Corriendo las dudas en el Parque Borchex…

paradores-Parque-Borchex
No sólo el tren llegó a Junín. Tuvimos otro estreno que salió caaaasi de la estación La Oriental. Vino de O’Higgins.

La semana pasada di la primicia del nuevo food truck en nuestro Parque Borchex.

No es uno más de los puestos gastronómicos que concesionó Meoni en la Laguna. Es una propuesta marketinera que sigue la tendencia de las ciudades más dinámicas del mundo.

Hablé con su mentor Gonzalo Perrín. Un joven emprendedor que ya tiene un caso (y googleable) como ejemplo de éxito.

La cuestión es que, como toda “cosa novedosa” en Junín, el camión de comidas ya despertó algunas suspicacias…

Acá contesto lo que quedó pendiente de la nota anterior, más ciertas dudas de lectores y periodistas a los que, parece, nos les resulta fácil digerir el pancho finoli…

 

El dueño…

 

Empiezo por lo que seguro te preguntás. ¿Quién lo puso?. ¿De dónde es?. Te resumo la historia.

Además de ser propietario del food truck, Gonzalo gerencia su propia fábrica de galletitas “PASTICCINO”. Está en el predio de los focolares de Mariápolis (O’Higgins) porque es una Empresa de Comunión basada en el encuentro, generosidad, confianza y respeto entre las personas.

¿Cómo hizo?. Trabajando en un hotel de Rosario, descubrió que el bizcochito de gentileza que acompaña al café queda sin comer justamente por incomible…

Entonces, hace 6 años, se volvió al pueblo y empezó a producir galletitas en la casa hasta que pudo tener su galpón y su maquinaria. Hoy distribuye millones de unidades entre 25 cadenas de cafetería como Café Martínez y Chungo, llegó a Falabella, va por Carrefour y Jumbo, y proyecta instalar una planta en San Pablo (Brasil).

Pasticcino--galletitashttp://www.descubriendosabores.com.ar/

Todo esto por detectar un nicho y ser creativo en un mercado (el de las galletitas) que dominan en un 90% gigantes como Arcor y Bagley. La cosa es que hoy, en el “fontanarrosino” bar El Cairo de su ex Rosario, los amarettis son de Pasticcino.

Tal es su ejemplo emprendedor, que el año pasado presentó el caso en la Universidad de Rosario y recibió la visita de alumnos del Respuela con orientación en Economía.

(Se ve que lo trae en sus genes. Me contaron que su hermano gemelo tiene un cancherísimo pub en O’Higgins).

 

La idea…

Le pregunté a Gonzalo cómo se le ocurrió este nuevo proyecto del food truck (independiente de las galletitas).

Me contestó lo que debe contestar un visionario que pretenda tener éxito: “De analizar las tendencias”. Gonzalo sabe que hay un boom mundial por los carros gastronómicos. (Abajo doy más info).

Aparte, le gustó esto de ofrecer comidas relajadas. Él mismo las consume cada vez que encuentra algún FT en Capital y vio que, siendo una gran ciudad, Junín no tenía McDonald’s ni opciones de ese tipo.

Entonces presentó la idea en la Muni y trabajó con Andrea Civetta (Secretaría de Planeamiento Económico, Urbano y Ambiental) para avanzar en la regulación. A partir de eso surgió lo de los carros de la Laguna. Recién el mes pasado se autorizaron tres (en las rotonda y el Costero). Y finalmente el food truck de Gonzalo en el Parque.


 

juninnoticias(Info de Junín Noticias)


Tanto en Capital como en Provincia se está trabajando en una reglamentación. Obvio, los carros deben respetar distancias, horarios y controles de bromatología como cualquier negocio normal. Pero hasta ahora, la ley está descolgada del trailer. La 1166 sólo permite vender golosinas, garrapiñadas, pochoclo y manzanas con caramelo, sandwiches envasados, panchos y carnes a la parrilla.

Para reclamar un marco regulatorio, se formó la Asociación Argentina de Food Trucks (AAFT).

Hace unos días, en Telefé Noticias hicieron una nota sobre el tema. Rodríguez Larreta dijo que no hay reglamentación clara, pero que están dispuestos a consensuar. De hecho, lo tratarán este año en la Legislatura porteña.

