No hagas esto en tu negocio…

(No des tela para cortar…)

 

Qué ironía. En la última nota traté sobre el marketing “color esmeralda”. Y ahora te voy a contar un caso local que muestra lo verde que están muchos en atención al cliente.

El viernes fui a Green, la retacería de Hipólito Yrigoyen casi Paso (al lado de un chino).

retaceria-Green-Junin-cartel
Necesitaba una tela “vintayona” y ese lugar tiene de todo. Es más, creo que ningún otro lo arrima en cantidad de opciones (por eso se justifica/ba cruzar media ciudad). Es como estar en pleno Once.

El tema es que tanto stock, lo desbordó. Literal. El muy modesto local se quedó sin bordes entre la mercadería y la gente.

De hecho, sobre el portón de garaje (en línea de vereda) hay un cartelito a mano alzada que pide no ingresar hasta que abran la puerta…

 

retaceria-Green-Junin-porton
Pensé que en una especie de flashmob, alguien aparecería cantando el arroz con leche. “Que sepa coser, que sepa bordar, que sepa abrir la puerta para ir a jugar”…

Pero no. Otro literal. Tenés que esperar que salga algún cliente para que te habiliten el paso, que desde afuera ya se ve, por cierto, very dificul…

rollos-telas(Sí sí, casi igual a este local de Burzaco)

 

Raro que no te toman el perímetro de cintura, porque cruzar el túnel de “bienvenida”  con un talle XL, lo pongo en tela de juicio…

Menos mal que, como a los 41 (años) sigo clavada en los 60 (kilos), pude hacerlo casi con roce de chifón. Aunque no me faltó demasiado para atascarme entre los rollos de doble ancho y salir expulsada como chorro de sifón.

Al revés que los perros de Guido, el desafío es que no se te caiga nada. Lo hice. Mirá la repe!!!. Mínimo tendrían que dar una Singer de premio!.

compras telas Once(No soy yo, es foto ilustrativa de Revista Ohlalá)

 

Al final del primer cuello de botella, a la derecha, hay un anexo. O mejor dicho, el local “dobla”. Y de nuevo. Una cadena de pared a pared sostiene un cartelito con el “amigable” mensaje de NO PASAR (en composé con otros de “no tocar”, “no mover los rollos”, etc).

Eso sí, unos nenes de la familia anfitriona burlaban la veda en su debut como cebadores de mate. Parece que para la friselina blanca no es lo mismo la huella digital de una curiosa Rosa que no mira de lejos que una mancha de yerba Piporé.

En fin… Doble stop y aún no llegué al mostrador!. (Te lo cuento en presente para darle más dramatismo…).

Pedí sin vueltas el tipo de textura y colores específicos para unos almohadones. Y ohhh, qué puntería, el tesoro estaba en el sector prohibido. Entonces, querido Blas, no quedó otra que oíd el ruido de rotas cadenas…

Siguiendo a la vendedora como guía de desbroce amazónico, le pregunté el por qué de la situación. Dijo que llegó todo lo de la nueva temporada cuando aún no habían podido acomodar lo anterior. Traduciendo: éramos pocos y parió la par-tela…

Tuvo que pedir asistencia a otro vendedor porque era imposible sacar los rollos de atrás de los otros rollos que estaban adelante de los demás rollos… ¿se entiende?. Bueno, eso.

Al menos en ese instante de viernes, los enormes tubos resistieron en pie como en la canción de Es-tela Raval.

Ja!. Ahora te quiero ver. Prueba de destreza. Darse vuelta en menos baldosa que Messi y desandar el camino hacia la caja.

Ahí no podría jamás comprar la costurerita que dio el mal paso de Carriego, porque queda sepultada bajo el alud de chenil terracota.

Ya que nombré un color, hago un paréntesis para mostrarte una a favor: Green tiene hasta la cortina del portón en verde. (No como “Verde que te quiero” de Gral. Paz que es marrón…).

Lástima que el video club de Av. Arias se llama igualito y casi con la misma letra…

 

Green-Junin
El cobro es el momento cúlmine de la atención. La señora/dueña no paraba de hablar con la hija/nuera (lo mismo da) sobre un temita familiar. No es la primera vez que en un negocio escucho eso. Se cuentan detalles domésticos como si estuvieran en la cocina y el cliente fuera el dibujo del viejo quákero de la avena.

Me repitió el precio del papelito escrito por el vendedor, mientras seguía hablando, comiendo y concentrada en el “trascendente y oportuno” diálogo.

Le di hasta el cambio que “revisó” totalmente dispersa. A una clienta anterior le había dado 10 pesos menos de vuelto por ese motivo.

Agarré la bolsita generosa (de género) y saludé con el automático “chau, gracias”, ya pensando en el blog. La señora y su interlocutora jamás interrumpieron su pintoresco debate para despedirme.

Algunos dirán “¿Y por qué no te quejás ahí mismo”?. Porque aprendí que no sirve. Para el dueño es tan normal que no lo registra (aunque esté frente a una paradójica caja registradora…). Tiene tan naturalizado el ego-hábito que seguro cree que vos sos la desubicada con el planteo.

Es como pretender que te atienda simpática y empática la doña de la zapatería frente al estacionamiento de La Anónima centro. En esos casos, no pisás más ni descalza y listo.

La enoooorme competencia, física y digital, empodera al consumidor. Podemos comprar por Netshoes (mis últimos pares fueron por click) e incluso telas o tapizados por Mercado Libre.

¿Entonces?.

Contándolo acá, y esa es la idea, sirve para que otros no repitan el patrón o rompan el molde.

