Plagio a Sony en la Plaza 9 de Julio…

 

Sony-Bravia-pelotas-colores

plaza-9-de-julio-naranjas2

No hay dudas. Después de las tormentas la Plaza 9 de Julio de Junín se convierte en las calles de San Francisco. Pero no precisamente porque el oficial Michael Douglas entrene para la World Slalom Roller…

Lo digo porque el naranjal desparramado por las veredas es un clon del comercial “Balls” (pelotas) de Sony Bravia. ¿What?. Sí, sí. Aquel despliegue fenomenal por las colinas californianas que se grabó en 2005 para el lanzamiento de la tele LCD sucesora de WEGA.

Acá lo tenés. Miralo y después seguimos…

 

“Color like no other” (color como ningún otro) remata el spot de las pequeñas saltarinas. Acá podría ser “enchastre como en ningún lado”, porque al menos esta vez nadie pasó a limpiar los hollejos pegoteados contra el hormigón de Pinedo…

La estrategia de Sony fue fabulosa. Surgió por la necesidad de diferenciarse, de posicionarse como marca de entretenimiento en un mercado híper commoditizado (el de la tecnología) donde todos hablaban de resolución, diseño o precio (cuando encima Sony es más caro que sus competidores).

¿Qué hizo entonces?. Se centró en su imagen más nítida y de mayor calidad como máximo beneficio. Concretamente: el color como motivador de compra. 

Sony-Bravia-pelotas-colores1

¿Cómo?. Generó un espectáculo con una idea nueva a pura creatividad para despegarse del resto. Una invasión de pelotas de colores rebotando por las calles empinadas de San Francisco.

Un guion simple pero con impresionante logística. Más de 4 días de filmación que incluyó una prueba piloto en Los Ángeles, redes de golf a ambos lados de las calles, cascos y escudos de protección y tapas para que no se fueran por los desagües. Acá las “esferas” más podridas son justo las que van a parar a la fuente de agua del obelisco…

Para “Balls” tuvieron que comprar las 250.000 pelotitas plásticas que había en casi todos los EE.UU.  Las filmaron en tiempo real sin efectos (no fue necesario ningún relleno de computadora). Usaron cañones de disparo para que cayeran libremente y rodaran cuesta abajo con esa gracia que le da el slow motion. 

Acá al primer viento se te desploman las naranjas directo en tu croqueta, con una fuerza inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa de la rama. Con suerte quedás gravitando como la teoría de Newton…

plaza-9-de-julio-naranjas5

¿Y qué hicieron después con las pelotitas?. Estudiantes en patines las juntaron y se las regalaron a los niños de la ciudad. Acá las revientan los skaters para que después se enchastren todos los nenes que las levantan para jugar al paintball…

“Balls” fue un exitazo en Inglaterra (se estrenó en el clásico Manchester United vs Chelsea) y en todo el mundo. La campaña empezó desde el primer día de rodaje cuando los residentes de San Francisco grababan el back y lo subían a YouTube. O sea, se hizo famoso antes de salir al aire, incluso en países como EE.UU. donde nunca se pautó en TV. Una cobertura de buzz marketing (boca a boca) sin precedentes.

Tuvo una web exclusiva con material del spot (videos, fotos) y hasta parodias, como el de una marca de gaseosa que tiraba frutas en lugar de pelotas.

Volviendo a las frutas, el mito juninense dice que entre las amargas andaluzas hay una planta dulce. No sé si para un Campari Orange, pero para una Hesperidina capaz pega…

plaza-9-de-julio-naranjas6(“Qué hago con estas agrias”, dice mi perra antes de encarar su 1ra vuelta al blanco óbelo…)

Al margen, acoto algo sobre los que aprovecharon el “geonaming” para sus marcas, igual que lo hizo la Cafetería Los Naranjos con la plaza homónima de Marbella.

Acá son 2 dos emprendimientos sobre Álvarez Rodríguez: edificio Azahares y Los Naranjos (donde hoy está PAMI) que antes de ser un loteo de quintas fue un salón de eventos.

A la que le vendría bárbaro estar frente a la plaza cítrica es a Tarjeta Naranja. Pero en su lugar está Ferretería “El Olivo” que le quiso dar otra vuelta de tuerca y exprimió el cerebro pensando un nombre original hasta que le quedó como una aceituna.

El que pifió fue Foto Obelisco que quedó en Rivadavia a 8 cuadras del monolito porteño de Mitre y Moreno. Más o menos como llamarse La Cuesta a 6 cuadras de Av. San Martín…  

Mejor volvamos al comercial Balls que en 2006 fue seleccionado mejor spot de la década por ser de los más espectaculares y efectivos. Ganó premios en festivales de Londres y León de Oro en Cannes. 

Sony hizo larga la bocha… A Balls le siguió “Paint” con otra súper producción cromática. Un edificio sobre el cual explotaban 1.400 chorros de pintura como fuegos artificiales. Y completando la trilogía, los conejitos de colores también saltando como pelotitas al ritmo de los Stones.

Todo obra de la agencia de publicidad Fallon London con la dirección artística del argentino Juan Cabral. Es más, el cantante de la banda sonora de Balls fue el sueco hijo de argentinos José González quien versionó “Heartbeats” de The Knife.

En fin… Gran lección de marketing de la multinacional japonesa. Mientras sus rivales hacían foco en la tecnología y en atributos racionales, Sony conectó con las emociones de modo lúdico y divertido, asociándose a una experiencia única de enorme impacto visual: la celebración del color.

Por ahí alguien se aviva y le saca el jugo al recurso con las naranjas de la Plaza 9 de Julio. Hay muchos oportunistas de las analogías. Ah, mirá qué casualidad, esta nota que hice en vez de armar el arbolito… (Dicho sea de paso: ¿si le pongo bolas de colores Papá Noel me traerá un Sony Bravia 4K?).


 

Fuentes: Uf, consulto decenas para luego contártelo a mi modo. Una fue http://es.scribd.com/doc/88399163/Analisis-de-Bouncing-balls-sony-bravia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>