Junín 186 años: el auto del choque… (de marcas)

 

sorteo-auto-Fiesta-Junín

Primero aclaro. El Gol que se ganó Biondini es una joyita. (Chiste obvio si los hay…).

Pero como detallista marketinera, algo me hizo ruido. Y no fue el motor.

El auto, que si lo soñabas andá a reclamarle a Gardel porque ya tiene dueño cantor, es un Volkswagen que en su parabrisas tenía plotteado “RUSSONIELLO”.

Analicemos…

RUSSONIELLO Junín es Concesionario Oficial Ford (junto a Flores y Villa Luro, según su propia web). Es más, dice que tiene los primeros lugares de venta dentro de Ford Argentina.

Russoniello-Junín-Ford

Russoniello-Junín-Ford1

En los diarios locales, hace tiempo que saca páginas enteras promocionando Fiesta, Focus, EcoSport, Ranger, Mondeo y demás criaturas de la marca del siglo y la fábrica de Pacheco.

RUSSONIELLO también vende VW, pero en Acassuso (que hasta tiene web aparte).

Russoniello agencias

 

Russoniello-Acassuso-VW

Acá, en la ciudad de los 186 pirulos, los modelos Gol, Suran, Fox, Passat, Vento, Bora (y casi hasta el New Beetle del Dr. Heyabo…) son sinónimo de MONTANARI, el del imponente centro de exposición frente a la Rural.

De hecho, su web es www.montanariVW.com.ar, y tiene el único service oficial de la marca en Junín, Pergamino y la zona.

Montanari-Junín1

Montanari-Junín

Ford “fue” VW cuando se creó Autolatina en Argentina y Brasil, pero la fusión sólo duró del 87 al 95.

Entonces?. La gente se confunde.

O sea, si RUSSONIELLO pretende posicionarse como agencia (lo lógico por sobre los fabricantes), se tendría que haber jugado y entregar un “Fiesta” para la Fiesta. O sea, un Ford!!!. Del color que quisiera Meoni, siempre y cuando fuera negro, diría el “empático” Henry…

Russoniello-Junín-Ford-Fiesta

Y si no querían poner diferencia (obvio que Meoni buscaba el más barato), la otra opción era no aparecer en el auspicio. Venderlo y listo, ya que, según me informaron, la Muni pagó el auto los “80” que sale. No fue un canje publicitario.

Al margen, surge el tema siempre discutido: si la gente prefiere un auto o varios premios menores. Andá a conformar a todos…

Lo que planteo no pasa por ese lado, ni por cómo patalean las demás concesionarias locales que se sienten boicoteadas. Muestro el conflicto del mensaje y su efecto para la imagen de la agencia Ford.

Siempre ves RUSSONIELLO = FORD. Pero el auto que estuvo en exhibición durante días en pleno centro y se llevó Biondini es un VW = MONTANARI.

No se explica.

Quizás RUSSONIELLO creyó que con eso le salpicaba la tierrita de la acelerada a MONTANARI.“Mirá, yo también tengo VW…” (mirá mamá, manejo sin manos, mirá, manejo sin dientes… un vivo bárbaro).

Es justo al revés. Cuando la competencia te saca el V6, vos le respondés con el V8… Eso es verdadero espíritu Ford. Y marketing del bueno.

“Desafía los límites” decía el Focus… Pero con las marcas tienen que estar muy claros. Y así como se vio, identificar RUSSONIELLO por sobre su rival es más difícil que distinguir a los hermanos Gálvez con casco.

“Usted sabe lo que un Ford significa” fue el slogan más recordado de la marca “yanqui-argenta”. Mmm, significa que le da lo mismo un VW alemán?.

Ahora habrá que ver dónde Biondini le hará el service de los 15 mil. Esperemos que no lo pongan como Van Damme entre los Volvo… Pooobre!!!!

Bueno… Al menos “afinado” lo va a tener. Chan chan…

 

Yapa que agradecerán los fierreros… 

 

Mirá si RUSSONIELLO tiene para mostrar que es “Raza fuerte”. Y anda pichuleando con unGolcito VW… Por favor!.

