Por qué no conocí a Bello…

Omar-Bello-entrevista

Cuando inauguré el blog, en la descripción de “Quién soy” puse que admiraba a dos PUBLICISTAS. O sea, publicitarios o periodistas que saben escribir sobre Publicidad. (no muchos lo hacen bien).

Esos nombres eran Alberto Borrini y Omar Bello.

Personalmente, no conocía a ninguno. Pero con Bello en Junín a cargo de La Verdad, no dudé en mandarle un mail y gestionar una reunión para darle forma a lo que alguna vez me propuso el diario: generar contenido para una sección o suplemento.


mail-Bello


“Con todo gusto te va a recibir porque le encantanesos temas”, me dijo un colaborador cercano. Interés, aparentemente, tenía. Lo que no tenía era tiempo…

Así, al párrafo que lo mencionaba lo tuve publicado durante 1 año. Hasta que un día decidí borrarlo.

Acá te cuento por qué. Y además, lo que no leíste ni vas a leer en las notas comunes sobre el “luctuoso hecho”. Qué paradoja, un periodista de un tiempo “revolucionario”, despedido como en las crónicas de 1930…

 

Bello estudió Filosofía y Letras, aunque trabajó como publicitario y periodista.

Fue directivo de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad.

Hizo campañas híper recordadas como la de los tampones OB con Natalia Oreiro o la de Carefree con Araceli (aunque le gustaba Celeste Cid…).

Fue presidente de Leo Burnett Argentina (de las top del ranking) con marcas como Sony, P&G, Philips, Disney, Fiat o Arcor. Después, fundó su propia agencia y se quedó con Carrefour.

Omar-Bello-publicista

 

En 2008, además de seguir con sus trabajos para Perfil y Noticias, se hizo cargo del diario La Verdad de Junín.

Desde su lugar de director, tiró bombas letales para muchos personajes e instituciones.

Pero antes, le dio inédita prensa a nuestra profesión, como lo hacía en los medios nacionales. De hecho, guardo en mi archivo esta nota de 2003 publicada en el suplemento iEco de Clarín.

Omar-Bello-publicista1(Puse mi tarjeta como prueba de que la tengo de aquella época y no que la googlée por ahí de pura oportunista…).


Bello iba contra la corriente. No creía en lo que los consultores decían sobre “el nuevo consumidor” tras la crisis del 2001 (que serían racionales y austeros).

Veía un exceso de sentimentalismo, patriotismo y familias perfectas. “Basta de hombres haciendo el asado y chicos jugando con el labrador”, ponía como símbolo de los lugares comunes.

Casi como un Guillermo Olivetto, hacía más 10 años que estaba investigando mediante encuestas y focus groups la “personalidad argentina”. Su conclusión fue que la crisis sólo cambió el ánimo, pero seguíamos fascinados por el éxito y el poder.

Siempre lo convocaban para opinar sobre los spots más polémicos. Ej: el de YPF rodado en Malvinas, el del Banco Santander (“¿Qué familiar te presta 200 lucas?. Un riñón vaya y pase… doscientas lucas…”). Y, como no podía faltar, el de Manaos!!!. “Si hay plata cualquiera pone la cara donde sea”,  decía Bello sobre la burda participación de Adolfito Cambiaso.

En Junín, hablaba de estos temas hasta en tapa. En julio de 2010 tituló “Cruel en el cartel” (como el tango) a un completísimo informe sobre el poder de la publicidad en nuestras vidas. La definía como la influencia más fuerte a la que estamos sometidos desde hace más de un siglo.

Omar-Bello-publicista2

Repetía algo muy cierto: ante la falta de diferenciales de los productos, la pelea es en el plano simbólico, apelando a las emociones. Ej: Quilmes “El sabor del encuentro”.

Decía que si bien a simple vista parecía glamorosa, la carrera del publicista era muy parecida al fútbol, donde a partir de los 40 hay que ir pensando en la jubilación. (Jaja, además era muy gracioso Don Bello…).

Confesaba haber hecho de todo (hasta filmar con Maradona) a riesgo de quedar como el Romay del mercado publicitario.

