Ahhhhhh, bajá ese cartel !!!!!

 

Te acordás cuando miramos los carteles de los corralones?. Y el estado de los infantiles del Día del Niño?. Algunos revirtieron. Pero lamentablemente, cada día se ven más para la colección…

Eso sí, los vamos a dosificar de a 2 o 3, porque si te los largo todos juntos tengo, miedo que sueñes con la chapa voladora sobre la yugular…

Preparate. Esto no viene ni con los Google Glass…

 

O sea… A ver si captamos… Te pueden vender unas achuras como achurar al primer gato que pasa atrás del mostrador. Es la sutil metáfora del “da lo mismo” de interpretaciones varias…

Qué peligro por estos días!. Imaginate si llegó hasta Junín la lauchita prófuga de la bóveda-vinoteca de Lázaro… Chau. Provechito!.

Encima se llama El Cirujano. Qué grata asociación inconsciente!. Por ejemplo: “Cómo salió la operación de útero de la tía?”. “Ni me hables, fue una carnicería…” 

Bisturí, cucaracha, quirófano, bicho canasto… Puaj, un asquete que dan ganas de hacerse vegetariano only rúcula…

Si se llamara Martín Fierro (aunque ya hubo un restó) tendría un sentido. O al menos ponele Marley!!!!!.

Ahhh, y mirá si se le ocurre fusionarse con El Perro Verde!. Definitivamente, creo que el plato nacional pasa a ser el fideo dedalito a la putanesca…

Ay ay. Yo no sé por qué los semiólogos no se dedican a hacer chorizos…

Pero bue… Quisieron meter una idea canchera y terminaron metiéndote los dedos en las fauces para el tan oportuno vómito

Hay que quemar al que se le ocurrió. Hoguera!. Digo parrilla!.

 

Aclaro que ya lo cambiaron. Pero estuvo un tiempo. El suficiente para que yo pasara y… lo pasara a la posteridad…

Es frente a Diario Democracia, donde parece, hubo una tienda popu (aunque suene a Palito Bombón Vestite del Soho porteño…).

Popular pero no Nacional, porque bien que le plantaron la bandera de la Provincia!. O quizás fue para seguir la tendencia vintage y poder enfundarnos cual Bolocco o Spice Geri versión Scioli…

Hablando en serio (si se puede después de la imagen) se trata de un bunker de Julio Henestrosa, el dirigente de los Empleados de Comercio y ex candidato a Intendente de nuestra ciudad.

Parece que el pobre hombre llegó con lo justo a la inauguración y no le alcanzó para nuevo backlight. Apenas un escritorio y un par de sillitas de Tecno Confort. Ah, y el cuadro de Evita mirando pal’ fondo… (Uy, si la hubiera visto Paquito Jamandreu en “Chiche Bombón”!!!!).

Y el slogan se adapta?. Tiene algo en común?. Capaz. La moda y la política te quieren hacer creer que te dan identidad cuando te manipulan como les conviene.

La personalidad no la hace un león en la remera ni un rey de sindicato. Ejemplo: yo SOY YO sin carnet y hasta desnuda. No sé tú.

Al margen, me hace acordar a una anécdota que tengo con Hugo Varela en Mar del Plata. Una tarde lo cruzo saliendo del hotel y le digo dudando: “Sos Hugo?”. Y me contesta: “Sí, y vos sos vos?”, jajaaaa (por algo es uno de los mejores humoristas del país).

En fin. O don Julio estaba muy apurado, o piensa hacer alianza con Duhalde para comerse al bombón de Chiche (ok, ni el chiste lo resiste…).

 

Y mirá lo que te dejé para el final de esta serie!.

Cuatro mensajes ocultos de distintas épocas. Genial. Es como la versión pulpera del Código Da Vinci!. (Abajo tenés hasta la bici para ir en busca del Santo Grial…).

Qué leés?. Yo veo:

1- Abajo-abajo, Coca Cola (del día que Pemberton presentó la fórmula en Atlanta…)

2- En la capa que sigue, Viejo Viñedo, pero invertido (así disimula un poco…).

3- En ooootra capa, Despensa y Verdulería (el pintor mandó fruta diciendo que tenía proceso de cataforesis…)

4- En la superficie, Club Almafuerte (milagro que no le pusieron Pedro Bonifacio Palacios en letra gótica con shadow y efecto holograma!).

Ahhh, por ahí debe ser la cosa… No estará inspirado en Almafuerte???.

“Si te borran diez veces te reescriben, otras diez, otras cien, otras quinientas…”.

“No te des por vencido ni aún vencido (serás cartel hasta el último suspiro). Ten el tesón del clavo enmohecido, que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo (y no tiene mejor idea que seguir sosteniendo el cartel…)”.

Admito que nunca entré ni me le animo. Supongo que es una despensa de barrio. Algo está claro: si hay Sprite, las cosas son como son!. Por eso, y la verdad no ofende, el cartel es para bajarlo de un hondazo! (y esquivarlo si no tenés anti-tetánica…).

Ya lo dijo la presi: hay que “Mirar para cuidar”. Yo no voy a salir por los supermercados a controlar el precio del salchichón primavera. Pero cuidado, porque salgo siempre con la cámara y tengo “Ojos para todos”…

 

Al otro día de publicado…

 

Un lector me dijo por Facebook que esta esquina no habría que tocarla nunca en la vida, para que quede así, como un fragmento de historia paralizado en el tiempo.

Dije que soy “pro-rescate de ochavas” o marketing de la nostalgia… Pero en esta nota no me refiero a la arquitectura ni espíritu del lugar, sino a la “LEGIBILIDAD” del cartel…

En eso aparece en la conversación mi socia Cynthia Walton para aportar un dato increíble y compartirnos la foto.

El Almafuerte es el club de barrio de su padre, Diego Walton, letrista y dibujante publicitario que, entre otras cosas, fileteaba los colectivos urbanos de Junín.

Hace 4 años, Walton pintó un cuadro de esa esquina tal como estaba en el 64, con su color original, sus paraísos y personajes típicos (es más, se lo regaló al habitué Chacho Peralta).

No sólo eso, el frente y las aberturas del Club Almafuerte las pintó el tío de Cynthia, el Negro Abu.

Junín es un pañuelo!!!. Pero insisto, el cartel tal como lo vemos hoy (casi 50 años después), no da ni ganas de secarse las lágrimas…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>