VICENTA, la “Mujer” que hoy merece un homenaje…

 

Vicenta significa la que vence y tiene éxito. Casual o causal?.

Vicenta Coffee & Tea House abrió el mes pasado casi con los clientes incorporados… Sí sí, arrancó con todo, lleno de gente agradecida por una nueva y simpática propuesta. Al fin algo diferente!. (Te acordás la nota sobre la falta de bares temáticos?. Abajo amplío).

Vicenta queda en Saavedra casi Lebensohn, donde estuvieron los fallidos locales de Pasionaria (Las Oreiro) e Hidalgo “Nuevo Concepto” (la versión mujer, valga la paradoja…).

Inmejorable ubicación. Una zona movida y cool del microcentro juninense que concentra bancos, tribunales, estudios jurídicos y contables, el Hotel Copahue y un selecto circuito de compras “rosas” que incluye fragancias o foulards en VIP, vestidos de gala en S&S o Renée Durán, stilettos en His & Hers o “Baileyscitos” en La Vinoteca.

Vicenta se impuso entonces como el lugar preferido de las damas. Desde chicas que van a desayunar en compañía de un buen libro, a señoras que se reúnen después de los trámites, la clase de Pilates en Oxígeno o la mamografía en Famyl

Ojalá cuide esa segmentación natural. Que nunca mute hacia el “para todo el mundo”, peligrosa dispersión que diluye el efecto y hacer caer los negocios como calzón sin elástico (vulgaridad permitida sólo por este día…).

 

Está re lindo… 

 

Es la frase que más escuché. Todas coinciden en que es un hermoso lugar. Y original, lo cual le suma un mérito gigante.

Vicenta estrena en nuestros bares el “Shabby Chic” o estilo country vintage, mix de naif, elegante y romántico. Una estética muy femenina que es última tendencia.

Mucho blanco, crema y verde pastel, sin descartar los touch de rojo y azul intenso.

Seguro que pasaste y lo viste, o te contaron porque es la novedad del momento.

Igual vale describirlo para quienes no son locales. De paso cuento que me leen mucho de Capital, los partidos limítrofes y Luján (no sé si la Virgen o Guarany…).

Vicenta es chiquito y acogedor.

Afuera tiene mesitas y sillas plegables de madera blanca, un par de sillas de hierro con almohadones floreados y maceteros también muy floridos. Ah, y abrazados con el lazo súper marketinero que aportó Centros Comerciales a Cielo Abierto junto a la Muni. Dicen que esas acciones hacen bien a los comercios, un poco más dinámicos y hasta con atractivo turístico… Por eso los invitaban a decorar en sincro con los moños de entretela rosa… Qué fácil que era!. Y las mercerías re contentas…

Mejor sigamos con Vicenta…

Adentro, muebles reciclados de colores, como el personalísimo mostrador de la foto donde posa la dueña.

Haciendo chicle los recursos como todas las mujeres, Vicenta aprovechó al máximo el espacio. Hasta generó un rincón con sofás mullidos y mesa ratona.

Hay mucho shabby chic en paredes y accesorios: puerta de armario antiguo como espejo, cuadritos, un reloj muy country, floreritos de porcelana, cortinitas, tulipas de tela, jaulitas, velitas, foquitos y borlitas de colores, etc.

Sobre las mesas, tazas y platitos de porcelana decorada y teteras sobre bandejas “plata”. Muy inglés. Casi como ir a tomar el té a las five o’clock con la abuela de Mazawattee…

Las mozas acompañan con delantales alusivos: volados a lunarcitos, florcitas, cuadritos y zapatillitas coloradas. Todo monono y al tono.

 

Las chicas son divinas…

 

Es otro de los comentarios. Porque a la par de la deco, las habitués elogian la ATENCIÓN. Siempre digo que debiera ser básico en cualquier servicio, pero dada la realidad actual, es un plus que marca diferencia.

“Se nota el amor que hay puesto ahí”, dice un testimonio en el incipiente Facebook de la marca.

Es que Vicenta cobija un equipo de gente joven, muy joven (es más, veinteañeros). Casi todas mujeres: Yael, Maia, Nicole, Sole, Naty, bajo la supervisión y manos maestras de mamá Olga en la confitería artesanal.

