Contrastes de Carnaval…

No seamos caretas. Reconozcamos que es uno de los mejores feriados que puso Cristina…

El carnaval es fiesta y popular. Pero popular no significa de menor calidad. O que los negocios no necesiten darle al pueblo consumidor un poco de aire fresco (aunque la mayoría, para la ocasión, no infla ni medio Bombucha).

Vamos a ver acá dos ciudades con ejemplos bien distintos.

Junín propuso “Viernes de Compra” en Sáenz Peña, un paseo peatonal nocturno con liquidaciones y shows callejeros.

Lo organizaron en conjunto el Municipio y Comercio e Industria.

Dijeron que la idea era ofrecer una noche diferente para poder comprar con descuentos y disfrutar en familia.

A esta altura, qué puede tener de diferente comprar más barato?. Es el monotema de las promociones desde hace meses. O años???. Liquidación, Rebajas, 2 x 1, Sale, OFF (Raid?).

Bucalá, Gerente de Centros Comerciales (paaa) dijo que como enero fue flojo esto les servía “un montón”. Que era una iniciativa muy importante para que los negocios puedan liquidar productos…

Más importante sería hacer algo que les sume valor a sus marcas, no?. Para atraer en serio al consumidor y no degradar la rentabilidad como hacen cada día.

Sigamos…

La fiesta “carnestolenda” incluyó los corsos de calle Newbery, con carrozas, batucadas, comparsas, máscaras sueltas y un “tributo” Wachiturro… Ah, y según algunos testimonios que leí, bastante vino y vergüenza ajena… 

Aunque “políticamente cerca” de Meoni, en el Tigre de Sergio Massa se vivía la mayor oposición que te puedas imaginar. 

Buenos Aires “la Provincia” trajo el Carnaval de Venecia a los jardines del principesco Museo de Arte (lo conocés?. Es diviiiino).

La misma jugada de Rodríguez Saá con las escolas del sambódromo de Río en Potrero de los Funes.

El sábado estuve entre las 80.000 personas para hoy poder contarlo.

Sí sí, fue el de verdad. El más glamoroso, mágico y romántico del mundo.

Es la primera vez que sale del Veneto italiano. El lunes lo llevaron a Zárate, y dicen que están en trámite para que se repita.

Acá también quieren repetir. Dicen que se puede armar de nuevo una noche de liquidación… Impactante!. Nunca visto. Para alquilar balcones y el Puente de los Suspiros…

Ay ay… Después se quejan del éxodo de locales y le echan la culpa a los alquileres!.

La falta de ideas se puede pagar muy caro. Mucho más que los jugosos descuentos de temporada.

Por algo Peter Drucker decía que los empresarios exitosos buscan oportunidades para innovar constantemente. Crean nuevos recursos, cambian o mejoran los existentes para estar a la vanguardia del resto.

A ver. Alguien piensa que decir “50% OFF es estar un paso adelante?. De quién?. Si todos dicen lo mismo!!!. Y lo peor, todos los años!!!. Mirá.

No digo disfrazar a Meoni de Casanova. Pero al menos podría conquistar el estómago de la “massa” electoral con unas “massas” secas de La Veneciana…

Tampoco digo que los de Comercio e Industria toquen el violín como en el Café Florian de Piazza San Marco. Pero al menos que dejen de guitarrear con los centros comerciales a cielo abierto y frases que no aportan ni aclaran nada. Ejemplo by Bucalá: “El horario (de la noche de compras) es diferente para poder ofrecer otra temática diferente”. Muy explícito…

Eso es igual a “tener un negocio no es fácil”, o “se viene un año mucho más duro”, que los diarios encuadran como “vaticinios” de Gladys Hilgert. País generoso…

Volvemos a lo mismo. En el tema comercial no se profundiza. Sólo vemos parchecitos pegados con moco de pavo… 

 

Sacá el Tigre que hay en vos…

 

Dice Kellogg’s a través de Tony para graficar la energía de las Zucaritas.