 

La marca…

Por empezar, al camión de Gonzalo lo diferencia una marca, la que desarrolló con proyección de franquicias.

festival-marca

El nombre Féstival (así con tilde) se buscó especialmente para el parque, para transmitir el clima festivo de un picnic con familia o amigos.

Para el logo y aplicaciones, recurrió al estudio de diseño en Rosario que le hace el packaging, web y todo lo de Pasticcino.

Compró el carro en Buenos Aires, lo equipó, le puso hasta el logo con led y lo plotteó con mensajes coherentes. Porque todo hace a la marca.

MARCA, eso que logra que los pibes hagan cola en un Hard Rock para comprar una hamburguesa 3 veces más cara que la que venden en la esquina… o en cualquier carrito de la Costanera.

 

El menú…

Como bien dijo un conocedor lector del blog, un food truck vende comida “trendy”, de elaboración y presentación gourmet. Incluso en Capital, es común que atienda el propio chef.

comida-gourmet

Por eso, además de sandwiches, hamburguesas y papas fritas, The Féstival tiene brocuettes y “panchuques”, una salchicha envuelta en un panqueque que se puede salsear con mostaza con miel, cheddar o barbacoa americana (o Nutella en su versión dulce). Por eso se instaló del lado del picnic y no sobre la Pista de la Salud…

Y por supuesto, bebidas (menos alcohol).

Para los que hacen actividad física o eligen una vida más livianita, ensaladas (como la Caesar), limonadas, licuados, ensalada de frutas y hasta yogur con granola.

Ah, vi con mi propia lupa cómo sacaban los bártulos de las cajas embaladas: hornos, licuadoras, tostadoras. Todo nuevito para el deleite de los parqueros…

 

La competencia…

La bola corre como food truck en barranca del Salado sin freno de mano.

El día de la inauguración, mientras estaba la inspectora municipal chequeando la ubicación, cayó el dueño del parador Aloha a ver “qué onda” con el tema del lugar. Gonzalo había pedido instalarse sobre el puente Lartigau, pero no era posible la bajada eléctrica. Por eso lo habilitaron ahí.

Nada improvisado. Todo legal. Sana competencia.

parador-Aloha-Junin

Aloha tendrá entonces que afinar su diferencial: los shows en vivo de rock, reggae o jazz, las clases de Body Combat o Kangoo Jump, Fernet, caipirinhas y su aire “beach”. (De hecho “aloha” es un saludo hawaiano…). Si es así, tocará el ukelele por buen rato.

The Féstival tendrá que enfocarse en el disfrute del parque con sus mesitas y mantelitos para la mateada en familia (con el panchuque para los niños).

De ese modo, no se empastarán. Al contrario, hasta pueden generar propuestas integradoras muy interesantes.

Me encanta ver el desafío. Si hacen las cosas bien, los dos tienen que tener éxito. Lo digo siempre con conocimiento de causa. Estuve en la meca de los boliches, bolichongos, pubs y furgones flower power… En Ibiza hay una terraza (bar) pegada a la otra. Y no 2 sino 20, 30 y más. Todas se diferencian. Una tiene tienda de ropa incorporada. Otra, narguiles para fumar. Otra, un Buda gigante. Otra, transformistas como RRPP. Otra, los barman en zunga. Otra, te da auriculares para escuchar sólo la música de ese lugar. Otra, es de argentinos!. Y así hasta que salga el sol…

De eso se tratan los nuevos mercados. Hay que pelearla desde la INNOVACIÓN, la SORPRESA y la EXPERIENCIA DE CONSUMO.

 

¿De dónde salieron los food trucks?

Como bien lo dice el inglés, food truck es un CAMIÓN (no carro) de comida. Comida con onda, sabrosa, fresca y sana. Desde pastas o pizzas gourmet hasta sushi y platos étnicos.

El antecedente data de fines del 1800. Fue el icónico “chuckwagon”, una carreta convertida en cocina móvil para los cowboys de los campos californianos. Los primeros motores vinieron con las cocinas del ejército en la Segunda Guerra Mundial. Casi como el chocolate patrio del camión del Grupo de Artillería 10 de Junín…

chuckwagon-Disney

Recién en 2008 se dio la revolución. Un chef coreano combinó un plato original (tacos de barbacoa), publicidad por Twitter y un camión de diseño rodando por Los Ángeles.

