajes por el camino…

 

Otro que “pinta” para chorrear óxido… 

(La bochita de frutilla te la debo…).

Parece cerrado, pero no… Baja la persiana a la hora de la siesta. La siesta!. Momento que a muchos les trae el recuerdo del mejor vendedor ambulante de helados que tuvo Junín: el turco Jatip en su bici-moto de precisamente… la IRIS!!!.

Iris es una marca de más de 70 años. La fábrica artesanal con más trayectoria. Va por la tercera generación y mantiene las tradicionales recetas de familia.

Es la que aparece en el inconsciente colectivo ligada a lo más lindo de la infancia. Si los niños se portaban bien, el premio era ir al centro a tomar un helado de la IRIS. O darles plata para que esperaran al susodicho Jatip que pasaba por los barrios con la tacita de dulce de leche o el incomparable “sanguchito” de obleas (según más testimonios del grupo de Facebook que ya te nombré).

Por si fuera poco, la fundó un Cognigni (hermano del que luego puso la clásica de Cnel. Suárez). Un apellido sinónimo de la mejor calidad.

O sea, tiene todo para ser un gran ejemplo de marketing. Entonces… Por qué da esta imagen deplorable???. Por qué no se aggiorna a la altura?. Por qué no nos da “el gusto” de seguir admirándola y deseándola?.

Como en todo caso que investigo, googleo para ver qué nos aporta la web al expediente…

Lo único que muestra Iris en su página, mejor dicho su pantalla estática, es el slogan Desde 1939, un helado con historia” (http://www.heladeriairis.com.ar/). Con un logo nuevo que nada tiene que ver con la fachada real, y sólo aplicó en sillas, avisos del diario y algunos accesorios.

Encima tiene otra web que le quedó colgada de la época de los vikingos, digo del sitio gratuito Galeón (http://heladosiris.galeon.com/). Con fotos pixeladas, textos desfasados, errores de tipeo (haga su pedido por “teledono”). Y una sola novedad por años: mousse de chocolate blanco con frutos del bosque. O sea, si sos de probar lo último que te dice la web, ya debés tener los ojos como arándanos y los —– hinchados como mora andina.

Pero algo aún se puede raspar del vasito de pasta…

Según informa online, una especialidad de Iris son los postres para grandes fiestas, ej: imperiales (el gusto, no las fiestas…). También los borrachos como lemoncello y Ananá Fizz (o charlotte con shampein…).

Promete que puede satisfacer todos los gustos: de capuccino a yogur, y de quinotos al rhum a banana cubana. Banana cubana???. En todo caso piña, coco, papaya, mango… Sí, banana también hay, pero tiene tanta identidad como un batido de frutilla argentina… Si querés “Fidel-izar” al cliente, vendele una experiencia más auténtica y memorable. Pongo un pequeño ejemplo para ejercitar la bastardeada coherencia…

A que te sorprendo con ésta. Iris nació como bombonería, y aunque te cueste creer, en una época (no muy lejana), tuvo delivery de pizzas, pastas y empanadas. Con el mismo nombre… con el mismo logo…

Hablando de nombre no quiero que se me pase este dato. Hace unos años, Oruz-Car publicó una solicitada insólita en el diario. Al lanzar el servicio de catering “Iris”, dijo que era por su madre y no para confundir o captar clientes de la heladería… Tan creíble como cuando inauguró el salón de fiestas y le puso “Libra” como la joyería…

Eso no se hace. Se mira lo que hay en el mercado para no repetir, aunque sea distinto rubro. La mente de los consumidores es una sola y las marcas necesitan diferenciarse. Además, para algo está el sentido común y la ética comercial, no?.

Pero convengamos que el Iris original tampoco colabora demasiado en la salud de su propia identidad… 

Todavía añora el cucurucho saliente de chapa que tenía en la marquesina, el cual debió sacar porque no se ajustaba a las disposiciones de remodelación del centro. Por suerte!. Porque encima es lo que tiene Cognigni incrustado en su C, y lo que usa en casi todas las publicidades.

Además, Iris incurre en dos grandes y riesgosos errores estratégicos. Creer que los márgenes de ganancia bajaron por:

CAUSA 1 – Hacer un tipo de helado artesanal. 

En Iris usan sólo frutas e ingredientes naturales. Rechazan los conservantes, colorantes y todo lo artificial como la famosa crema del cielo.