No es necesario que Meoni se devore 3 cajas por día (aunque no le vendría mal). Pero por lo menos que le saque alguna idea al Sergio!. Seguro no tendrá problema en tirarle una “massita”.

Dicen que son muy amigosHace un año y pico firmaron un convenio de intercambio turístico para la tercera edad. Hoy salió en el diario que se reunieron de nuevo (y con otros intendentes) para definir el futuro político del ex Jefe de Gabinete nacional.

Massa la tiene clara. Hasta las mascotas del Parque de la Costa lo ven como presidente…

Su gran mérito es el tema seguridad. Tigre está más monitoreado que Gran Hermano, y los resultados se notan.

Ya sé. No es fácil imitarlo en eso. Como dijo el caradura de Boudou: “La inseguridad es un tema muy complejo que no se resuelve con agarrar al primer negrito que roba un auto”.

Encarrilando siempre para el marketing, propongo: que le pida al menos un favor creativo!. (“Con una ayudita de mis amigos”, decían Los Beatles…).

Porque mientras acá los comercios se rebajaban al máximo posible, y sobre las vías brincaban con el baile del caballo de Paco Maracaibo (por Diooos), el Delta vivía una noche de gran nivel de producción, única en su historia.

“Estamos en Argentina”, trataron algunos de acotar mi expectativa pensando que sería pura espuma. Pero por suerte la superó.

Al margen destaco: Tigre parece Miami. El Paseo Victorica está bello. Las lanchas, el Club Regatas, las casas entre el verde, los barcitos… Ni barigüí tiene Massa!.

Por si fuera poco, luce un admirable clima familiar. Padres con bebés en cochecitos paseando por la costanera. Niños derretidos con los helados de Vía Toscana. Grandes con sus sillas y heladeritas para sanguchear con el mate. Parejitas aprovechando que la luna no pasa entre las glorietas… 

Ojalá Meoni sepa usar la alianza para nuestro beneficio. Al menos para la diversión de los que aún no somos abuelos!.

 

Habemus fiesta…

 

Mientras Benedicto redactaba su renuncia en el Vaticano, Massa sumaba fieles gracias a un deslumbrante despliegue audiovisual e interactivo. 

Un escenario de alto impacto, con pantallas led proyectando lo vivido en el programa veraniego “Vamos a la Playa”.

Animador/arengador, destrezas circenses, banderines de colores, globos y antifaces de goma eva auspiciados por Provincia Seguros.

No es casual. Las máscaras venecianas se usaban para que todos fueran libres e iguales.  Acá, chicos y grandes perseguían como momos (no precisamente Rey) a las promotoras para conseguir su trofeo “massificador”…

También había stands logueados para la foto tipo Caras. Y la “nunca falla” kermés. Si embocabas el aro en el peluche gigante, te llevabas la bolsa con el merchandising by Scioli (no me fijé si además tenía cremitas de Karina…). 

Todo naranja. A full con el Marketing de la Provincia. Por eso estaban, además del gobernador, Telerman y hasta Nacha Guevara mostrando su orgullo por la calidad del evento.

El show empezó con un desfile náutico de las tradicionales embarcaciones del Delta iluminadas.

Así llegaron los protagonistas. Más de 60 actores venecianos con trajes y máscaras originales, del mismo lugar donde hicieron las de la película de Nicole Kidman y Tom Cruise.

Arlequines y colombinas, emplumados en zancos y fantasía a puro brillo y misterio. 

Tenores y sopranos interpretaron arias de ópera súper conocidas como O sole mio y La donna e’ mobile.

Siguió la vanguardia aérea de Fuerza Bruta, con sus destrezas pasadas por agua, pero sobre el escenario a 90 grados.

Luego el mix con el carnaval rioplatense. Murgas argentinas (que le dieron a Cristina y a Macri) y uruguayas como la famosa “Agarrate Catalina”.

Sobre el final, “mapping” sobre una pantalla de agua de 60 metros de ancho sobre el Río Luján.

