De Fantoche a Jorgito…

(Sólo para docentes que merecen una alegría…)

 

Después de días tensos conviene relajar hablando de otra cosa…

Por eso Cristina se olvidó del paro y contó por cadena nacional sobre el relleno financiero que le dio a los alfajores Fantoche. (Qué sutileza, hablar de títere mamarrachesco, digo de Fantoche, justo sentada al lado de Scioli…).

Fantoche es la marca que desde hace 45 años fabrica uno de los máximos fetiches argentinos.

Fantoche-triple-mini

“Los inventores mundiales del alfajor triple”, dijo ella con el mismo orgullo que si le contara un hat-trick de Messi al Papa Francisco…

Eso sí, el “sampling” que le dio la empresa era Mini para que no engorde. Igual alimentó todo tipo de hashtags en contra y hasta el repudio a la propia marca (que la ligó sin comerla ni beberla…).

Todo muy simbólico. El alfajor es la clásica merienda del recreo de 3 generaciones. Pero de los chicos sin clases, ni palabra!. Y no precisamente porque se lo metió “a lo Tinelli” hasta las fauces.

Nuestra “mamá” (Cora) además de mal medicada, está mal asesorada. Tenía en sus manos la solución para el conflicto y la dejó pasar. Si hubiera hecho el acting con el alfajor de la competencia, hasta De Lucía se ponía el guardapolvos ad honorem!.

No, no hablo de alfajores tucumanos ni del chaqueño Capitanich del Espacio…

Capitanich-del-Espacio

Me refiero a Jorgito, el que, como Fantoche, también va a la escuela desde hace 60 años. 

Y a Jorgito de Avenida Brasil, el que logra que las maestras vuelvan cachondas y eufóricas a las 5 de la tarde, aunque los pibes se hayan portado como motín en la Rocinha.

Jorgito-alfajorcitos

La novela (fenómeno mundial) trata la historia de Rita/Nina, una niña abandonada en un basural que tiene más dramas que Nazarena. Después de pasarlo horrible, se reencuentra de grande con su amor Jorgito. Pero justo es el hijo de su ex madrastra Carminha de la que se tiene que vengar por todo aquello!.

Para que veas que hay cosas peores que ser docente en la provincia de Buenos Aires…

Jorgito

 

(Dos migas de alfajor… Seguro hoy salen en los parecidos de TVR…)

La cuestión es que si Cristina anunciaba Jorgitos para todas, era el hito (leé bien, dije hito!) de la década ganada.

Ni hablar si en vez del alfajor carioca, se la jugaba con el Conito Jorgito, que según el sitio Taringa, tiene una importante penetración en el mercado de golosinas…

Jorgito-conito

(Chicas, no hace falta que me envíen los comentarios…)

Siguiendo la línea, hasta podría haber propuesto el ménage à trois (3 tapas) Jorgelín. A propósito: nombre para que el pionero Fantoche le gane el triple de mercado. Porque “lín” suena a chiquilín, benjamín, Tatín. Todo lo contrario a alfajor Grandote (del cual ya imaginamos los apreciados atributos…).

Creo que si siguen las paritarias, alguien le avisará y mamá Cris le decretará esta idea al hijo Daniel. Pero por las dudas, si ves que en la nuevas asignaciones alfajoreras no te toca ni la campana, podés autoabastecerte en el kiosco más cercano. O sea, en lo posible que no tengas que irte hasta Río de Janeiro. (Aunque ahora viajan los de clase baja, en especial si llevan bombo como Tula…).

Como plan B, recordá que Jorgito también tiene alfajorcitos y bizcochitos de grasa para hacerte el mate…

Y si el bombón Jorgito no te da masa ni dulce de leche, probá con un WhatsApp a Rial que agarra viaje seguro!!!.

Suerte. Que el lunes empiece la mejor novela!!!.

(Se viene Baradel en zunga?).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>