Tomamos un helado en Junín? (2da parte)

 

Heladerías-JunínA quién no le pasó?. Lo terminás, te comés hasta la pasta, y ya querés otro!. Es que hay cosa más rica?. (Sólo conozco 2 personas que lo cambian por un flan o un mousse de chocolate).

Acá también vamos por la segunda vuelta. Tenemos mucho cucurucho para analizar y empacharnos de… ¿marketing?.

En la nota anterior, dije que con tanta competencia la única receta segura es la diferenciación. Pero no a base de “frutilla más, frutilla menos”. Las heladerías necesitan clavar la oblea en el lugar correcto. Dar algo distinto no sólo desde lo físico sino desde lo emocional.

Por qué no basta con que sea la más nueva o la que más gustos inventa?. Porque estamos tan saturados de estímulos, que si no se nos prende al cuore, es muy fácil que la cambiemos por otra.

(Mirá si habrá competencia u opciones, que mientras escribo esto estoy comiendo helado, pero un postrecito Danette de dulce de leche que puse en el freezer. Mortal).

Sigamos de recorrida por el centro para ver si alguna logra sorprendernos

 

EL PORTAL

El clásico de Villa Belgrano y la Cuesta de Sáenz Peña.

Heladería-El-Portal-Junín

Muy setentosa y “cubana”. Colores Caribe kitsch, espejos, cuerina, cortinita plástica… Lo peor es que no está hecho a propósito. Porque bien podría ser una heladería retro con cucharitas de madera e imágenes de niños recién cambiaditos para el paseo (la típica ocasión de consumo de hace 30 años y más).

Pero no. EL PORTAL es vieja porque nunca le abrió la puerta a la innovación.

Como IRIS, tendría hasta una doble ventaja al poner en valor la marca. La memoria emotiva para los grandes, y lo vintage como gancho pop para las nuevas generaciones. (Imagino gráficas de pibes con campera Adidas y zapas Pony entrándole a las cerezas a la panna!. Ja!).

Qué cosa. Mirá que tienen insumos para seguir en la punta del copo, y sin embargo se quedan colgadas como crema del cielo en la Luna…

Paradoja: en el vidrio dice wi-fi, pero ellos ni figuran en la web. O sea, alguno hasta puede sentarse a pedir el delivery online de SANFRA…

Insólito. Busqué imágenes de “Heladería El Portal Junín” y aparezco yo tomando helado de BAMBI!. Eso ya es grave.

No estar donde hoy está la gente es un descuido de alto riesgo. Una crisis como la actual no te puede agarrar con el baño de choco tan quebrado.

Importante: omito analizar Tele y Radio (en caso de que alguna tenga avisos) porque si falla el local y la web, ya no hay con qué remontarlo. 

 

TÍO LUCAS

Anexo a la pizzería homónima de Sáenz Peña. Y con SANFRA ahí nomás, en la misma cuadra.

Tío Lucas es el pelado ojeroso de la familia de Morticia. Pero en este caso, lo más “Addams” que tiene es estar cerca de los chicles de Susy…

Heladería-Tío-Lucas-4

Quizás algún día se le enciende en serio la lamparita. Por ahora usa una estética cup cake o femenina vintage (¿?) para promocionar el ¼ o ½ de regalo por cada kilo de helado.

Sólo porque es tendencia. Eso es ignorar lo básico de posicionamiento e identidad de marca.

Heladería-Tío-Lucas-3

Naif, colorido y a lunares. Igualito al look veraniego de Morticia… 

Tío-Lucas-1

Glamour cinematográfico y plumas para una heladería standard?. Y encima para una promo de amigos… Capaz que sí, es la estrategia de los “locos” Addams…

Tío-Lucas-3

Qué tiene de “pin-up” Tío Lucas?. Que el cucurucho parece un pino al revés?. O que el logo es verde?. 

Heladería-Tío-Lucas-1

Si fuera una publicidad de depilación de axilas qué le ponen?. Al Tío Lucas tomando helado?. Y esa paisana mexicana es María Félix con un granizado de frijoles?

De lo más incoherente que vi en una marca. Para ser bien clara: no tiene nada que ver su estilo de comunicación con su realidad (nombre, local, servicio, etc).

En el diario o en la web (y como en la peli), a TÍO LUCAS parece que hasta le cae en gracia hacerle daño a su propia imagen.

 

LOS ALPES

Hace años estuvo en Hipólito Yrigoyen (Waiting, hoy Rapipago). Ahora está en una esquina de 12 de Octubre, a 1 cuadra de la “alta renovada” Plaza Marcilla.

Heladería-Los-Alpes-Junín

Casi otra “Tío Lucas” del marketing.

Es verde pistacho (y verde agua con toldo amarillo en la sucursal Avellaneda). Si se llamara Los Prados sería toda blanca nieve?. Y lo “alpino”?. Y el esquiador del logo?. Hizo la gran Schumacher?.