Eso es una fortaleza no una contra!. Tiene que ser un valor agregado que permita cobrarlo por encima del resto. Siempre repito: estos casos no compiten por precio sino por diferenciación!. No debería verse tocada la rentabilidad si sostienen en la realidad esa promesa de la marca.

Con más razón si admiten que el cliente de Iris es muy exigente y selecto, que valora el plus por ejemplo, de los permanentes gustos nuevos.

Es la ley de los productos premium. Si no cómo explicamos que alguien (medio Junín…) pague $ 50 más por un kilo de Bambi que de Carlitos???.

CAUSA 2 – Porque hay mucha competencia. 

Es verdad. La tiene y la tuvo en todas las temporadas. Desde Richmond’s y Tomino, que hace muuuchos años vendían helados, a los eternos rivales como Bambi, Cognigni y El Portal.

Desde los artesanales Los Alpes, Chaltén, Ancona, Sanfra o Tío Lucas, a los industriales como Sei Tu, Costa Piré o Carlitos, incluyendo los clásicos de baldes como eran Víctor o es Calzia.

También los foráneos, como fueron Massera (y sus míticos helados de yogur), La Fe de Pergamino (en shoppingcito El Patio) o es Griddo (con sus 5 sucursales) y el nuevo La Montevideana.

Pero… Vuelta a un tema recurrente de este blog. Cómo piensan ganarle a la inevitable competencia?. Con esta imagen obsoleta?. Con este estado de cartel?. Con esa incongruencia entre lo que se ve de afuera y lo que dice el diario?. Y así podría seguir con los alegatos…

De nuevo prendo el alerta: a no congelarse en el éxito pasado, porque si no, el negocio (y la lealtad del público) se derrite como mousse de chocolate en la esquina del Edificio Boo… 

 

CONTINUARÁ…

 

Un comentario en “Comercios de Junín bajo la lupa (4ª parte)

  1. (Recibí este mensaje y lo contesto por partes. Lo que está en MAYÚSCULA es el planteo de Ezequiel, con su ortografía original).

    LLEGUE ACA POR CASUALIDAD Y… LA IDEA ESTA BUENA, LASTIMA QUE ESTA TAN MAL EJECUTADA.

    Hola, en principio. Y gracias por contactarte. Me permite aclarar dudas que otros también puedan tener.

    Llegaste acá porque como muchos, están buscando algo de Junín y aparece este blog cada vez más posicionado en el ranking local. Google no te sugiere cosas “mal ejecutadas”, ni desde lo técnico ni desde el contenido. Este blog no existiría entre las primeras opciones si los rigurosos algoritmos de rastreo no lo consideraran útil y relevante.

    NO ES FACIL TENER UN LOCAL A LA CALLE Y LUCHARLA TODOS LOS DIAS PARA QUE ENSIMA VENGA “VERO REZK” ¿¿¿??? Y TE CRITIQUE Y HECHE EN CARA QUE TENES EL CARTEL DESPINTADO O NO TENES UNA ESTRATEGIA DE MARKETING ARMADA. CUANDO, DEBERIAS SABER TODO ES ES DINERO, UN LUJO QUE NO TODOS LOS TRABAJADORES PUEDEN DARSE.

    1°-Con mi blog no voy a ningún lado. Yo estoy acá, en mi sitio personal. El que quiere entra y lo lee. El que no quiere no. Es totalmente voluntario.

    2°-Si te interesa saber qué autoridad tengo para escribir lo que escribo entrá a QUIÉN SOY. Si no seguí poniendo los ¿????. No hay problema. Eso no afecta en nada mi formación y experiencia en el tema.

    3°-En cuanto a los carteles despintados, querés que les haga un monolito?. Si defendés eso con más razón te conviene leer este blog. Sin dudas no estás manejando bien tu imagen. Tener un local aggiornado, PINTADO, y competitivo no es opcional, es imperioso para alguien que quiera sobrevivir en este feroz mercado (y la que se viene…). El que sabe ver los ejemplos que muestro para corregir errores, bien. El que no, seguirá renegando mientras ve caer su negocio.