Hoy, son furor en USA, Europa, Canadá, Australia e incluso México o Chile.

Le Camion Qui Fume de París es uno de los mejores del mundo, gracias, entre otros sabores, a sus hamburguesas al champagne.

food truck Parishttp://lecamionquifume.com/

Desde hace unos 4 años, la tendencia se impone en Buenos Aires.

Los trucks van tipo catering a eventos públicos y privados, desde un casamiento hasta conciertos o festivales al aire libre (ej: Lollapalooza). También se paran en lugares fijos como el Distrito Arcos de Palermo.

Food-truck-Bs-As1

Buenos Aires Street Food circula con un americanísimo Grumman Olson, esos que se parecen más al camión de Prosegur que al carrito manzanero/pochoclero de Plaza Marcilla.

Parece que hay más de una docena de propuestas girando. Cada una tiene su temática y especialidad. Ejemplos:

Morfa: (el pionero) a cargo de un chef y licenciado en Marketing. Su menú: hot pastrami y bondiola braseada. Nómade: del hijo de Dolli Irigoyen. Es un Chevrolet decorado con stencils. Vende el famoso “min pao” (pancito chino relleno de hongos o cerdo), ceviches o baguette de pollo al curry. Hollywood Dogs: un pancho con salsa de mostaza especial de Los Ángeles. Bon Bouquet Crêperie: crepes franceses con estética acorde. Retro Food Truck: combi VW ochentosa y colorida con un desarrollo de marca muy cuidado.

También hay restaurantes conocidos en versión 4 ruedas. Ej: La Cabrera,el primer ómnibus con parrilla a las brasas. Las empresas de productos masivos tampoco se lo pierden: Knorr Soup Truck, La Salteña o el Pancho Truck de Granja Iris. Hasta el actor Fabio Alberti atiende el suyo en San Isidro (y no creo que sea ningún boludo total…).

Con esta realidad, y como ya es un clásico en Los Ángeles o Nueva York, en La Rural de Palermo se hizo el Buenos Aires Food Fest con los food trucks como protagonistas.

food-trucks-Bs-As

 

Food truck vs carrito…

El éxito de los food trucks no pasa sólo por la calidad y presentación de la comida. Está bien a la vista: tienen temática y un diseño más atractivo que los carritos comunes.

Fuentes para averiguarlo hay de sobra. (Al final copio algunas). Aún así, algunos periodistas locales me plantearon su duda vía Twitter. Bueno, no tienen por qué saber. Por eso son periodistas y no especialistas en Marketing



mensaje3


Veamos lo básico:

#CARRITOS

No tienen más intención que expender comida al paso. Son de estructura standard. No se piensan desde la diferenciación estratégica, aunque algunos sean más creativos que el vecino en su rima con la vaca, el toro, o la tripa gorda…

#FOOD TRUCKS

Se posicionan desde un concepto especial: yanqui, europeo, orgánico, chino, vintage, hippy, etc.. Y se basan en la experiencia global de consumo. O sea, van más allá de los productos que venden. Comunican con el nombre, el logo, la música y hasta el cuadrillé del mantel. Todos los detalles se manejan con coherencia para que el cliente “sienta” el clima completo.

En el caso local, The Féstival recrea un espíritu americano. Por eso tiene salsa de barbacoa y no huele a chimichurri. Por eso su plotteo dice “the perfect sandwich” y no “El zarpado chori”.

carritos-Costanera(fotos de www.peep.org)

 

Y como dije, la otra diferencia es la comida.

Los carritos (de la Costanera, Bosques de Palermo o Laguna de Gómez) son sinónimo de chori o súper pancho. Los food trucks son gourmet, como ya lo comenté arriba con el menú de The Féstival…

 

Subí que te llevo a la tendencia…

Hay varios formatos de negocios que acompañan la evolución, necesidades (y deseos) del consumidor.

En una nota del año pasado, nombré como ejemplos los concept stores (tiendas que cautivan al cliente a través de los sentidos), los pop-up stores (tiendas que aparecen en lugares inesperados y por corto tiempo) y, no casualmente, los food trucks (camiones itinerantes que son tendencia en todo el mundo).