Por haber trabajado para una marca mundial de cosmética, Bello daba fe que la crema del supermercado era la misma que se vendía a precio de oro en Suiza.

Le dedicaba párrafos enteros a la estrategia inacabable de Lux con las estrellas, los testimoniales con famosos (lo que hace afecta a la marca) y el abuso de las encuestas y discurso manipulado de los políticos.

Omar-Bello-publicista3

También daba consejos a los anunciantes para afrontar los tiempos de crisis. Para superar el momento de miedo e incertidumbre en la economía.

Decía que no había que asustarse. Que aún en la crisis el consumidor no deja de desear, incluso sin pensar en el precio. Áspero como siempre, alentaba a que el comerciante se subiera a la tendencia de las compras compulsivas del cliente, vendiendo a “lo bruto” como los yanquis.

Omar-Bello-publicista5

Y de lo general, a cuestiones bien puntuales:

Cuando un día aparecieron las pantallas LED en Sáenz Peña, fue el que públicamente cuestionó: ¿Quién autorizó su colocación?. ¿Quién controló o asegura que están bien afirmados? ¿Qué pasa si se caen?.

Pinedo y Gorer se pasaban la pelota. Que no sabían, que no les correspondía… cuando ellos mismos habían pautado publicidad en los LED!.

http://www.laverdadonline.com/noticia-33024.html

Bello también prendió la alarma sobre un tema en la misma situación: los carteles de vía pública de Dimarco.

Planteaba quién controla o se hace responsable de la seguridad en caso de algún accidente. Y quién cobra el canon… porque si bien es espacio público, la Municipalidad decía “no tener nada que ver” (aunque los usaba para sus propia difusión…).

Muy desprolijo. Eso sí, por suerte, el que estaba investigando era Petrecca. (A veces pienso si el concejal vive haciendo chistes a propósito para salir en este blog…).

http://www.laverdadonline.com/noticia-53114.html

Resumiendo, Bello, al menos desde las páginas, defendía las buenas prácticas de marketing.

 

En esto también coincidimos…

 

Cuando en 2007 dejó de un portazo Leo Burnett, Bello escribió un carta abierta que publicó una periodista amiga suya en medios nacionales.


Carta-de-Omar-Bello-Leo-Burnett


Ya lo podés leer arriba, pero lo repito…

Dejando en evidencia ciertos chanchullos de la filial argentina de LB, recomendó a todos los colegas:

“Si no empezamos a combatir el universo de chantas y corruptos, este negocio termina como los peces. ¿Cómo terminarán los peces?. Extinguidos en menos de treinta años”.

(Como si fuera de mi puño y letra…)


 

Seis años después, ya en Junín, expuso un tema que involucraba a su otra rama de colegas: los periodistas.

Decía que uno de los grandes dramas del periodismo en el interior es la falta de opinión. Sobra data y falta gente que ponga la cara (y la firma).

Los diarios “gacetilla” dan una visión casi escolar de los hechos. La información sola ya no alcanza. Al público no le interesa leer más de lo mismo en la web. Quiere saber qué piensa el autor. Esa es la misión del periodista, marcar su postura respecto al tema que todos relatan. “Objetividad, es eso o la muerte” (SIC).

Los medios deberán hacer grandes esfuerzos para investigar, opinar y sobrevivir si no quieren agonizar mientras la municipalidad les paga la terapia intensiva.

Clarísimo.

http://www.laverdadonline.com/noticia-38497.html

Y hablando de periodistas… Uno de los últimos escándalos fue lo del gremio de Beto Carreras.

Según sus investigaciones, APENOBA no tendría validez legal y sin embargo varios grupos, sin ver los papeles ni asegurarse cómo es el tema, salían a defender a Carreras, incluso atacando al denunciante. ¿Por qué? se preguntaba Bello.

Desconozco el tema APENOBA, pero tengo mi posición respecto a esa otra parte.

El “corporativismo” es muy obvio en Junín. Cubrir al otro porque conviene y punto. No más explicación.

Recuerdo a un periodista de su mismo diario defendiendo con orgullo a un canchero diseñador que mezclaba publicidades de comercios locales con groserías de un Facebook personal. (Episodio escrachado en mi blog, lógico).

