De Cerati a Pimpinela…

Cerati-Pimpinela

Todos tenemos algo que acotar acerca de Cerati. Pero yo no iba a poner otra foto a título de “Gracias Totales”. Siempre digo que para hacer más de lo mismo me dedico a la política…

Tampoco necesito inventar. La vida me nutrió de experiencias y anécdotas que me permiten conectar con vaaaaarios temas…

En este caso, acá va la historia que empieza con una coincidencia de fin de semana de hace casi 24 años

Soda-Stereo-Pimpinela

El 29 de diciembre del 90 Pimpinela vino al “Renovado Rivadavia” (por gestión del Negro Fernández y Daniel Ganci).

Un día después estuvo Soda Stereo presentando “Canción Animal” en el Estadio Sarmiento. (Un lector me corrige: fue en la cúpula de la Rural, en el estadio estuvieron 2 años antes).

El 31, en una amplia cena familiar de fin de año, un “animal” (no canción) me preguntó:

-“Anoche fuiste a ver a Soda Stereo?.

“No, ella fue a ver a Pimpinela”, se adelantó una prima.

-“Ya sé, pero como no me gusta no le pregunto”, remató orgulloso para que se entere hasta el que había matado el lechón.

Me dejó sin palabras. Claro, era pichona y ni imaginaba que un día podía estar contando esto en el blog más leído de la ciudad…

Soda Stereo me encantaba (a quién no?). De hecho mis primeras salidas en Colapso fueron al ritmo “De música ligera”.

Pero de Pimpinela era fanática desde los 8 años. Obvio que seguía su carrera, que por esos tiempos (aunque nadie lo creyera) era internacionalmente más exitosa que la de Soda (no en calidad musical, entiéndase, sino en logros y ventas millonarias).

Claro, no había Internet para googlearlo ni ese tipo de “salames” compraban precisamente la revista Billboard para averiguarlo. Era más fácil prejuzgar atorado en pan dulce.

Lo cierto es que Lucía y Joaquín subieron al escenario “del Riva” el mismo show que hacía un par de meses habían presentado en el Madison Square Garden de New York. Sí, fueron los únicos (junto a Sandro) que lo lograron, aparte de los deportistas como Monzón, Gaby, Maravilla o Delpo.

Radio-City-Madison-Square-Garden

Es más, hasta Fito Páez escribió en su tema Tercer Mundo: “Ahí van los Pimpinela por la Quinta Avenida, el Madison al palo, arde la Argentina”. (Supongo queriendo graficar los contrastes…). Y yo le decía a mis primos fanas del rosarino: es la envidia!!!. Que por cierto venía de lejos, porque Pimpinela empezó su provocadora carrera en Capital llenando Obras, el templo del rock, cuando Grinbank y compañía les decían que si metían 400 personas se retiraban del rubro…

Había más. En esa noventosa visita a Junín, los Pimpi también traían su enésimo Premio ACE (Asociación Cronistas de Espectáculos de New York) que le habían entregado en el Lincoln Center por el Mejor Video Latino del Año (“Cuánto te quiero”, conocido popularmente como “el del colectivo” y dirigido por el cineasta Bruno Musso). Un par de años después, el protagonista de otro video fue el auténtico Superman Christopher Reeve. Así de sencillito se manejaban…

Ah, por si fuera poco, venían de sentarse en la misma mesa con Plácido Domingo en una ceremonia del selecto Waldorf Astoria.

Eso era Pimpinela a fines de los 80 y principios de los 90, pese al ignorante ninguneo de muchos que los destrozaban en su país mientras ellos la rompían en el exterior. Ej: abriendo el difícil mercado de España para la música argenta y llenando, en la misma semana que Rod Stewart, el Radio City Music Hall de Manhattan, entre otros míticos lugares para los que Soda no tuvo gas…

Al año siguiente de Junín, los chicos de la ciudad de la furia y los hermanos de la pelea se cruzaron en la grabación de Estudio 13, un programa musical que conducía Patricia Sarán por el canal de Constitución.

Ahí Pimpinela estrenó “Esa chica y yo”, un rock con clip rodado en la disco Paladium. Entre bambalinas, Ceratti le dijo a Joaquín: “Muy bueno el rockito, man”.

Ah, hablando de estudio, por ese entonces el dúo y el trío también grababan en el mismo lugar: Criteria Studios de Miami con los mejores ingenieros de sonido de la Sony Music.

En fin, al que quiso ridiculizarme en aquella cena de fin de año ya le tocó. No olvidemos que por mis venas corre sangre gallega pero también árabe!. Y la maldición no fue precisamente “Ojalá te enamores”… 🙂

Bueno, no voy a contar cómo terminó. Sólo digo que hubiera preferido que Lucía le grite: “Eres un cobarde, pequeño, inseguro, hombre de cartón, y tú te crees Valiente…”.

Esta es mi anécdota con Soda Stereo y el genio de Cerati.

Ah, no quiero olvidarme: un punto en común fue que Lucía y Gustavo sufrieron un ACV en plena gira. A Lucía le agarró en México en 2006. A Gustavo, en Venezuela en 2010. Por eso cuando se hablaba del tema la convocaban para dar su testimonio.

http://engalanados.fangalaxy.org/2014/09/lucia-galan-habla-de-gustavo-cerati/

Lucía por suerte se recuperó fantástico con la ayuda de FLENI y su vida ordenada. Es una tipa sana que hasta pasó su luna de miel en el Centro Ayurveda de Deepak Chopra!. (Agrego que en las reuniones de producción, donde yo estaba, comía Cerealitas con Coca Light… o cuanto mucho sacaba una Tita de su cartera Chanel, juro!). Gustavo no tuvo la misma “suerte”. Pero como dijo Rago en TVR, aunque suene duro, no podemos olvidar que le pasó eso porque se “maltrató”.

Cerati

Cada uno elige su destino. Como el que se quiso hacer el vivo con aquel comentario imbécil…

Que en paz descanses enorme artista (que por si fuera poco estudió Publicidad..). Tendría que haber ido a disfrutar tu inigualable obra. Pero ese, justo ese, era el momento de Pimpinela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>