Una heladería Los Alpes de España (la primera que encontrás googleando) también es verde, pero ya se pasa pal’otro lado con la referencia explícita. Aunque creo que es preferible…

Heladería-Los-Alpes-España

No me canso de machacarlo. La coherencia entre nombre y “demás” ayuda a asociar y memorizar. Y por qué es tan importante?. Porque al cliente hay que hacerle fácil la diferenciación y elección.

Repito los ejemplos que más me gustan: las chocolaterías de Bariloche.

Abuela Goye (que también vende helados). Ves a la abuela en la entrada. Huele a cabaña de abuelita chocolatera. Los frascos de dulces caseros tienen hasta la tapita al crochet de la abuela. La bolsa tiene el logo con la abuela… Tu mente une todo y se lo graba. De la abuela es seguro.

Lo mismo si pasás por Mamuschka. Es rojo como la plaza de Moscú. Las muñecotas rusas te giran arriba de la puerta. Todas las latas tienen mamuschkas pintadas. Entrás a la web y es una continuación del local…

No hay forma de confundirlas entre sí. Y eso que en Bariloche hay chocolaterías…

Mamuschka-Abuela-Goye

Hasta en el jardín se usa esa lógica. Si la obra se llama Caperucita Roja, la protagonista tendrá su capita (acaso verde???) y su canastita, los padres se disfrazarán de árboles o animalitos, y siempre verás la historia del bosque con el lobo, no con Bambi…

Volviendo a la heladería juninense… No tiene nada de Alpes, y si la marca no existe como tal (un todo) no existe en nuestra cabeza. Desaprovechar eso es media batalla perdida.

Y en Internet qué pasa?. Los Alpes barranca abajo. Alud. En Google aparecen fotos de cuando la asaltaron. Sin palabras.

 

SEI TU

Una empresa de tanos radicada en el GBA que desde hace más de 15 años fabrica y vende en todo el país. En Junín tiene varias sucursales, con su esquina más importante frente a la terminal (donde estuvo la pista de patinaje Alaska).

Sei-Tu-Junín

Tiene una web decente. Pero hace agua en lo que cuenta como su “visión” de negocio.

SEI TU dice que quiere ser una de las empresas referentes y preferidas. Y quién no quiere serlo?. Eso es un “sueño genérico”. Lo importante es qué hace para ser la elegida entre las demás opciones.

Ahí viene su grueso error estratégico. Dice que el diferencial es la calidad de sus productos. Menos 10 grados en marketing. Si hay algo que NO te viene a la mente cuando ves un cartel de SEI TU es el atributo calidad. Aunque tenga un nivel aceptable, no se destaca por eso!.

Parece que no conoce su mercado, sus fortalezas/debilidades, ni usa el sentido común. Imaginate. Si SEI TU se cree sinónimo de calidad, cómo clasificará a FREDDO, VOLTA, PERSICCO o BAMBI y COGNIGNI de Junín?.

SEI TU es claramente familiar y popular. Tanto, que auspicia el bizarro “Peligro sin Codificar” por Telefé.

Sei-Tu-personaje

Un buen intento. En la web tiene una sección especial con juegos para chicos (“Mundo Giovanni”). Para pintar, armar rompecabezas y guardarlos como wallpapers.

Crear personajes es útil, pero si tiene una correlación con las demás acciones.

 

GRIDO

La marca cordobesa que según su web, marcó un antes y un después en la historia de los helados en el país. (No será mucho?, decía la Canosa…).

Lo cierto es que tiene más de 1000 franquicias. En Junín, su esquina más importante está frente a la plaza de los niños, donde estuvo Betos y antes, el Banco Industrial.

Grido-Junín

GRIDO es accesible para la familia.

Como SEI TU, también tiene un personaje infantil: Super Gridito, héroe de un comic que se entrega con la compra de ese sabor, junto a un juguete sorpresa. Y es lo único que tiene como contenido en su Face local (Grido Junín) para deleite de sus casi 500 seguidores…

Este verano desarrolla acciones promocionales en la costa. Flashmob con el “tema Grido del verano” (cómo se extraña la sombrilla de CTI…), y hasta una Playa Grido cerca de Carlos Paz, complejo propio con pileta, asadores, restaurant, etc.

Hago lo que quiero porque ya es verano… (lindo mensaje para los Griditos…)

 

Y de Córdoba pasamos a las nuevas franquicias santafesinas. No es casual. Rosario tiene el consumo heladero más alto del país.

 

LA MONTEVIDEANA

Una histórica hoy recuperada, como aquellos Laponia (la del inolvidable Patalín).

