De la tecnología de Bringeri a la Edad Media sin “filtro”…

Buscando entre las marcas añosas para elegir las que voy a homenajear, me encontré con esto…

escudo-aniversario

Son de publicidades que están saliendo en simultáneo.

Primero pensé: dónde venden el molde?.

Pero no. Debe tener un fundamento más profundo. Seguro que de tanto batallar con lo vintage, algunos volvieron a la heráldica medieval, esos escudos que usaba la realeza para identificar sus dinastías. (Aunque digamos que copiarse no tiene mucho de “caballero” ni de “noble”…).

Es curioso, porque la primera regla de los heraldos es no tomar las armas de otros. Salvo que esas armas se hereden. En tal caso, no sólo se hacen propias con orgullo, sino que es una obligación contribuir a su gloria (“Nobleza obliga”).

A propósito de herencia “involuntaria”: a quién le tocará el próximo escudito?. Esperemos que al menos le agreguen un vero distinto (juro que es un adorno heráldico). O una foto distractora de las hermanas “Escudero” (sin peto, para de paso publicarlas en Vermú…).

Son opciones. También pueden seguir con el plagio como estandarte, pero con casco, así no los descubren tan fácil…

Obvio que no me refiero a este blog, donde de un sablazo les saco la ficha y la coraza completa. Es más, conmigo no se salvan ni los gladiadores romanos…

gladiador-Roma

Más datos de la Wiki: una tradición heráldica era juntar los escudos de los cónyuges. El marido a la derecha (lugar de honor) y la mujer a la izquierda. O sea, como quedaron en la foto, Bringeri le mide el aceite a La Casa del Filtro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>