Bailando sin Tinelli…

 

Sería muy obvia si hablo de la vuelta del “moderador de debates presidenciales”… (Viendo los candidatos al puesto máximo de una nación bailotear en zapatillas como pendeviejo en la peña de los miércoles, entiendo definitivamente por qué no somos Finlandia…).

Mejor digo que hoy empieza el “Bailando” y que VUELTA y BAILE resumen esta nota fotográfica por el estudio de Silvana Vattier.

Silvana Vattier barra

En un post de enero (http://verorezk.com/2015/01/silvana-vattier-y-las-damas-de-blanco/ ) te conté sobre lo visionaria, creativa y diferente que había sido esta profe de danzas en los 80. Tanto, que sus alumnas (muchas ya madres de nuevas alumnas) jamás olvidaron esas épocas que no tuvieron repetición. Hasta hoy. Porque lo tenía en su mente desde hacía tiempo y este año se decidió…

Silvana-Vattier-pose

Nos llamó en enero y en abril ya estaba dando clases. Con “nos llamó” me refiero a que confió en mi asesoramiento para reposicionarse y en las arquitectas Jimena Alfonso y Mercedes Borchex para la dirección de la obra de aggiornamiento del edificio.

El salón de la planta alta tenía los signos de un largo impasse. Había que arreglar techo, piso, escalera, balcones…

Silvana-Vattier-estudio-danzas2

Se realzó el frente y el interior, con esas características aberturas de medio punto al estilo Jane Fonda y sus videos de workout de los ’80 (cuando se usaban las polainas y el cinto arriba de la cavadísima malla de lycra en colores flúo…).

Silvana-Vattier-estudio-danzas13

Jane-Fonda

(Bueno, parece que la ventanita de medio punto le duró unas cuantas décadas a la saludable Jane…)

Además, había que crear un nuevo espacio para la recepción.

Precisamente ahí se resume la esencia de la marca Silvana Vattier. Un estilo instalado por el recuerdo (de quienes participaron en la etapa de los 80) y por la actualidad (de quienes conocen sus trabajos de deco). Ese estilo es híper femenino, romántico, delicado, donde prevalece el rosa, el blanco, el dorado y la estética vintage. Con tules, moños y puntillas de ajuar principesco.

Siguiendo la identidad natural, es obvio que la ambientación estuvo en sus manos y en las de su madre Negra, que sorprende (desde que la conozco) con su arte y buen gusto.

Incluso muchas de las cosas divinas y customizadas que se venden en Alcoba (la blanquería de Rivadavia) las hacen ellas. Muebles patinados, objetos decapados, almohadones bordados, angelitos, guirnaldas de corazones, etc.

Volviendo al estudio, mirá con qué te encontrás ni bien entrás…

Silvana-Vattier-estudio-danzas2bis

Silvana-Vattier-estudio-danzas3(Así se ve de tardecita…)

Silvana-Vattier-estudio-danzas4

 

 

Pasión por los detalles…

 

Silvana-Vattier-estudio-danzas5

Silvana-Vattier-estudio-danzas6

Silvana-Vattier-estudio-danzas8

Silvana-Vattier-estudio-danzas9

Silvana-Vattier-estudio-danzas10

Silvana-Vattier-estudio-danzas7

Silvana-Vattier-estudio-danzas11

Silvana-Vattier-estudio-danzas12(hasta el felpudo!)

El show vuelve a empezar…

 

Silvana arrancó en su Morse natal antes del ’80. En Junín, y hasta el ’95, estuvo en altos de Sáenz Peña 69. Luego, en Vicente López y Planes. De ahí a la actualidad, en Cabrera 378.

ex-estudio-S.-Peña-69-bis

Como conté en la nota anterior, sus espectáculos marcaron un hito en los escenarios locales. Primero en el Teatro Italiano y después en La Ranchería (casi hasta el 2000). Están en la memoria del público por su despliegue de producción.

Dinámicos, innovadores y con vestuario impactante. Propios de alguien que sabe marcar la diferencia. (La comparé con Cris Morena y podría ser también “la Pachano” de Junín…).

Silvana Vattier vestuario

Con la misma energía de su momento de gloria, volvió a ocupar su lugar. No fue difícil, porque pese a que hay decenas de opciones competitivas, básicamente comunican todas lo mismo. Describen lo que hacen, pero no generan emoción ni le ponen el (ya necesario) toque de fantasía.

Por el contrario, Silvana apostó a cautivar a las nuevas generaciones a partir de esos valorados atributos.

El clima del lugar remite al sueño de la infancia de ser bailarinas. De hecho las niñas están fascinadas. Es increíble ver la cara de alegría con la que suben y bajan esas escaleras luciendo el pollerín de gasa o el tutú y la vinchita de flores en la cabeza.

Silvana-Vattier-estudio-danzas

Para la que quiera saber… ¿Qué da?. Iniciación a la danza (desde los 3 años hacen juegos coreográficos con elementos) y para las adolescentes y adultas, un mix “anti rutina”: clásico, barra, cardio-barra (clásico con aeróbico, pesitas, postura), español, jazz y pop (con temas actuales de Enrique Iglesias, Madonna, Beyonce, JLo, etc. Además, mantiene las clases de Pilates que ya tenía.

 

CONCLUSIÓN

Con Silvana y sin Tinelli, el show volvió a empezar.

Y la verdad, con ver estas fotos, hasta Ali Kemal está convenciendo a Don Burhan para ponerse las puntas…

Ay, Nadide querida…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>