La-Montevideana Junín

La marca del “furgoncito uruguayo” pero azul Banco Francés, está sobre la Av. Bto. de Miguel. Es mayorista y minorista. Tiene desde palitos “impulsivos”, pasando por capelinas, sundae, batidos, yogur helado, a los postres para el domingo y los clásicos baldes familiares (como tenía Víctor o tiene Calzia). Además te lleva la barra a tu evento (con gazebo y todo).

En el Face local “La Montevideana Junín” tiene 1000 contactos, pero sólo te muestra los productos (que repite y repite), y está lleno de etiquetados involuntarios de distintos rubros (ropa, comida).

 

COPAHUE

La homónima del hotel no es precisamente 4 estrellas pero cumple su misión para los que juegan bajo el sol.

Está en la esquina frente a la “rollera” plaza 9 de Julio, la que se llena de chicos (y padres que la tienen fácil cruzándose por la recompensa).

Heladería-Copahue-Junín

La esquina que antes fue Allario Automotores

Heladería-Copahue-Junín

Tiene colores bosteros (perdón por la comparación gastronómica), y onda popu estilo SEI TU. Helado barato y mucho lugar para sentarse y mirar para el obelisco.

Curiosidad: el logo tiene las letras con nieve arriba como Laponia. En ese caso, la marca tendría que ser Caviahue, porque Copahue son termas con fumarolas volcánicas, no cerros helados…

Si bien no es infantil (falta una así en Junín), tiene algunos asientitos de Violetta y puso inflables gratis cuando inauguró en la primavera pasada.

Presencia online?. En el perfil de Facebook muestra las franquicias y productos. Y cuál es la novedad?.

 

YO

En la Cuesta, entre EL PORTAL y BAMBI, está la versión egocéntrica de “la Chicago” argentina…

Azul tipo GRIDO y con los gustos ploteados tipo COGNIGNI. Muy gélida, onda Absolut Vodka Icebar…

YO-heladerías

YO viene de las heladerías YOMO de Rosario (que tienen como 40 años). Tiene productos hogareños, impulsivos, gastronómicos, tragos frutales, milk shake, café frío. Lo que dije en la primera parte de la nota: todo imitable. Con eso solo no se sostiene una marca.

Como SEI TU, expone su “visión de negocio” en su website. YO aspira a ser la mejor empresa productora y comercializadora de helados a nivel nacional (…) y que todos los amantes del helado la elijan por el sabor y la calidad de sus productos.

Se propone que esa “diferenciación” le permita posicionarse para atender nuevos mercados nacionales e internacionales. De nuevo: gran pifiada. Para que el mundo identifique su sabor/calidad como marca de origen, sabés el dulce de leche Chimbote y los chocolates Bariloche que tendría que meterle a los helados?.

Claro está que no es el caso.

YO-heladerías1

(Ah, me viene bien para aclarar. Las fotos de esta nota son de las respectivas páginas web y otras mías porque las saqué YO).

No me quiero olvidar de CARLITOS. Bueno, imposible después de la foto que le saqué el año pasado en el “Centro Comercial” Rivadavia de Villa!.

Helados-Carlitos-Junín

Carlitos está en la web? (aparte del baño con Glade Toque…). No, pero si es para escribir como en el blindex, mejor que ni aparezca!

 

CONCLUSIÓN

 

Como consumidores (no sólo de helados) podemos darnos un atracón de opciones. Eso hace cada vez más imperioso para las marcas profesionalizar su marketing con el fin de ser digeridas.

En el Junín bajo cero hubo y hay de todo. Desde Richmond’s y Tomino (que hace muuuchos años vendían helados), pasando por Massera (en Ataliva Roca donde hoy está la Farmacia Amcipa), La Fe de Pergamino (en shoppingcito El Patio), Chaltén (en Rivadavia, donde hoy está Decoraciones Confort de Piotte), Costa Piré, Portobello, y seguro unas cuantas más que quedaron en el freezer.

A todo eso, sumale los envasados de kioscos y supermercados como ARCOR, ICE CREAM, KIBON O FRIGOR (mmm, los chomp antes de la salmonella).

Aún así, la mayoría de las heladerías locales sigue pensando que puede sustentar un éxito desde aspectos técnicos (sabor, calidad, red de distribución). Ninguna habla de qué historia comparte con la gente o qué conexión “humana” logra la marca para que alguien quiera esa y no la de enfrente.

No veo buen futuro para los que cometen errores no forzados como los que vimos. Es muy complicado (desde mentalidad y costos), hacer todo junto lo que no se hizo gradualmente en años.

Mal momento para revertir situaciones. Pero ya estamos acostumbrados.

A propósito, y como dicen los maestros marketineros, termino con una “lectura de los tiempos”. No te asombres si para los próximos acuerdos de precios, inventan el índice Fitz Roy con frutos del bosque…

Chaltén

Fijate lo que salían hace 15 años. Prueba de que los helados no se congelan…

Ah, me queda la yapa que prometí. (Va antes del finde).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>