Es un típico emprendimiento familiar, donde hermanas, novio, cuñada, y amigos dan una mano.

Una de las dueñas se dedicaba a la organización de eventos, hasta que decidió poner su don creativo al disfrute de los ratitos de ocio y encuentro de las amantes del centro. Lo bien que hizo.

 

Todo rico…

 

Todas ponderan las delicias que tienen. Licuado de banana y coco con cookies, cortado con muffins, té en hebras o mate con bizcochitos. Según sugerencia de la casa, el licuado de frutilla y frutos rojos es imperdible!.

Cálido, florido, igual que en el norte de Europa. Vicenta podría ser uno de los tantos rincones encantados de Tallinn, la capital de Estonia (uno de los países del Báltico que tuve la posibilidad de conocer y quedé fascinada!).

Entre murallas medievales y callecitas empedradas, la Plaza del Ayuntamiento está rodeada de restós y cafecitos así. Maceteros de piso o colgantes, sillas y mesitas de madera, bocados exquisitos y una atención con todo el calor concentrado en su corto verano.

No da re Vicenta?.

 

Quién es ella?… 

 

Es evidente que se usan los nombres propios y sobre todo de mujer. (Hasta una ferretería se llama Juana!!!).

Pero por qué?. Queda bueno?. Lo hace más amigable?. Depende. Si es arbitrario, sin un contenido que lo complete (valga la paradoja) no tiene sentido.

Veamos ejemplos:

AMANDA no es ni una vecina del barrio, ni la yerba ni el bazar de la Plaza 9 de Julio. Se refiere a los ancestros “Mandarines”. Pero no hay ni cítricos, ni pajaritos, ni mozos chinos. Sólo unas cañas de tacuara, un empapelado con flores y chicos rebeldones que hacen muecas desde las paredes…

MATILDA repite el vicio. No es la niña muy inteligente con poderes telequinéticos. No hay magia, ni libros, ni comics, ni nada que la simbolice (a la prodigio o a alguna homónima).

Ambos son lugares modernos SIN IDENTIDAD. Si se llamaran Samanta, Zulma o Clotilde es igual. A propósito, hay un local de ropa Clotilde Juana. Por qué creerán que la gente puede acordarse esa malgustosa combinación?. Hay que facilitar la identificación, interpretación y por ende recordación de la marca, no complicarla al divino botón de la prenda vintage…

Idem pasa con MARÍA MARÍA de la Laguna (encima clonada con una zapatería del centro). Qué será lo doble de María aparte del cortado?.

Otro. MARIJÓ. “Rico y lindo” dice el spot de la radio. Lo que puede decir por ejemplo, El Encuentro (es más, son estéticamente muuuuy confundibles).

Encima de los nombres y la deco comodín, son “híbridos” multitarget. Te camuflás entre ruidosos adolescentes, parejas medianas, grandes y muy grandes, ejecutivos, deportistas, solteros o familias con niños,

Respecto a VICENTA, aún no sé el por qué del nombre.

No creo que tenga ninguna relación con los fideos masculinos amasados al huevo… Ni con la satírica revista Tía Vicenta creada por Landrú, donde Quino, Caloi, Fontanarrosa y hasta María Elena Walsh, le daban tapa (o pa’ que tengan) a los militares y a la política argentina de los 60.

Ojalá no sea por Vicenta la bruja de los famosos, esa que le hizo tener éxito a Iúdica. Aunque peor es ser galletita y que te pongan “Dale”… (Juro que es cierto, fijate en el súper) .

Tampoco creo que se hayan inspirado en la parrilla rosarina “Te amaré Vicenta” ni en “Te Mataré Ramírez” y esas excentricidades sin sentido que “se usan” en el Soho porteño.

Vicenta evoca el estilo, lo cual no es poco. Pero sea real o fantástico, opino que le falta un personaje para favorecer la asociación. Una Vicenta (nona, madre, tía) que le dé vida y conexión afectiva con la marca.

Como en estos casos:

 

Mujer libérate de la masa…

 

No me refiero a la pasta de los domingos, sino a la sana actitud comercial de recortarse del resto. En los negocios siempre es con visión competitiva. Y sólo sirve ser diferente.

