Tarjeta Naranja: “vidrierilmente” incorrectos…

 

A Tarjeta Naranja siempre le elogié su marketing. Desde el color de sus locales (incluyendo los tocetos del piso…), los uniformes de Benito Fernández, hasta las promos como la última del Día del Amigo a la que le dediqué nota completa.

Esta vez hablaré del concurso de vidrieras que organizan hace 5 años para comercios de todo el país por un viaje a París.

Tarjeta-Naranja-concurso-vidrieras

En Junín participaron Guelty Joyas, Koral Indumentaria y Cielo y Tierra. De este último me contaron su experiencia y la sorpresa ante los resultados. Entonces me puse a investigar.

Querés ver qué pasó?.

 

Los concursos casi siempre son polémicos. O no hay reglas claras, o no se conocen las aptitudes del jurado, o se usa un dudoso criterio de selección.

A simple vista, acá hubo un mix de todo eso.

La propuesta de Tarjeta Naranja partió de una pauta muy general:

“La clave es ponerle mucha creatividad y color naranja a tu vidriera”

 

pautas

Daban tips para ayudar en la “construcción de una vidriera ganadora”, no sólo como atractivo para el concurso, sino para ganar posibles clientes.

1- Coherencia con la imagen del local.

2- La luz como elemento fundamental para crear climas, realzar productos y diferenciarla del medio ambiente.

3- No exponer una cantidad exagerada de productos.  

tip

Primera inconsistencia: no es lo mismo evaluar “creatividad libre” que orientada a la identidad del local (si a eso se refieren con “imagen”). Porque en tal caso es indispensable conocer la estrategia de marca de cada uno para ver si cumple el objetivo.

Lo de “luz, color y cantidad de productos” lo veremos en los ejemplos más abajo.

 

JURADO

 

Decía “especialistas calificados de Tarjeta Naranja” que preseleccionaban y elegían las 10 finalistas.

Éste es un tema recurrente. Hasta en los “concursos de acreedores” los participantes deberían conocer quién los evalúa.

Y más importante aún. Aparte de visibles, los jurados tienen que ser idóneos. No como en los concursos de vidrieras navideñas que se hicieron algunos años, donde ponían representantes de las “fuerzas vivas”. Uno de la Municipalidad, uno del Colegio de no sé qué, el otro de la Sociedad de tal… Pero, saben de vidrieras?.

Pues entonces, señores participantes, no esperen un veredicto justo y ni siquiera razonable. Aunque el premio los tiente, acepten que son eventos categoría A (azar o arreglo…).

Para colmo, del jurado se pasó a la deliberación masiva, subiendo las fotos de las vidrieras al Facebook Naranja para que la gente vote. Las 3 con más ME GUSTA accedieron al podio final. (Cada comercio hizo su propia campaña para conseguir adhesiones).

Muchos no confían en este mecanismo, por eso hasta hay ciudades enteras que deciden no participar, como el caso de Tres Arroyos.

Dijeron que como jurado invitado estaba Benito Fernández. En tal caso, volvemos a lo mismo. Se necesita un equipo de especialistas relacionados al tema para que el debate sea integral y profesional. El mero criterio estético es una mirada reduccionista. No cumple con el objetivo comercial de que la vidriera tenga coherencia con el posicionamiento de imagen o con los productos que vende.

Benito sabe de moda, diseño y cómo lucir sus fantásticas creaciones. Pero qué variables influyen en una vidriera (de cualquier rubro) para “ganar posibles clientes” (como decía el objetivo)… Bue, pasame los alfileres Benito!!!.

 

Las juninenses…

 

Cielo y Tierra

No preseleccionado

 

vidriera-naranja1

Andrea y Marcela de Cielo y Tierra siempre deleitan con sus vidrieras. Tienen con qué. El local es una casa con un ventanal enorme que hace lucir hasta una jirafa. (En las fotitos del encabezado del blog, entre otros comercios, podés ver la fachada).

Además, venden cosas lindísimas de decoración. El “escenario” (nunca mejor dicho) era inmejorable.

Para esta ocasión, hicieron una puesta poética/onírica, con sillas Thonet, violín, partitura, araña con caireles, cortinas de voile y más de 800 bollos artesanales de papel. Además de la iluminación focal para el efecto requerido.

Haciendo honor al premio mayor (el viaje), estaba “en la onda” de lo que hace Leila Menchari para Hermès París.

Hermes-Leila-Menchari

Claro, Hermès puede darse ese lujo porque todo el mundo sabe lo que vende. Con una carterita Birkin y un pañuelo le basta. Luego se puede “delirar” con cualquier cosa (que tenga charm, obvio).

Pero sospecho que a Cielo y Tierra le jugó en contra eso. Los ignotos que evaluaron no pudieron descifrar qué venden. Y la vidriera como definición es eso: una síntesis de lo que pasa adentro. Se dice que hay sólo 10 segundos para lograr que el cliente “vea” el contenido. Es muy probable que con el elemento “música” y el anclaje “sueños”, no se haya captado el mensaje.

