Doble identidad…

La-Reina-Batata

Qué tema este de los carteles…

En Cali y Medellín pasará lo mismo? (Chiste malísimo… Es que me levanté temprano para ir a una conferencia de Marketing Deportivo que después te muestro).

Mirar pa’rriba en el centro, en muchos casos, es preocupante…

El que ves en la foto está en pleno Sáenz Peña (digo para los de afuera).

Encima que ya estaba decolorado “de origen”, lo dejaron en un local que nada que ver con la juguetería!. Después algunos se enojan, pero es cierto!. Si hay un torneo de desidia pierden por abandono…

Además, fijate la proporción. Es más grande la marca anterior que la superficie de exhibición de las prendas actuales. Quizás podés decir: “pero bueno, es ropa barata”. No importa. Puede ser saladita de Flores, Avellaneda, o de la China Suárez. Nada justifica no subir la escalera para bajar lo que ya no corresponde que esté.

(De paso recuerdo que La Reina Batata se mudó este año a Rivadavia y renovó su marquesina. Quedó prolija y vistosa).

Elicabide

Otro que sorprendió como…. (bueno, nunca supe el nombre del local que se instaló en la ex juguetería) fue Le Utthe.

Estuvo años en el Crystal Palace de Sáenz Peña. De golpe se pasó a la ex Librería Elicabide de Arias. Pero casi que ni le plumereó las telarañas.

El histórico local de útiles escolares bajó esa misma persiana hace 2 años después de 80 de prosperidad y fecunda labor (pensar que algunos aún escriben así!). Fue el que se resistió al cambio y, como todo lo que no cambia, terminó cerrando, dijo un descendiente de los fundadores.

Y parece que el karma sigue. Le Utthe tampoco le cambió nada!. Al principio ni el cartel!!!. (Ayer pasé y al menos tenía un ploteo tapando la antigua marca).

Falta que te saquen los jeans de las vitrinas de vidrio con olor a querosene de los pisos de pinotea. Y que no hagan horario corrido porque se atascó el reloj a péndulo…

Lo primero que pensé: será un outlet?. No importa. Es la marca la que habla, en este caso, una de 32 como una vieja (no vintage) de 84. 

En un informe (al que accedí hace un tiempo), la empresa reconocía la falta de inversión en imagen y publicidad, además de la poca capacitación al personal. Bue, con el diagnóstico solo no hacemos nada. Hay que solucionar para avanzar.

Encima un 70% de clientes son mujeres, que tienen una percepción estética más fina que el hombre que te compra casi en cualquier lado con tal de conseguir lo que busca.

Resumiendo: en Junín, en uno de los principales locales entre sus treinta y pico propios en todo el país, Le Utthe involucionó casi a la época en que Gardel cantó en el Crystal…(Aunque después vuelva al sitio original remodelado, esa transición ya afectó su imagen).

Hablando de doble identidad de marcas, la consumidora “movie-star” que no tiene problemas de cartel es Niní. Ella se para en el vértice de Claro y Personal…

auto-Niní

Volviendo al punto central. La superposición de carteles, restos de anteriores, conflictos visuales, son errores súper evitables y que, lamentablemente, se repiten desde siempre.

Dos de los casos más visibles fueron Librería Centro con el cartel de Mueblería Screpis y Power Deportes en la pared lateral de la Panadería Antonino de Belgrano y Alsina. Ah, también en Belgrano hay una peluquería con el logo que dejó la perfumería de Liliana Verano (mirá qué confusión para las clientas, salvo que hayan querido aprovecharse de la publicidad “prestada”).

Y tan o más grave que eso es el estado calamitoso de algunos en plenísimo centro!.

Por ejemplo, si pasaste por Rotisería La Emiliana, de Sáenz Peña y Lebensohn, seguro te acordaste de estas críticas…

Es Franja de Gaza. Y venden comida!!!. La “pulcrocidad” (dijo un amigo distraído pese a que es el rey de la pulcritud) es innegociable. Palabra que no quiere decir que no debe estar en el negocio. Todo lo contrario. Tampoco tiene que ser blanco Siberia de Alba. Pero como mínimo, un frente que no te inspire un shock séptico!.

Espero que sea porque están esperando el nuevo que encargaron y aún no le terminaron en un colapsado taller. Porque si la idea era dejarlo así, la gente va a preferir que Mazzorín vuelva a traer pollos de Chernobyl…

No hay que subestimar esos “detalles” porque no lo son. Se trata de la carta de presentación de la marca. Nada más y nada menos!!!.

Bueno, va la foto para la próxima. No quise arruinar más el post…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>