En una de las primeras notas del blog, hablé de la falta de bares temáticos en Junín. 

http://verorezk.com/2012/03/mozo-lo-de-siempre-hasta-que-en-junin-haya-un-bar-con-ideas/

Mostré que mientras en el mundo surgen ideas para “tribus” cada vez más específicas, acá es más de lo mismo, como si todos fuéramos iguales (o casi).

La verdad es que hay personas con edades, situaciones y deseos distintos. Tanto los adolescentes, los hippones, las familias, las parejas, los tangueros o rockeros, tienen derecho a compartir con sus pares en un lugar de pertenencia.

La experiencia va “más allá” de tomar un café. Por eso existen el Hard Rock, Planet Hollywood y el Harley Davidson. Los deportivos, los pubs irlandeses, los de hielo, los rollingas y hasta los peronistas!. Y algunos tan locos como en un submarino, en una mina bajo tierra, adentro de un árbol o de un féretro para los fanáticos de la muerte…

Pero bajo la “excusa mito” de “acá no anda”, en nuestra ciudad tenemos el otro extremo. Nombres que no ayudan en el anclaje más un muestrario antiestratégico de Para Ti Deco. 

Ya te conté de los femeninos. Pero con ellos pasa exactamente igual.

HOMERO, que no es ni el griego, ni Manzi ni Simpson… PICASSO, que no es para pintores ni gitanos malagueños… CORTÉS que no es ni Hernán, ni Alberto, ni Joaquín, ni un rey amable de la corte… FIRST ”Corner Café”, que no es primero en nada especial y está en la esquina como casi todos los demás.

Para colmo, los que tenían una identidad pusieron el documento en el lavarropas. Como STRAMERS, que empezó con onda irish pub, se afeminó y masificó con empapelados Muresco, arañas y lluvia de caireles… O CHIQUÉ, que nació con alma de tango “chic” y la sobriedad de una historia centenaria, y terminó en un varieté de lo más disperso y banal, yendo de peñas folklóricas, a canto bar y shows de bailanta.

De las últimas décadas rescato los parisinos Chez Mon Café, la glamorosa Catalinas, la cervecería alemana Mein Haus (que tenía barriles para sentarse), Yellow (con la Y amarilla en la puerta), La Taberna (la casona rústica con la bañera de maníes) o La Facultad (barcito piola pegado al Centro Universitario).

De ahí en adelante los cafés perdieron sabor. Incluso algunos fueron una lágrima y no les quedó ni la borra….

O sea, no hubo innovadores que apostaran a lugares de concepto, esos que podés acordarte por su coherencia y mensaje de marca. (Ah, Freedom es un buen indicio).

 

Conclusión:

 

Hacía rato que faltaba un lugar a tu medida. Que te sorprenda y te identifique. Que salga del lugar común, aporte aire fresco y no se parezca a nadie (como dice la gran Nacha en El Artista del Año…).

Y por suerte llegó Vicenta!. Una mujer que si sigue enfocada en lo suyo, puede recorrer un largo camino…

Reservaste tu mesa para festejar tu día?. Podés ir después de ver la buena propuesta de cultura en La Ranchería con música, danzas árabes, folklóricas, acrobacias en telas, y la entrega de los premios Alicia Bianchi a las mujeres destacadas.

Yo brindo desde acá por el éxito de (al fin) una BUENA IDEA como Vicenta!. (Y obvio que después paso a probar el licuado de frutos rojos…).

 

Al rato de esta publicación…

 

Prometí y cumplí. Pasé a probar el licuado de frutos rojos. Tiene yogur y cereales con arándanos y frambuesas enteras. (Sólo hay que agrandar el sorbete chicas!, jaa).

Después seguí con unos scons de queso y semillas de lino. Te dan ganas de comerlos no sólo porque son riquísimos, sino para poder ver el platito de florcitas y filete dorado para el suspiro.

Qué buen gusto en todos los detalles!. Incluso la carta y hasta los números de las mesas, como el logo, los diseñaron los chicos de Prólogo Estudio.

Te cuento que además de Coffee & Tea, hay sandwiches, tartas y pizzas, como una de nueces y whisky que parece que es espectacular.

Si bien por la mañana podés ver más hombres, el target es básicamente acorde al estilo vintage romántico del lugar. O sea, casa de mujeres (aunque también fue idea de Juan Manuel Tudisco, aclaro, para que no crea que lo dejamos a un lado!).