    4°-Que hacer las cosas bien es un lujo es una gran FALACIA y lo dije más de una vez. Sale exactamente lo mismo pintar un cartel que diga Delicity que Feicity. E imaginate la diferencia. Otro ejemplo: los avisos en el diario salen lo mismo para el que dice algo coherente, que para el que pone un Aston Martin con las ojotas en 12 cuotas…
    Entonces? Usar el sentido común o la inteligencia debemos considerarlo un lujo??. Qué mal estamos…

    ES FACIL CRITICAR Y OPINAR, SINTENER IDEA DE NADA.

    Exacto, eso es muy fácil. Lo que hace la calle. Por eso yo elegí lo difícil para diferenciarme. Investigar, buscar archivos, analizar, recorrer, observar, crear y escribir algo único, entendible, sin faltas de ortografía y encima divertido!. La verdad que ahora que me doy cuenta, casi una hazaña!.

    DECÍS QUE NADIE VA A ETNRAR PORQUE MUESTRES UN PRODUCTO SI NO TENES GANCHO Y BUENA COMUNICACION CON EL CLIENTE. ¿DE DONDE COPIASTE Y PEGASTE ESO?

    Es cómo decirle a un médico “De dónde copió usted que no hay que fumar?”. Es lo básico del marketing . Te digo más, ni hay que estudiar para darse cuenta de eso.
    Acaso vos vendés algo no interesante tratando mal a la gente?. Contame tu caso que lo publico como único en el mundo…

    RECORRI VARIOS ARTICULOS PARA ATRAS Y NO TENES NI UN SOLO COMENTARIO. NI UNO SOLO.

    Bueno, evidentemente recorriste poco. Entiendo que con más de 150 notas a un promedio de 5000 caracteres, lleva su tiempo…

    Además te cuento que este blog interactúa con Facebook, donde mucha gente elige poner su devolución cuando linkeo las notas.

    Y si te fijás, en la parte de contacto tiene un formulario donde llegan los mensajes privados. Hay muchos que me aportan comentarios y no quieren hacerlo público (ej: cuando alguien me consulta por algún caso o me manda plagios como fue el logo de Clínica Centro).

    ESTA “PAGINA WEB”, ES UN BLOG, DE WORPRESS Y NADA MAS, ALGO QUE UN INFANTE PUEDE HACER.

    Pero seguro!!!. Por eso cuando googleás te aparecen cientos de blogcitos así.

    Quién no se da cuenta que esto es más de lo mismo?. Con la plantilla gratarola que usa todo el mundo, con notas copiadas y camufladas, aburrido, bombardeado de avisos, imposible de leer!. La verdad qué no sé qué hacés posteando un comentario en esta porquería Ezequiel!!!.

    ¿DONDE ESTA LA ESTRATEGIA DE MARKETING Y DE LLEGADA A LOS VISITANTES QUE TANTO MENCIONAS?

    Ahora sin ironía por las dudas que alguien no entienda…

    Mi estrategia de marketing es muy clara y a la vista: ser el primer (y único) sitio de Marketing sobre casos de Junín.

    Cuando en la mayoría de los trabajos intelectuales, la gente trata de picotear algo donde puede, generar un hecho totalmente original y novedoso es como mínimo una prueba de lo que tanto predico.

    Otra prueba son las analíticas de Google que siempre publico. El sitio va por las 20.000 visitas en menos de 1 año, siendo que hablo de algo tan específico como marketing local en una ciudad de 100.000 habitantes.

    No es lo mismo que alguien de cualquier lugar del planeta llegue a un sitio de turismo porque puso “viaje a París” a que un juninense entre a mi blog porque buscó “Heladería Iris”. Sacá la proporción y te vas a dar cuenta del impacto.

    SI YO TUVIERA UN LOCAL Y TE VEO SACANDO UNA FOTO PARA DESPUES COLGARLA EN INTERNET Y HACERME UN PSEUDO ANALISIS, TE TIRO COMO MINIMO UN BALDE DE AGUA FRIA.

    Saqué cientos de fotos y jamás nadie se quejó. Al contrario, hasta cuando fui a comprar la cinta para el sombrerito de las fotos, el señor de la botonera me dijo que me leía. Igual no voy a pretender manejar las reacciones de la gente. Pueden decir lo que quieran (tirar ya entra en otra categoría…). Están en todo su derecho. Como yo luego de hacer una nota al respecto…

    La libertad es libre para todos!.

    Saludos

    Verónica Rezk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>