La rubia salada…

Gwen-Stefani--rubia-salada

En esta nota verás la evidencia.

Los primeros calores (hablo del clima che) no me sientan bien.

Viendo cómo salaban las achuras en la parrilla dominguera, me acordé de algo. Y cuando yo me acuerdo de algo, agarrate, porque empiezo a hilar ideas y vaya a saber dónde termino…

 

En este caso, lo primero fue que en la última edición del Festival de Cannes (el de publicidad), Argentina tuvo varios premios. Entre ellos, el de Fundación Favaloro por “La sal que se ve”.

(La agencia Grey les trajo Oro por comercial de Bien Público, Plata por promoción de producto y Bronce por RRPP de Salud y Bienestar).


 

 

“La sal que se ve” buscó concientizar sobre el peligro de no ver cuanta sal usamos.

Siempre consumimos más de lo necesario. Esto es porque la sal blanca no es visible (salvo que el churrasco esté muy quemado y haga contraste…).

La solución creativa fue muy clara: ponerle color a la sal!.

la-sal-que-se-ve-campaña
Durante el mes de marzo, entregaron saleros gratuitos. Si las papas fritas o los ravioles se iban poniendo cada vez más parecidos al pelo de Lady Gaga, te podías preparar para el pico hípertensivo. Más o menos…

La campaña llegó a más de 18 millones de personas por radio y TV. Tuvo acciones en supermercados, restaurantes, espacios públicos y redes sociales. #LaSalQueSeVe fue trending topic y alcanzó a más de 920.000 usuarios por Facebook en solo 2 días. Los famosos (incluso Messi) se sacaban selfies en Instagram. Y hasta la mayor empresa del rubro (calculo que Celusal) se ofreció a colaborar con Fundación Favaloro.

“El primer paso en la solución del problema es ver que hay una”… remata el reel del caso que los mentores inscribieron en Cannes.

 

¿Qué gusto tiene la sal? (depende de quién sea el salero…)

 

Es casi como el fraude en Tucumán. Lanata te lo muestra con pruebas y los medios oficialistas lo desmienten con pruebas. O sea, el mismo hecho es malo o inocuo, según el cristal con que se lo mire.

Qué paradoja. ¡Auténtico Cristal de la Vida! es el slogan que en España usan para la sal en las antípodas de Fundación Favaloro…

Como dije, la campaña ganó en Cannes, y justamente de la costa francesa viene el método de cultivo que hace más de 2.700 años dio origen a SAL de IBIZA, la marca comercial más reconocida de la isla más top de Baleares luego de las discotecas y su punchi punchi.

A propósito, acoto: LASAL, el boliche juninense que estuvo a mediados de los 90 en Francia y Lavalle (hoy Escuela de Estética) fue un homónimo del de Ibiza, tal como El Divino y tantos nombres que se copian de afuera (como si nadie viajara…).

lasal(Imagen tomada del sitio de Facebook “Si sos de Junín no podés olvidarte de…”)


 

SAL de IBIZA, vendida como la más pura y sana de todas, es un éxito gastronómico y está en todas las tiendas gourmet de Europa. Hasta la usan para fabricar chocolate extrafino! (el de 70% cacao sudamericano).

sal-de-Ibiza-pack(Foto de southernseason.com)

 

http://www.saldeibiza.com/es/about_us_start.html

 

Es raro ver un producto tan poco sal-udable con un posicionamiento tan positivo y aceptado.

La web lo describe a la par de los otros preciados tesoros isleños como el licor de hierbas ibicencas o el perfume Hierbas de Ibiza.

Habla de sal marina 100% natural de calidad suprema, recogida a mano, secada al sol y molida en piedras centenarias. Sin aditivos, conservando todas sus propiedades esenciales.

Sal de Ibiza tiene pop up stores en la playa y una movida marketinera digna de la cerveza más cool. 

Un fenómeno que da gusto analizar…

 

¿Y la rubia?

 

Bueno, entonces, uniendo la sal que no se ve (pero está) y la cultura pitiusa que la revela casi como objeto de deseo, mi mente hizo síntesis en un hit de No Doubt (no hay dudas que me patina el brainstorming…).

No-doubt-Tragic

La banda californiana de Gwen Stefani, esa platinada tipo Marilyn también solista de pop y hip hop, fue record en Billboard, disco de diamante, Premio Grammy, etc, etc, con “Don’t Speak” (No hables). 

En su intenso estribillo, dice:

No hables. Sé exactamente lo que estás diciendo. Así que por favor deja de explicar. No me cuentes porque me duele. 

 

Justo lo que varios quieren cantarme de vez en cuando, porque saben que es verdad todo lo que digo en el blog (aunque les suba la presión…), pero preferirían no verlo… Como la sal.

Se tienen que guardar las notas para Guido Kaczka…

La que sí da la nota es esta negra que versiona a la rubia Stefani en el cautivante Teatro Pereyra de Ibiza.

 

Teatro-Pereyra-Ibiza-Samara-Brown


Samara Brown cantó “Don’t Speak”
 (en la noche de mis 40) a los pies de la muralla de Dalt Vila.

Ni bien escuché su voz, prendí la Go Pro y salí hacia el escenario del selecto y mágico pub. Acá está el momento:

Es el mismo donde estuvieron entre otros, Laura Pausini y James Blunt grabando el video de “Primavera Anticipada”.

Eso, primavera a fines de agosto fue lo que ameritó el asadito en la parrilla del domingo. A mi gusto, un poco soso, dijera Carlitos Balá…

Ok, pero…

¿Y Stefani? ¿En qué anda?. No sé, pero dicen que la rubia es tan salada que te hace delivery de boletas…

Gwen-delivery

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>