Mostré uno de los primeros que vi en Helsinki hace casi 4 años. Un mítico Citroën Type H post Segunda Guerra vendía café y crepes frente al súper shopping Forum.

food-truck-Helsinki

También, en mi Face, destaqué a Starbucks y el camión Frapuccino que estrenó el año pasado en los campus universitarios de EEUU. Me acuerdo que dije: ¿Para cuándo algo parecido en Junín?. Y me respondieron que no se podía. ¡Pues ahora sí se pudo!.

Starbucks-campus

Ojalá prenda el motor de otros emprendedores. Digamos que tampoco precisan el Kenworth de B.J. tuneado por Milo Lockett. ¡Pero algo que dé gusto comer y mirar!. No puede ser que se vea más creatividad en los muros de los talleres municipales que en las fachadas comerciales… Para pensar ¿no?…

chavo-talleres-municipales

 

 Aclaraciones finales…

 

Esto también me “arrobaron” por Twitter luego de dar la primicia.


 

 

mensaje4

mensaje2


 

Aclaro. Les dicen food truck porque se llaman food truck. ¿Para qué nos vamos a hacer los RAEbeldones al cuete?. Es como que yo en lugar de: “Tengo un blog de marketing en WordPress” dijera: “Tengo una bitácora de mercadotecnia en la PalabraPrensa”

Si es cool o no cool, en mi caso no cambia en nada la cobertura “bloguística”. Hay pruebas (¡como siempre!) que puedo hablar con la misma soltura de la Champs- Elysées de París como del Corso de Morse. Me puedo sacar fotos en Louis Vuitton o en una carroza sobre un trailer (uh, dije trailer!) entre las gallinas de River hechas con hule. ¿Cabe alguna duda?.



mensaje1


 

Graciosa contradicción… Hacer un buen negocio por saber detectar e implementar una tendencia, es precisamente… ¡MARKETING!. 

Pero no voy a pretender que todos lo entiendan. Aunque por lo visto, algunos no pierden la esperanza… la fe…el optimismo…

Scioli-marketing


 

Ah, y también me dijeron que (el food truck) “tanto marketing no sería” porque nadie había hablado de su llegada. Que lo había visto sólo yo. ¡Justamente!. Estudio y trabajo entrenando el ojo para ver lo bien hecho y distinto. Lo que muuuuy pocos ven. Si “todo Junín” analizara lo mismo, no nos alcanzaría el nuevo tren para ir como Jurado a los Premios Mercurio. Y sin embargo, la única convocada hasta ahora… Lo dejo a tu criterio Karina Olga.

Es así. Algunos hasta parecen molestarse por el marketing peeeero, quisieran tener un blog igualito al mío. De hecho el mismo señor de arriba (no Scioli…) había registrado mi propia marca con el punto ar!!!.

registro-Ibarra


No sin polémica (tengo los mails guardados), lo recuperé y, como corresponde, está en manos de mi webmaster.

En fin… Cada uno tiene derecho a decir lo que piensa. Eso sí, vale el consejo para quienes viven de la actividad comercial: cuestionar sin fundamentos la innovación es tan productivo como vender panchos en un restó vegetariano.

Bienvenidos los food trucks y toda idea que sorprenda y mejore la experiencia del consumidor.

Que pase el que sigue.


 

Fuentes consultadas:

http://www.clarin.com/ciudades/Food-Trucks-carritos-comienzan-Ciudad_0_1169883112.html

http://www.clarin.com/ciudades/Quieren-permitir-food-trucks-Ciudad-pagarian_0_1314468732.html

http://www.lanacion.com.ar/1730682-los-food-trucks-comienzan-a-calentar-motores

http://www.lanacion.com.ar/1770398-food-trucks-hay-cada-vez-mas-pese-a-que-no-estan-habilitados

http://elgourmet.com/nota/food-trucks-una-tendencia-sobre-ruedas

http://www.elplanetaurbano.com/index.php/secciones/restaurantes/item/1071-street-food-en-movimiento

https://www.facebook.com/BuenosAiresStreetFood

http://www.economiadecomunion.org/index.php/archivo-noticias/104-la-caja-del-cielo-se-abre

http://decomidasybebidas.com.ar/la-revancha-de-las-galletitas/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>