Día de la Tradición: el final del Martín Fierro…

 

Martín-Fierro

Aclaro por el precio que este aviso tiene más de 15 años. (No, no es donde comen Moreno y Pimpi Colombo…)

Seguro lo tenés presente. El Martín Fierro fue uno de los restaurantes más emblemáticos de Junín. Aunque la marca no le echó el pial precisamente a la cocina del rancho ni a la vigüela del gaucho. (Raro imaginarse al Viejo Vizcacha entrándole a un canapé del “Buffet Froid”…).

Nunca fue un asador criollazo ni organizó la fiesta del salame campero. Por el contrario, era re top. Igual que si un evento tenía el “servicio de lunch” de Los Troncos.

Al menos eso recuerdo yo. Aunque viviendo en Morse, hasta venir “a lo’ Macucho” era un acontecimiento pa’ empilcharse lindo, ja!.

De calle Avellaneda (si no me falla), Martín Fierro se mudó al salón vidriado de la Rural sobre la Ruta 7. No donde ahora está la carpa de La Carmiña, sino más sobre la Mercedes Benz.

Y qué quedó en su antiguo salón del centro juninense?. Esto!

Martín-Fierro-Junín

A la pampa llegó la globalización, que si fuera por la Iglesia todavía sería la “cuadralización” (jeje hereje…).

Como vemos, obró el milagro. El máximo paisano argentino puso el estéreo en el cimarrón para sintonizar la evangélica 94.1…

Pobre José Hernández. Si hubiera sospechado este final, hoy seguro se cumplían 179 años del nacimiento de un poeta dedicado… a los compadritos del Abasto! jajaaa

 

Todavía está crudo…

 

Qué güeno sería tener en Junín alguna parrilla tipo La Estancia de peatonal Lavalle, con sus fogones a la vista y los chivitos a la cruz. (Siempre quise algo así).

Existen algunas “mesturas”, pero faltan leguas. Ej: a la que tiene un nombre alusivo no le corresponde la ambientación y demás aperos que completen su sentido. Otras, que ni nombre de pago adentro parece que le salió al payador, zafan sólo por la buena atención o la calidad de la carne.

Sin intención de mayor análisis y desde mi gusto personal, rescato:

Vía Pampa (H. Yrigoyen y Gral. Paz). Me encanta esa esquina y el nuevo color exterior (amarillosa y no rosa). Pero su clima es ruidoso y cero íntimo.

Don Cabrera (Cabrera y R.E. de San Martín). Me encanta la ochava antigua, los muebles de pinotea y las sillitas de colores (desde que acertadamente reemplazó las Colombraro blancas…).

Juana (R.E. de San Martín entre S. Peña y Gral Paz). El nombre no aporta nada, pero es hoy la casona que más historia y encanto tiene.

La Fusta (Mitre y Moreno). Humeante y sabrosa esquina frente a la plaza 9 de Julio. No es para comer ahí, pero tiene asado y pollo de rechupete pa’ llevar a las casas.

Desde el 2000 mi archivo muestra varias propuestas que quedaron en las cenizas: Tamir, Vinicius, Tarquino, Lo de Flor, Don Pedro, La Estación, La Meson del Parque (luego Le Parc). Eran las épocas de la parrilla libre a $ 8 y de casi ninguna conciencia de diferenciación. (Bue, muy poco cambió aparte del precio).

Hoy siguen El Estribo, La Salida, La Posada del Mendocino, La Carpa, Los Vascos, La Cantina, y seguro alguna que me estoy olvidando.

Pero insisto, Junín nos debe un auténtico asador criollo. Y no sólo por el turismo. Como dije en la nota anterior del Premio Mercurio, según los últimos estudios que presentó la consultora de Guillermo Oliveto, la argentinidad está más al palo que nunca. Lo local se revaloriza mucho más allá de Messi, y las marcas que saben leer el clima de época, le sacan partido…

 

Consejos de Martín Fierro para cualquier negocio de éxito…

 

Tener un objetivo claro:

“No andés cambiando de cueva, hacé las que hace el ratón, conservate en el rincón en que empezó tu existencia: vaca que cambia querencia se atrasa en la parición”.

Aprovechar la oportunidad:

“Aprovecha la ocasión el hombre que es diligente, y tenganló bien presente, si al compararla no yerro: la ocasión es como el fierro, se ha de machacar caliente”.

Asesorarse antes de actuar:

“Procuren, si son cantores, el cantar con sentimiento, no tiemplen el estrumento por solo el gusto de hablar, y acostumbrensé a cantar en cosas de jundamento”.

Tener convicción:

“Para vencer un peligro, salvar de cualquier abismo, por esperencia lo afirmo: más que el sable y que la lanza, suele servir la confianza que el hombre tiene en sí mismo”.

Tener constancia y paciencia:

“El zorro que ya es corrido dende lejos la olfatea, no se apure quien desea hacer lo que le aproveche: la vaca que más rumea es la que da mejor leche”.

Monitorear a la competencia:

“Ansí, como tal les digo que vivan con precaución: naides sabe en qué rincón se oculta el que es su enemigo”.

Cuidar la imagen de la marca (ojo con Vermú!):

“Muchas cosas pierde el hombre que a veces las vuelve a hallar, pero les debo enseñar, y es güeno que lo recuerden: si la vergüenza se pierde, jamás se vuelve a encontrar”.

Y si los negocios no son para vos (o te comiste todo en el Martín Fierro) el Viejo Vizcacha no te anda con rodeos…

“Al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen”.

 

Yapitas tradicionales… 

 

La marca con más identidad nacional de los últimos años es Cardón (tan argentina que compró Pampero de Alpargatas).

De hecho fue la primera en asociarse al proyecto “marca país”, donde luego se integraron La Martina, Havanna, El Noble, Lumilagro, La Abuela Goye, Dulce de Leche San Ignacio, entre otras.

Acá, visitando el local más “recoleto” de Capital sobre Av. Alvear.

Cardón

 

Otras notas que hice sobre el tema “autótono”:

La Matera, nuestro “Cardón local”

http://verorezk.com/2012/11/la-matera-toma-mate-con-marketing/

Fortín Colorado, el nuevo almacén campero de Junín

http://verorezk.com/2013/05/nuevo-almacen-campero-en-junin-otra-obra-de-la-clave/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>