Feliz Día a los Buenos Diseñadores!

 

Día-del-Diseñador

Esta imagen la vi en la web hace mucho y hoy la rescato para ilustrar lo que quiero decir “sin medias tintas”.

Un diseñador no es sólo un dilema cromático. Mucho menos “haceme un loguito” o “fijate qué letra queda más piola”. (No le pidas la Comic como la que usé acá porque te mata…).

Un diseñador estudia para que no sea lo mismo que lo haga el hijo del dueño que aprendió Photoshop o “ya va por el Corel 15”.

El diseñador sabe desde qué transmite un color hasta qué aplicaciones técnicas son posibles para la gran “idea”. Y siempre te fundamenta lo que hizo.

Como toda profesión creativa, el diseño sufre injustos vapuleos producto de la ignorancia. (“Dibujitos hacen los nenes en el jardín”, dice una arquitecta amiga, ja!).

Esa es la cara más visible del “flyer”. Pero también está la otra. Los diseñadores que tratan igual a la comunicación de las marcas. (Insisto con esto porque como ellos merecen respeto, las marcas también!).

El diseño comercial no parte del diseño. Siempre baja de la estrategia global de la empresa. Hay una base que incluye analizar “en 360” muchas cosas, especialmente consumidor y competencia, para llegar al mensaje más efectivo.

Si no hay un “qué decir” adecuado, imposible que haya un “cómo” con buenos resultados.

Si el diseño se hace como algo separado, con visión reduccionista y/o subjetiva, queda en la categoría “arte”.

Y peor es cuando en lugar de trabajar por la identidad de la marca, se la masifica desde lo que “es la onda”. Si se usan los puntitos, salen los puntitos. Si pega el 3D, vamos con el 3D en serie. Ni hablar del abuso de tipografías de tendencia (lo que algunas publicaciones del medio llaman “invasión Lobster”) y de la estética vintage para lo que sea.

Error!. La moda o el estilo que identifique al diseñador NO es el que le va a todas las marcas. De hecho, muchas necesitan otra cosa, precisamente para diferenciarse!.

Cuando ves algo y decís “es de tal diseñador” (y no de tal marca) algo falla y grueso.

Existe el vicio de creer que la comunicación se resuelve sólo con gráfica. Como si redactar fuera una cuestión menor o “disimulable” entre los demás recursos. Así vemos lo que pasa (cada vez más) con la ortografía, repeticiones, o directamente la falta de contenido de las frases.

Claro que no es un problema de la Carrera de Diseñador, sino del sentido de ubicación y honestidad intelectual de quien la practica.

Valoro a quienes entienden y respetan la importancia de cada herramienta para el éxito de las marcas. Lamentablemente, como en casi todos los ámbitos, no son mayoría o los “más ruidosos”. Entonces hay que cuidarlos con más razón!.

Si hay que diseñar (desde un logo, un cartel, un folleto, un packaging o una página web), las marcas necesitan especialistas. A los que saben hacerlo de verdad. Pero esas marcas también necesitan (imperiosamente) que los diseños cumplan con el fin de lucirlas a ellas y no a la estrellita/o de turno.

Feliz Día a los Buenos Diseñadores!!!

(Por suerte existen y “tengo” 2 en quienes confío plenamente. Gracias Silvia y Adrián…).

 

PD: En la próxima nota verás un contundente ejemplo para entender más la diferencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>