Tellería, Morro y del Hospital corro…

Junín-salud-pública-y-privada
Ayer fue el Día de la Salud. Obvio que no te voy a proponer un debate sobre Dengue. Sólo quiero mostrarte, en casos locales, el contraste entre lo público y lo privado. Cómo del otro lado de “la grieta” hay gente que invierte para hacernos la vida un poco más parecida a Canadá o Australia…

La idea surgió así…

Hace raaato que escuchamos sobre la deplorable situación de nuestro hospital. Lo del General de Agudos ya es crónico. Está en urgencia y emergencia desde… que yo me acuerdo.

El pobre Piñeyro es una torre de 4 pisos con terrible falta de mantenimiento. Vidrios rotos, goteras y falta de calefacción hasta en terapia, áreas restringidas sin puertas, sectores vitales sin baños, archivo en subsuelo con peligro de incendio, etc. Además de mugre, bacterias, falta de insumos básicos como alcohol, gasas, guantes, medicamentos y aparatos sin funcionar como el resonador. Por si fuera poco, este fin de semana sufrió graves hechos de violencia hasta en el mismo quirófano. (Toda info que salió publicada en los medios).

Paradoja absoluta. En el otro extremo de Lavalle (y de todo), en pleno centro, está el policonsultorio TRINIDAD, uno de los más impecables y vanguardistas espacios médicos de la ciudad.

Consultorios-Trinidad-Junín
Ahí funcionan CIBANOR, Cirugía Bariátrica del Noroeste para el tratamiento de la Obesidad, y GESTUS, Ginecología y Obstetricia, bajo la dirección de los doctores Andrés Tellería y Laura Barboni. (También hay otros especialistas que alquilan consultorios).

La puesta en valor de la antigua casona fue de los arquitectos Graciela Tellería y Juan Pedro Dillon, un talentoso matrimonio que ya estuvo ligado a la salud. Es más, cuando llegaron hace muchos años de La Plata, hicieron la Clínica IMEC.

Ni bien inauguró TRINIDAD (primavera pasada), e invitadas por la propia Graciela, fuimos con la Arq. Jimena Alfonso a recorrer las instalaciones. Quedé impactada. Igual que cuando conocí el spa Ten Calma, también obra y dirección de Tellería.

El edificio tiene la fachada que viste en la foto anterior, con paños de vidrio, mármol y aluminio.

Consultorios-Trinidad-Junín-2Adentro es primer mundo. Todo ultra moderno e iluminado, con enormes paños fijos y aberturas de aluminio, porcelanatos, señalización amigable, detalles de decoración y folletería en perfecta gama.

Tiene ascensor de acero en una torre de vidrio, jardín vertical, leds de colores y petit piscina con venecitas y deck de madera. Eso ves desde el consultorio de la Dra. Barboni. Es para tener el chico ahí mismo, en parto acuático como la mujer de Taibo (valga la científica y actual comparación…).

Consultorios-Trinidad-Junín-5Consultorios-Trinidad-Junín-3
También la sala de espera es toda “aventanada” hacia el saludable respiro, aumentando la sensación de confort y armonía. Ventaja vital que te cambia el ánimo. Te lo digo yo que me atiendo en Famyl encerrada entre sillas azul Francia y paredes verde pistacho con cuadros de Miró. (Menos mal que el genio de mi médico es el único puntual sobre el universo y me evita el soponcio estético…).

Consultorios-Trinidad-Junín-4TRINIDAD es estilo minimalista con muebles blancos creados especialmente para cada función e híper cómodos sillones de diseño: los envolventes Pierre Paulin para los pacientes, los sobrios Eames para los escritorios de los médicos, y en la sala de espera principal (como un VIP con pantallas led y ploteos del árbol de la vida), tiene los tipo diván Eileen Gray. La verdad es que jamás vi eso en un consultorio de Junín.

 

Visión de futuro…

 

A este otro ejemplo ya le había puesto el ojo. (La obviedad no sé si es salud, pero no le hace mal a nadie…).

Lo cité en una nota sobre el Día del Arquitecto. A propósito, apareció hace 2 años en la Revista del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires (CAPBA) en una sección en reconocimiento a la creatividad donde invita a los distintos distritos a publicar una obra emblemática.

En los casos de arquitectura comercial, entre los que está el Tortugas Open Mall de Panamericana y Pilar (que tiene hasta un teatro subterráneo!), figura la refacción de la Clínica VISIÓN LÁSER del Dr. Morro de Junín.

El responsable de la obra sobre calle Pellegrini fue el Arq. José Luis Dametti.

Visión-Láser-Junín2La base fue una casa familiar que ya se había adaptado para consultorio. Pero la clínica creció en servicios y tecnología y necesitó una intervención (no quirúrgica) acorde a un centro oftalmológico de alta complejidad, preparado además para seguir en planta alta.

Visión-Láser-Junín4

El frente evolucionó como 50 años. De 2 ventanas y un blindex, pasó a estar revestido con paneles de aluminio y vidrios oscuros suspendidos en columnas de acero.

En el interior tuvo prioridad la luz, con una doble altura en el acceso, un lucernario (entiendo que claraboya…) en la sala de espera y conexión directa con el patio para lograr un ambiente más fluido y natural.

Visión-Láser-Junín3En el centro hay una sala de vidrio que deja ver todo el equipamiento. Eso le da un aspecto sofisticado y a la vez cercano.Tan novedoso fue el “cubo de Morro” que hoy es casi aspiracional… Varios profesionales lo piden en el diseño de sus espacios de trabajo.

Siempre vale destacar a los emprendedores que nos ofrecen lugares dignos del momento en que los necesitamos. Ya que no es “lindo” ir al médico, al menos que el lugar te mime un poco!.

 

CONCLUSIÓN

 

Queda claro que la nota es sobre la inversión en el espacio físico como base para un servicio de excelencia. Eso no reemplaza la calidad en la atención, aunque en estos dos casos, parece estar a la altura. (Según comentarios, porque admito que no soy paciente de ninguno).

Moraleja “extrema”. Supongamos que no existen lugares como TRINIDAD y VISIÓN LÁSER. Bueno, es preferible que se te zafe la banda gástrica por Camino de Cintura o te agarren cataratas manejando a Misiones, antes que caerte en cualquier calle de Junín y te lleven al Piñeyro, donde gracias a la corrupción y la desidia, las Carbapenemasa salen como piña… (No soy experta en infecciones para explicarte, pero descontá que no contás el cuento…).

Como en educación, la inversión “visible” en salud ya no es prioridad del Estado. Lugares como los que viste, son privados y tenés que pagarlos aparte, porque con tus impuestos parece que no alcanza ni para la lavandina… Lamentable, pero es lo que hay...

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>