Bella, glamorosa, artesanal y muy elaborada, pero demasiado alegórica o conceptual (sin doble sentido por la competencia…).

Conclusión: Cielo y Tierra no entró en la “shortlist”. Los otros 2 representantes locales sí. Aunque veremos cómo…

 

Koral Indumentaria 

Preseleccionado

 

vidriera-Koral-Junín

Si algo es seguro, el caminito con el farolito campero no termina en la Saint Honoré de París!!!. Vale aclarar que el mural escolar tampoco es un óleo de Corot del Louvre…

Es el local de Sáenz Peña entre 25 de Mayo y la Av. San Martín.

Acá se cumple la pauta básica de una vidriera: el local vende vestidos, hay vestidos. Aunque los tips “luz, objeto protagonista, coherencia con la imagen, mucha creatividad”… quedaron en el instructivo…

Respecto a la coherencia, si son vestidos de fiesta, la ambientación de jardín, con el pórfido, las piedritas, las damajuanas y la planta cheflera, no resisten análisis…

 

Guelty Joyas

Preseleccionado

 

vidriera-Guelty-Joyas-Junín

Quizás yo no tenga “vuelo lírico”, pero si una bandada de pajaritos ploteados es “mucha creatividad” (y mucho naranja), me hago ver urgente por colección subdural crónica…

Guelty también está en pleno Sáenz Peña. Vende joyas/relojes y eso se lee, pero como siempre, porque el nuevo recurso no se integró ni provocó nada diferente. Las gaviotas son literalmente aves de paso.

No es un ejemplo de “mucho naranja y mucha creatividad”. Y al menos por lo que muestra la foto, tampoco tuvo intención de darle una atmósfera intimista o especial a través de la luz.

 

GANADORAS

 

Participaron más de 1000 vidrieras de todo el país. “Creatividad en estado puro”, anunció Naranja en su Facebook.

Veamos…

vidriera-Tarjeta-Naranja-primer-puesto

Sofisticado efecto lumínico… el rebote de los focos en el banner… Ah, y “sin saturar el cuadro”, pusieron en el piso hasta un cartelito con el chulengo, para galopar con las mollejas por la Champs Elysées!!!

Tarjeta-Naranja-vidriera-2

El clima luminoso viene en el próximo tren… Parará en la Maison du Chocolat?. Ah no, cierto que este bondinho se va a Río… 

baño

Ahhh, éste sí!. No será el baño versallesco de María Antonieta, pero que lo hizo naranja, ponele la guillotina…

cama-bebeSi le apagan la luz (de la calle), el baby capaz sueñe con la síntesis de elementos en el campo visual… 

vidriera naranja

Idem anterior: flor, florcitas, guirnalditas, moñitos, tulcito y hasta colas de zorro!!!. La reina del minimalismo para la envidia de la nueva colección de Dior!.

 

En fin… Hasta fue raro el proceso. Aún hoy la web dice que el plazo era hasta esta semana y que se conocerían los ganadores el 8 de noviembre…

cronograma

 

CONCLUSIÓN

El premio principal del concurso de Tarjeta Naranja era un viaje a París (el año pasado eran $35.000).

Precisamente en París, meca de la moda y el arte comercial, las vidrieras son verdaderas puestas teatrales (muchas fabulosas) donde predomina el concepto artístico sobre el producto. Si ese hubiera sido el leit motiv, seguro ganaba la obra de Cielo y Tierra.

Pero en caso de marcas “normales”, que no tienen la dimensión y universalidad de un Vuitton, se prioriza la coherencia con el rubro y está bien. De hecho fue lo único que se respetó. El resto de pautas se perdió como la seriedad de una competencia sin jurado a la vista.

Por qué?. Creo que La Tarjeta lo hace como una acción más de su propio marketing, con el fin de aumentar su visibilidad. El negocio para ellos es redondo. Comercios de todo el país exhibiendo su marca por 1 mes.

Mientras anotarse sea gratis y esté el codiciado viaje como incentivo, habrá vidrieras naranjas para hacer dulce…

 

Bonus…

 

Las vidrieras deben atraer, sorprender y VENDER!.

Para eso se usa todo tipo de recursos. Gigantografías, corpóreos, muebles reales, motos, bicicletas, carromatos o autos retro como los de Prada. Animales exóticos como los de Hermès o caballos blancos de carrusel como los de Louis Vuitton.

También maniquíes en las más increíbles situaciones o modelos vivientes como los de Versace y Guess, hasta los chenchuales muchachos de Abercrombie (que se copiaron muchas marcas de lencería y trajes de baño).

vidriera-viviente

Solución para el próximo año del concurso de la tarjeta cordobesa: ZungaZ naranjas para todos… y todas contentas con el segundo puesto: el viaje a Río de Janeiro!

Van a ver cómo se terminan las diZcuZiones…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>