Ford es una de las marcas de más arraigo y éxito en nuestro país. Acaba de cumplir su centenario.

Ford-enlozado

(Me guardo el secreto del lugar donde encontré esta codiciada reliquia…)

En el 1er Mega Evento de las Comunicaciones de Marketing que se hizo en el Sheraton en 2003 (que ya te conté por AXE), fue uno de los casos que le pasó lustre con silicona al manual de “cómo comunicar” para que una empresa vaya sobre ruedas.

La agencia publicitaria Walter Thompson expuso “Ford y los argentinos”, para dar fe de cómo la marca americana se adaptó al gusto local y se convirtió en un clásico y una pasión.

Símbolo del campo, el trabajo duro y del automovilismo, desde los hermanos Gálvez y los Emiliozzi, al TC de Traverso, Aventín, Castellano, los Di Palma, Ortelli o Ponce de León.

Ford-Galvez-Ponce-de-León

Ford es tradición, robustez, potencia, calidad, seguridad, confiabilidad. Pero sobre todo, un sentimiento. Por eso la gente se lleva la bandera del autódromo como trofeo y los de marketing tienen que poner como 400 en vez de 15 en cada carrera.

Ford tiene hitos fierreros y publicitarios.

Arriba del podio, F100 “La pick up más fuerte de la Argentina” o “La pick up del país” (slogan que le plagió Toyota en la campaña con La Sole).

La F100 guapeaba los golpes y se sometió a todas las pruebas posibles. El comercial donde la tiran de un Hércules de la Fuerza Aérea está en el hall de la fama de los Premios Clio y es el aviso más ganador de la historia argentina.

Ford-Hércules

Otros poderosos fueron los camiones 350 y 600.

El Falcon (ícono 100% local). “El irremplazable” que se cambiaba de modelo sin siquiera mirar lo que ofrecía la competencia. Así fue en los 70, 80 y hasta con el último que se fabricó en el 91.

Ford-Falcon

En los famosos test, le corrió carrera a un caballo (como Bolt al metrobus…). Y tuvo el primer PNT de la tele: “La Familia Falcón”. Una comedia que mostraba tradiciones y valores sin hablar del auto. Inédito para la época.

Familia-Falcon

El Taunus del 74, que fue el primer deportivo y hacía más km que de la tierra a la Luna… Su aviso “Torero” ganó un Clio como la F100.

El Sierra del 84, lanzado como la joya tecnológica o la perfección. Con una prueba en pista ante los ojos de la ex de Macri en calzas blancas…

El Escort del 88, un mito que llegó a ser el N° 1 del mundo.

El Galaxy del 92, el Orion del 94 y los del nuevo milenio: Fiesta (“Cuántos sentimientos entran en un auto?”), Mondeo, Explorer, nuevo Escort y nueva F100 (la gente no dejó que le cambiaran el nombre). Y la heredera Ranger (“En el campo se nace todo terreno”), mostrando hasta el parto de una vaca.

La gran novedad fue el Ka del 97. “Abrí tu mente”, decía el Ford extrovertido con el que lograron que mujeres (casi la mitad de compradoras) y jóvenes se sumaran a la marca. Fue algo totalmente distinto.

El Ka inauguró un nuevo lenguaje pero sin dejar de lado la historia. También fue revolucionaria la EcoSport (“Subite a la vida que querés vivir”).

Ford-T-Ford-Ka

Con Focus, Ka y Mondeo Ford tuvo los primeros 3 lugares en el ranking de ventas. Y el Ford T fue el auto del siglo (pasado, obvio).

Eso fue lo que rescaté de mis apuntes del Sheraton. Claro que en estos últimos 10 años hubo más avances de la marca. Pero lo dicho basta para ver lo poco que algunos conocen lo que venden.

Esa es mi conclusión. Si RUSSONIELLO supiera lo que realmente es Ford, no se hubiera subido a un Gol para ir a la Fiesta de Junín…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>