Navidad en el centro de Junín…

Navidad-La-Reina-Batata-Junin
Hoy me levanté temprano para ir a ver con qué me sorprendía el centro comercial de nuestra linda ciudad.

Admito que no soy fácilmente “impresionable”. (Bue, como si hiciera falta aclararlo…).

Empiezo por lo más “elaborado” que tiene lo que no encontré en otro lado: simpatía e interacción.

¿De quién se trata?

 

Naldo puso un clásico y humano Papá Noel con una “elfa” que entrega tarjetas de buenos deseos patrocinadas por LG.

Navidad-Naldo-Junin
Enfrente de Naldo, otro Papá Noel, esta vez estático e inflable, hace guardia en la puerta del bar Amanda (que se amplió hacia la ex oficina de Turismo municipal).

Para la foto de los chicos, digamos, es pintoresco. Y para los grandes, es como entrar y pedir un mate cocido: no le hace mal a nadie…

Navidad-Amanda-Junin
En el “otro enfrente”, algo me llamó la atención, pero no precisamente por su ingenio o naturaleza disruptiva.

La esquina de la ex First ahora se llama Darwin. Y luce así…

Navidad-Darwin-Junin
El pobre científico inglés aún no encuentra explicación para esta transmutación navideña. Es más, nunca creyó quemarse las neuronas en Edimburgo y Cambridge para tener que ver tal “evolución” de árbol festivo.

Navidad-Darwin-Junin1
Charles dice que, muy probablemente, el origen de esta especie sea el “insulsus toteum”, de la familia “me tienen los huevos de dinosaurio inflados” con el eslabón perdido de la creatividad.

Mi teoría es más sencilla. Si lo miro con cariño, me inspira una manga-embudo de Boca con granos de pimienta y gas helio…

 

Ponele onda Vero…

 

No hay nada “guaaaau” en esta Navidad 2015, pero ante la perezosa innovación que nos muestra Sáenz Peña, un par de casos pude rescatar. Ejemplos: Coccole y Lola Lencería.

Navidad-Coccole-Junin

Navidad-Lola-Lenceria-Junin
Sobre Rivadavia, ya sabemos, siempre brilla el enorme ventanal de la casa soñada de Cielo & Tierra. (No saqué foto porque había mucho reflejo…).

Una curiosidad: Perfumería La Vie de Avellaneda y XX de Setiembre anunció que tenía la licencia de Alparamis. Yo no vi nada.

¿Y qué más?. Estrellas plotteadas o suspendidas, árboles tradicionales como los que tiene el chino, de alambre o madera en el trillado pero bello estilo shabby chic, y hasta en románticas obras de arte en tela como tiene la bianquería Alcoba de Rivadavia.

Ah, para mi gusto, muuuucha pizarra escrita con tizas de colores. Ya me cansaron por ser más de lo mismo. Las usan para desear paz, promocionar un descuento o repelente para barigüí.

Algo que parece una obviedad pero colorea la vista, son los locales que arman sus vidrieras con los looks para estas noches de gala.

Danina apostó por un delicado “blanco 31”. Otros, como Selegna o Friends, por los clásicos rojo y verde. Este dúo siempre tiene tela para cortar. De hecho fue el que eligió Sedería Giorgi de Arias para vestir de cola a sus maniquíes.

Navidad-Giorgi-Junin


¿El mejor Santa Claus?
. Sin dudas, el de la juguetería La Reina Batata de Rivadavia. Es el muñecote súper abrigadote que hace unos años estaba en el local de deco y tienda navideña Thai-Bali (¿te acordás las cosas fantásticas que tenía?).

Al final de la recorrida, acá posa la enfant terrible con Melatini después de unos cuantos panchos y pan dulces…

Navidad-La-Reina-Batata-Junin1

Feliz-Navidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>