Cuando hay amistad o negocios de por medio, lo más insólito es posible…

 

Opiniones bipolares…

 

Quizás por intereses (los mismos que criticaba de los otros) o porque simplemente se olvidaba de lo que había escrito antes… La cuestión es que sus notas socio-políticas estaban llenas de gruesas contradicciones.

¿Se puede cambiar tan drástica y rápidamente de opinión sobre tanta gente?. Parece que sí…

 

Sobre Jerónimo Dos Reis:

Un día Bello te decía que era un cobarde por callarse ante la grave acusación de que en nombre de Comercio e Industria llamaban a los anunciantes para que no publicaran en LA VERDAD (como boicot para evitar que siga denunciando a los narcos).

Le pidió que por favor sacara una solicitada para aclarar que no tenía nada que ver, y obvio, Dos Reis no publicó nada. Bello expuso que estaba detrás del complot o apoyándolo y mandó sin piedad:

“Que dejen la politiquería barata y pongan el cuerpo para solucionar los problemas reales, saliendo de sillones antiguos que les quedan grandes. Da profunda vergüenza la falta de compromiso de aquellos que manejan instituciones importantes y encima tienen el tupé de dar cursos de liderazgo (por la Escuela de Dirigentes). ¿Qué enseñan? ¿A esconder la cabeza igual que las avestruces?”.

Dos-Reis

http://www.laverdadonline.com/noticia-47342.html

Y en otras notas, decía que Dos Reis era un joven valioso, que como Esponda, Perkusic o Chiófalo, podría hacer un buen trabajo dentro de la función pública.

Es más, un hombre que Randazzo quería como posible intendente por medir bien y tener una imagen limpia. Ah, o el chico estrella captado por la Mutual Ascensión (Casa Ordiales) para asegurarse la credibilidad juninense…

Sí, hablaba de la misma persona…

Bello-Dos-Reis

http://www.laverdadonline.com/noticia-40520.html

http://www.laverdadonline.com/noticia-53647.html

http://www.laverdadonline.com/noticia-57475.html

 

Sobre Cóndor Dimarco:

Primero dijo que era meritorio eso de animarse a lanzar la “Capital Nacional del Espectáculo”, que siempre hacía falta un “loco” del tema (persona capaz de pasar por encima de todo con el fin de llegar a su destino…) y que de vez en cuando, resultaba bueno apoyar esas locuras…

http://www.laverdadonline.com/noticia-22414.html

A los meses, hablaba del productor de “inexplicable poderío” investigado por tráfico de estupefacientes vía México y lavado de dinero perseguido por la policía aeroportuaria y que iba a ir preso. Que jugaba a ser Tinelli y era un cuatro de copas a quien todos le estaban soltando la mano (por los funcionarios municipales que se le querían alejar para no quedar pegados).

 

Sobre Meoni:

Un día acusaba de… Bue, ¿de qué no acusó a Meoni? (Gabrielli e Itoiz). No transcribo porque la nota la quiero terminar hoy…

Y después se sacaba fotos brindando con él en la fiesta aniversario del diario. Ah, y su equipo de periodistas iba al ágape de fin de año que organizaba el intendente para la prensa (porque seguro quería agradecerles tantos mimos…).

Es como si Cristina invitara a Lanata y Wiñazki a tomar el té chino…

 

Sobre Malena Baro:

Primero, que la senadora provincial era el mejor fruto del árbol político que creó Meoni, su estrella más notable, con una performance impecable, que presentaba proyectos sin parar. Y al tiempo, o en simultáneo, chismes estilo Intrusos que obvio, niiii me animo a reproducir.

 

Sobre Petrecca:

Un día puso que el joven evangélico era más bueno que Lassie (casi en competencia con Francisco). Que por las fotos parecía el chico diez que ganaba el premio al mejor compañero o el que la maestra ponía aunque sea de escolta porque esa cara tenía que estar…

Y recién asumido como concejal, aseguró que ya tenía los vicios de la política, o sea, mentiroso y cobarde por decir que “no sabía” del acuerdo Macri-Cristóbal López por el juego, dedicándole tapa y página entera al escrache. Ah, y que era un lorito no sé de qué especie que no decía una palabra coherente de corrido (archivo “humor político” de los sábados).