Infaltable: el cierre apoteósico con fuegos artificiales al ritmo de “Carmina Burana”.

A propósito, como engancho siempre, Carmina Burana es uno de los comercios locales (sobre Rivadavia) que también se subió a la idea más vieja que los cantos goliardos medievales.

“Carnaval de Precios”. “Precios de Carnaval”. El signo pesos como único recurso publicitario. Baaastaaaaa…

Si es carnaval, apretá el pomo, exprimí el cerebro, buscá novedades por otro lado!!!. (Alguien podría haber sorteado un viaje al Tigre, por ejemplo…).

Las innovaciones empiezan con cosas chiquitas. No se pretende ninguna genialidad. A veces hasta lo obvio puede ser original porque nadie lo hace…

O sea, no se trata de gastar fortunas en cristal de Murano (veneciano, aclaro). Tampoco de dejar al cliente enharinado y con albahaca como en la Quebrada de Humahuaca (dijera Jorgito Rojas). Se puede hacer la diferencia con un simple antifaz de goma eva!!!.

 

Para inspirarnos…

 

Siempre me fascinó el Carnaval de Venecia. Le dediqué poesías y hasta mi souvenir de los 15 fue un Pierrot. Hasta que pude cumplir el sueño: conocer la mítica ciudad de los canales y las góndolas.

El veneciano es el origen de todos los carnavales que existen. Surgió hace como 500 años, asociado con el desenfreno de los nobles (el carne vale…) antes del ayuno de la cuaresma (la previa pascual). Por eso se escondían tras las máscaras, para mezclarse entre el pueblo y hacer casi cualquier cosa…

Lo prohibió Napoleón, y recién hace unos 30 años volvió a celebrarse (hoy organizado por Venezia Marketing & Eventi). 

Dura 2 semanas. El centro es Piazza San Marco. Empieza con el tradicional Vuelo del Ángel, una actriz que se tira con arnés desde el campanario hacia la plaza ante miles de turistas.

Después hay decenas de actividades por toda la ciudad. Teatro al aire libre, conciertos y concurso de máscaras con diseños de todo tipo (desde angelados a animalescos). También cenas y bailes exclusivos en hoteles y palacios, con entradas de 1.000 euros y disfraces de otros miles bañados en perlas y cristales. 

Los típicos personajes se inspiran en la Comedia del Arte, un teatro popular que ridiculizaba a la sociedad italiana.

En la foto poso con arlequín y el Doctor Peste, que me aplica un correctivo!!! (lo que varios quisieron y se quedaron con las ganas… jajaaa).

Es en la puerta de Ca’ Macana, la tienda taller donde se hacen las auténticas máscaras artesanales. Son caras, pero por todos lados se venden réplicas a 25 euros, un 10% de una de “papermache” hecha y pintada a mano. Yo me traje la que ves arriba, tan linda como las posta.

Si tuviera un comercio, hasta le encargaría una de esas a Miriam Luterotti cuando hace los viajes anuales con la Sociedad Italiana. Y mientras todos se pelean por si el descuento es de 30, 40 o 50, la sortearía entre mis mejores clientes del año. Algo muy simple por menos de $ 200!.

Es un ejemplo simbólico para mostrar que depende de la voluntad de sorprender, gratificar y CONSERVAR a los clientes. Que cada uno puede ser creativo según sus posibilidades y presupuesto.

También se pueden mandar a coser un par de trajes con la modista del barrio y contratar promotores o “recibidores” en la puerta del local. En el caso de que sea compatible con el rubro, claro (si tenés una pinturería podés adaptarlo a mamelucos de colores arlequinados).

Es cuestión de salir de la zona achanchada (que ya se pasa de cómoda…).

En conclusión, en Carnaval y en toda ocasión, te conviene tener una buena idea que te acompañe. Porque sólo en sueños (o lugares soñados) otros la reman por vos… Valga la inolvidable metáfora con el gondoliero de Armani!.

Forza Italia!!!.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>