Si sos un queso para el Marketing, aprendé del ratón Mickey!

 

Vero-Rezk-Michey-Mouse

En Magic Kingdom hace muuuuchos años. No tantos como los 85 que cumplió Mickey!

 

Éste es el homenaje a uno de los símbolos mundiales de la cultura popular y del Marketing.

Diferenciación, valor agregado, vivencia sensorial, vínculo emotivo, innovación, sorpresa… Todo lo que debe tener una marca exitosa, en Disney lo aprendés más rápido que tirándote de la Splash Mountain.

Nació para reemplazar a un conejo, y vaya paradoja, su mayor competencia fue Bugs Bunny de la Warner (además del Pato Donald de su propia casa…).

Apareció el 18 de noviembre del 28 en el primer corto sonoro, donde el propio Walt Disney le puso su voz (como hacía el publicista Ramiro Agulla para sus avisos de Quilmes, salvando las distancias…).

Fue el primer personaje animado en tener una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Y Walt Disney recibió un Oscar por su creación. Dicho sea de paso, la peli aniversario (para la cual lo rediseñaron en un mix vintage con lo último en 3D) se estrena en unos días y estará en los premios de la Academia.

Mickey es el rey del merchandising. Tanto, que cuando una empresa se excede en su promoción, se dice que se “disneyliza”.

Tuvo desde comics, películas, cortos de TV, videojuegos, cuadros de Andy Warhol, hasta los productos menos sospechados. Se dice que el primero fue un reloj pulsera. Pero en el Disney Store te juro que vi desde vajilla hasta paquetes de fideos!.

A la salida de cada juego, tenés un estratégico “kiosquito” con toda la tentación junta. Igual que al final del recorrido de la Capilla Sixtina en los Museos Vaticanos. Para que veas cómo está el mundo capitalista…

A eso agregale la presencia “real” de Mickey en los parques, donde interactúa con Minnie, Donald, Pluto, Goofy y demás amigos del cine.

Animal-Kingdom

(Siempre seria porque tenía los brackets de Petraglia, ja!)

Todos los detalles están genialmente pensados. Incluso en el Animal Kingdom (lo conocí en su primer año de inauguración), los personajes se lookean con equipos de safari, listos para la fabulosa excursión por el Kilimanjaro.

Disney es “marketing por naturaleza”. De hecho, si vas a Busch Gardens, otro famoso “zoo parque” en Tampa que no es del imperio de Orlando, comprobás la diferencia. Porque le falta justo eso: la presencia de Mickey, la magia de la marca Disney!. Que no sólo te vuelve a la infancia, sino que te hace disfrutar y comprar casi en otro plano de “conciencia”. Vi padres esperar el autógrafo con más ansiedad que sus chicos, o comprarse la vincha de las orejas para sacarse la foto totalmente “poseídos”.

La experiencia de consumo es única. Por si fuera poco, Disney hace alianzas con Coca Cola. Todavía conservo un vaso donde está Mickey con unos monitos junto al Árbol de la Vida (ícono de Animal Kingdom), unos binoculares y una cantimplorita que tiene el logo de la feliz bebida.

Bueno… Daría para comentar 85 días. Pero éste es principalmente un espacio para casos de Junín. Aunque como ves, bien justificados están estos gustos internacionales de los que siempre se aprende algo!.

Por los fantásticos momentos, y por todo lo que me enseñó, Mickey merece como mínimo que mueva el mouse en su honor…

Michey-Mouse1

El viaje se termina, pero la lección de Disney te la llevás para siempre con Mickey…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>