 

Sobre el Dr. Campenni:

Que era… Bue, ¿qué no dijo de Campenni aparte de payaso, cobarde, patético, miserable, matón, patotero, mafioso?.

Lo llamaba El Padrino y se preguntaba públicamente: ¿Este personaje maneja los fondos médicos?. Pobres médicos.

bello-Campenni2 http://www.laverdadonline.com/noticia-38641.html

http://www.laverdadonline.com/noticia-37663.html

Después, le dedicaba “formalmente” una doble página (¿paga?) por la inauguración de una entidad que representaba.

Ahí lo trataba de Presidente de la Caja de Previsión y Seguro Médico de la Provincia de Buenos Aires, doctor, médico cardiólogo, directivo, dirigente… Foto de acá, foto de allá… sin criticarle ni la corbata.

Bello-Campenni http://www.laverdadonline.com/noticia-58993.html

Si no me falla la memoria, del único que habló siempre en la misma línea (mal) fue de Traverso…

La falta de coherencia resta credibilidad. En cualquier marca, mucho más si esa marca es una persona.

 



Bello-enigmatico

A esos escraches ciclotímicos, le sumó el injustificable “Enigmático”, como en las peores épocas del sobre de Ventura.

Una columnita dominguera que parecía hecha por los vecinos de la novela turca… Que si el suegro de un periodista que él echó salía con travestis, que si el famoso deportista que no juega al polo era swinger, o si el empresario del acero tenía de amante a la esposa del famoso médico.

¿Para qué?. ¿Por qué?. Por el IMPACTO. Tapa para vender. Con eso caía tan bajo como el hijo de Campenni tirándole un jabón para que se lavara la boca… Se ponía de igual a igual. Por eso provocaba más reacción que con las notas “policiales” de legítima opinión.

Es cierto. Bello era muy duro con Junín. La calificaba de ciudad controlada por narcos, miserables, degenerados…

Claro está que no es precisamente el Valle Sagrado de los incas… Admitamos que hasta en los detalles se filtra el relato arcaico de “los intocables”. Ej: “Bello era malo porque se metió con mi abuelo”, leí en las redes sociales. Qué útil sería que a ese nieto alguien le explique: “Mirá pichón, primero habrá qué ver qué hizo tu abuelito…”. No es lo mismo que lo hayan escrachado por un “problemita” en la cama de la abuela (donde Bello no tenía ningún derecho a espiar) a que haya evidencias de que es ladrón, estafador, proxeneta o cualquier cosa vinculada al delito o chantada pública.

Meterse en la vida privada tiene riesgos impensados. Es decir, puede ser un arma de “doble tiro” (también sale por la culata). Si lo sabrá el concejal “amarillo” que recurrió a eso para evadir las críticas a sus promociones y se terminó chocando con fotos que comprometían a su propia esposa…


En fin…

Si se sospecha que en Junín hay una red narco de Rosario, que en el Copahue hay prostitución vip, o tenemos un municipio corrupto, me parece de gran coraje quien lo investiga y denuncia seriamente. Siempre con PRUEBAS.

Bello-notas-denuncias(Hay que tener evidencias para semejantes titulitos… ¿Las tendría?)


Es más, creo que ninguna persona de bien está en contra de que se busque la verdad (más allá del diario…).

Pero el chusmerío NO. Al menos a mí, me hace perder la confianza en el “profesional” que hace/autoriza esas conventilleadas.

Por eso, un día dije: ya no me interesa sentarme a charlar con Bello (para algo conjunto con el diario). El presente no me identificaba. Y nunca más le mandé un mail ni pregunté a mi contacto por la postergada entrevista.

Eso no le quita valor a la etapa anterior y sus productivos 30 años de experiencia publicitaria.

Por eso conservo sus primeras notas, de las que aprendí la importancia de analizar la comunicación en profundidad, con “OTRA MIRADA”. Las que tenía preparadas para mostrarle ese supuesto día en que nos conoceríamos cara a cara. El que nunca llegó por decisión ¿mutua?. Y que nunca llegará por elección del ¿destino?.

 

Q.E.P.D. colega. (La parte fea, trataremos de olvidarla).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>