Estaba lleno de adolescentes (de las que entran bolsa “Como quieres que te quiera” en mano) merendando en tazones y tetera de porcelana inglesa, como la típica Churchill azul y blanca de las abuelas. Viste las del juego del Parque de la Costa?. Iguales.

También grupos de amigas tomando mate con bizcochos en canastitos con mantelitos a lunarcitos, re bonitos… Y señoras más grandes emocionadas de ver el aparador rojo o los platos como había en su casa de la infancia.

A mí me parecieron una ternura los almohadones. Hay de todas formas y tamaños. En telas suaves y con puntillas. Con pajaritos, corazoncitos y muchas pero muchas flores… Como los que imagino de una casa de la abuela que no tuve…

Hablando de abuelas, Yael me contó que se llama Vicenta porque su abuelo era Vicente. Y ésta es una excelente versión femenina en homenaje.

En fin. Qué bueno que pasen estas cosas en Junín!. Me encanta no sólo para disfrutarlo, sino para matar las excusas-mitos y demostrar con hechos que acá también se puede!!!.

 

 

8 comentarios en “VICENTA, la “Mujer” que hoy merece un homenaje…

  1. EMA

    El lugar la verdad hermoso único en junin, fuera de lo común, ya que en esta ciudad todos los bares son iguales(ninguno vale la pena),Yo estuve allí tomando un capuchino y la verdad riquísimo,Era verderamente un capuchino con todo lo que lleva,no entiendo el comentario mala leche de esta compañera.!y ya que uno hace la critica debe poner su nombre no sus iniciales bueno me encanto el lugar!!Que crezca mucho su negocio Felicitacionessss!!!

    • verorezk

      Hola Ema,

      Gracias por dejar tu comentario sobre Vicenta. El lugar es fuera de lo común como bien decís, y por eso ameritó una nota especial en este blog. Los casos de éxito sirven, además de para destacar a sus protagonistas, como ejemplos para motivar a nuevos emprendedores.

      Seguro a las chicas les llegarán tus buenos deseos.

      Saludos!

      Verónica

    • vicenta!

      Gracias Ema! nos alegramos que tu visita haya sido grata!! te esperamos!

  2. facundo

    Buena la nota, salvo que ….y copio textual: “Una zona movida y cool del microcentro juninense que concentra bancos, tribunales, estudios jurídicos y contables, el Hotel Embajador y un selecto circuito de compras “rosas”…..” “Hotel Embajador”… por esa zona, mmmm? Se perdona. Saludos.

    • verorezk

      Hola Facundo,

      Tenés razón!!!. Gracias por la corrección porque parece que de los cientos que leyeron nadie se dio cuenta…
      Obvio que quise decir Hotel Copahue (el único 4 estrellas de la ciudad).

      Fue un lapsus, de esos que ocurren aunque revises mil veces.

      Saludos y gracias de nuevo!.

      Verónica

  3. RG

    Pase por vicenta…el viernes a la tarde….lindo, pero café con leche frio,……y y sirvieron la mesa por partes, todavía falta un poquito!

    • verorezk

      Hola Regina,

      Seguramente, como todo nuevo emprendimiento, tendrán que ajustar cosas.

      Incluso yo opino que será más difícil sostener la calidad en dulce y salado (ej: pizzas) que si se hubieran enfocado sólo en casa de té y café como se autodefinen debajo del logo.

      Pero la nota apunta especialmente al concepto de negocio. Destaco el hecho de generar un espacio totalmente diferente, con la experiencia emocional que hace tiempo se les exige a las marcas si es que pretenden nuestra fidelidad y recomendación.

      En eso, y en la atención, Vicenta le saca mucha ventaja al resto.

      Saludos

      Verónica

    • vicenta!

      Hola Regina, lamento que tu café con leche haya llegado frió a la mesa, sinceramente todavía puede faltarnos un poco..te cuento que las mozas..no son mozas con experiencia..somos todos familia..hermanas, cuñadas y amigas, estamos aprendiendo y toda critica constructiva es bienvenida, ojala puedas pasar nuevamente y podamos revertir la situación, beso! Vicenta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>