Vicenta: la permanente sorpresa del marketing local…

 

Vicenta primavera

Dónde se me ha escondido el sol?, pregunta Marco Antonio Solís en “Dónde estará mi primavera”. Problema de él. Acá estuvo bien nublado, pero nada impidió que uno de los nuevos negocios del centro nos hiciera reencontrar con la estación del amor… por las buenas prácticas.

La casa de té Vicenta sorprendió otra vez con una creativa acción promocional el 21 de septiembre. Y por cómo viene, tiene todo para convertirse en una auténtica “lovemark” de calendario completo.

Desde que inauguró, supe que con este caso iba a tener ejemplo de los buenos para rato. De hecho le dediqué una de las notas que más gustaron de este blog: http://verorezk.com/2013/03/vicenta-la-mujer-que-hoy-merece-un-homenaje/

Hoy ameritó homenajito extra, que espero sirva para motivar a muchos otros en el imprescindible deleite del cliente…

Vicenta bici

Si bien hubo floreros en las mesas, coronitas para las mozas y ambientación temática interior, la estrella fue la vereda. Un juego de jardín en hierro forjado, valijas y objetos vintage, ramos de Flores del Ángel y una bici intervenida con pletórico canasto y espíritu naif.

Desde el primoroso escenario, Vicenta le dio vida a una nueva movida de “street marketing” con interacción de personajes. (Ya había hecho los “abrazos gratis” para el Día del Niño).

Vicenta1

De eso se encargaron la talentosa actriz-mimo Silvana Tomicic como payasa “paseandera”, y Max Thundera (otro artista del clown), que en su rol del “pajaresco” Gafitto, acompañó sumando burbujas de jabón.

Vicenta bici calle

Juntos recorrieron Saavedra y Sáenz Peña entregando una flor con tarjetita alusiva.

Se metieron con la bici en locales como Musimundo, Garbarino, Dexter, Le Uthe, Manicomio, Maiz Alfiz, La Reina Batata, Cotilandia y el Súper 1, entre otros.

Vicenta-bici negocios

Una idea simple y tierna, que logró ponerle color y diversión a una mañana gris.

(Las fotos son del Face oficial, y si querés ver más, acá va el link: https://www.facebook.com/pages/Vicenta/147859808710956?fref=ts)

 

Flor de marketing…

 

Vicenta tiene un clima único y bello, donde las pequeñas cosas hacen la diferencia. Sus tazones a lunares, guirnaldas de globitos de colores, latitas, frasquitos, teteritas, foquitos, pajaritos, almohadoncitos, “crochetitos”… Todo es digno de suspiro. Hasta el color pastel de sus paredes las chicas quieren reproducir en sus propias casas (al igual que la pelu de “Aurora” Oreiro…).

-“Me encantan los detalles de Vicenta”, dicen las romanticonas habitués.

-“Nos encanta encantarte”, dice Vicenta.

El feeling es perfecto.

Vicenta-detalles

Pero Vicenta no es sólo deco. Además del tan monono estilo shabby chic y una atención “al tono”, muestra originalidad, frescura y gran acierto en el “branding” permanente de su marca.

Ejemplos: desde la iniciativa de Café Pendiente, pasando por la venta de accesorios, hasta las coloridas mantitas que ofrecieron en invierno para los que no encontraban lugar adentro (siempre está lleno y con reservas para cumples).

Vicenta-mozas

La idea primaveral no sólo gustó muchísimo, sino que la gente agradeció y felicitó personalmente y por Face. El “boca a boca” y la “viralización” de los compartidos virtuales sumaron repercusión a un evento que por sí mismo ya tiene efecto positivo.

-“Una maravilla, sigan haciendo cosas bellas!”, decían las fans vicenteras.

-“Armamos todo con mucho amor y dedicación!”, respondían las chicas encargadas de Vicenta.

 

Encontrar el pato…

 

La gente valora que un pequeño gesto le provoque una gran sonrisa. Y eso lo hacen los detalles.

Te cuento un ejemplo contundente.

Este año, en una de las actualizaciones en la Universidad de Palermo, estuve en la conferencia de Marketing Experiencial que dio la experta Luisa Montalvo de la Universidad de Medellín.

Resaltó la importancia de involucrar sensaciones y sentimientos como valor agregado de la marca. De crear una vivencia, que no es “hacer circo”, sino regalar ese plus que hace que alguien pague 3 veces más una hamburguesa en Hard Rock que en una esquina cualquiera, y encima lo cuente por redes sociales.

La clave para lograrlo es poner magia en todos los puntos de contacto con el cliente: local, web, acciones promocionales… Y ser obsesivos con los detalles, algo que se conoce como “encontrar el pato para la marca”. El pato qué???.

Montalvo nos contó la anécdota que viene justamente del inventor del marketing experiencial.

pato-marcaEl tipo llegó al hotel de una gran ciudad donde disertaba. Al entrar en la habitación encontró un patito de goma (de esos de bañadera de bebé) sobre su cama. Llamó a recepción para informar pensando que alguna familia con niños lo había olvidado. “No señor -le dijo el conserje- nadie se lo olvidó, el patito es para usted”. (El tipo no entendía nada). “Pensamos que si venía a dar su conferencia iba a estar muy cansado, y quizás gustaba darse un baño de inmersión para distenderse. Para eso es el pato”.

Un detalle en apariencia “pavo” (aunque fue un pato…) que impactó hasta en un cliente que bien conocía la cocina de estos temas.

De ahí quedó “encontrar el pato para tu marca”. Ese algo inesperado que agrada y conecta con las emociones.

Con lo visto el 21 de septiembre, Vicenta demuestra que no sólo encontró el pato, sino que se mueve cual Tchaikovsky en el lago de los Cisnes…

Ojalá tenga agua por mucho tiempo y salpique a quienes aún no se animan siquiera a meter un dedo…

Vicenta-promo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>