Singer-vintage


Pensar que las empresas que son paradigma de éxito mundial dicen que los clientes son invitados y que deben vivir la experiencia de sus vidas. Ni hablar si esos clientes son mexicanos y tienen mucha “tela” para gastar…

Pues ni modo que comprarían en Green, y no precisamente porque prefieren el colorado chapulín.

 

CONCLUSIÓN

Algo me quedó claro. Green no es retacería para sastres. Más bien, hace desastres en atención al cliente.               

Los negocios que manejen así su línea de fuego (contacto con el cliente), penden de un hilo.

Los espacios ordenados, limpios, humanos y cordiales no deben ser jamás la aguja en un pajar. Deben ser el punto de partida para que la relación comercial quede reforzada como bolsillo de Levi’s.

Para sobrevivir y aún crecer en estos tiempos, no queda otra que ATENDER BIEN.

Tampoco se necesita que un Echarri en pelotas te traiga los rollos de la textil de La Leona.

Con decir “Hola, ¿qué necesitás?, hasta luego, gracias por tu compra”, digaaaamos que alcanza, aunque en la mayoría de los negocios juninenses, estos “detalles” son un lujo de haute couture.

 

Últimamente veo mucha preocupación por el dengue, el zika y la chikungunya (te juro que no inventé la palabra). Pero tan importante como descacharrizar para evitar la cría del Aedes Aegypti, es combatir estos virus que pueden ser mortales en cualquier rubro y zona geográfica.

Es utópico seguir arengando (politizando…) con los “Centros Comerciales a Cielo Abierto” cuando un 90% no logra corregir ni las cuestiones más básicas bajo su propio techo…

Según pinta, para el asociativismo y el marketing esmeralda, aún estamos muuuuy verdes.


PD: Recibí varios comentarios de clientes que pasaron por la misma experiencia. Y peor!. Hasta me contaron que una vez tuvieron que llamar a la policía porque la dueña casi se trompea con una señora que le reclamaba por un retazo de encaje mal cortado… De no creer! (que siga abierto…).

54 comentarios en “No hagas esto en tu negocio…

  1. SIKLVIA

    VERO, NO TE CONOZCO, PERO CONSIDERO EXELENTE TU NOTA. MUY DE ACUERDO CONTIGO.

    • Vero

      Hola Silvia, muchas Gracias.

      Saludos

      Vero

    • ADRIANA BEATRIZ CASIMO

      Hola Vero, estuviste espectacular con tu comentario!!! es realmente asi, hay muchos comercios de Junin que te atienden muy mal, no contestan los saludos. Cuando me pasa una cosa asi no voy mas y listo.
      Te felicito por los detalles relatados en tu comentario me hiciste reir.
      Besos

      • Vero

        Hola Adriana,

        Muchas Gracias!

        Sí, lamentablemente, y a raíz de esta nota, estoy descubriendo la epidemia que es esto de la mala atención.
        Excede la cuestión comercial. Tiene que ver con la pérdida del respeto y la educación, la decadencia general de la sociedad.
        Pasa que en un comercio tiene consecuencias directas sobre la rentabilidad. La mayoría hace lo que vos comentás: no vamos más!,
        con lo cual ese negocio pierde un cliente que quizás no recupera nunca más.
        En estos tiempos de híper competencia y ferocidad de mercado, nadie se puede dar el “lujo” de no tratar como rey al cliente.
        Ya lo plantée en otras notas. Muchas veces se quejan de la falta de ventas adjudicándolo a factores externos (economía, clima, inseguridad, etc), cuando, analizando caso por caso, estoy segura que el problema surge de lo interno: falencias en el trato, en la capacitación, en la imagen del local, en la diferenciación de la propuesta, etc.

        Saludos

        Vero

  2. Rosana

    Muchos ejemplos hay en Junín de este calibre, desgraciadamente! PREJUZGAR es otro punto! Hace un tiempo, en calzados Manon, entré a preguntar por l precio de unas sandalias de vidriera, y el dueño mirándome de arriba abajo, me dijo: “Son Viamo…”! Prejuzgó que no las podia pagar!! a mí me saca este tipo de situación! Tu crónica, impecable! Standapera total! Jaaa! Te felicito! Y a la de Green…O le sobra un ojal, o le falta un botón!Completita no está!

    • Vero

      Hola Rosana,

      Gracias por tu comentario y por compartir experiencias.
      Vos también tenés tu don standapero, me hiciste reír con “le sobra un ojal
      o le falta un botón”…

      Saludos

      Vero

  3. María José

    Como clienta me paso muchas veces soportar la mala educación de ciertos dueños ,en la actualidad como comerciante casi siempre obligó a la gente que entra al negocio a saludar . Muy bueno tu informe.
    L más desagradable que pase fue en una casa de música en calle Lavalle ni se les ocurra entrar a preguntar un precio jaaa.

    • Vero

      Hola María José,

      Gracias por tu comentario.
      Y sí, lamentablemente padecemos a diario situaciones de mala atención al cliente.
      Lo peor, es que después la mayoría de esos se queja porque le va mal…

      Saludos

      Vero

  4. Andrea

    Vero! Sos divina! Mató tu nota! Mucha cancha para atraparnos! Una redacción de lujos….
    Fui muchas veces ahi, hasta que x razones obvias q detallas, dejé d hacerlo. Apuesto a la amabilidad, trato con el cliente, el famoso “mimo” y no a la variedad q me puedan brindar en mercadería….Hay miles de opciones! Es mas…El buen vendedor t hace querer lo que llevas….X más sencillo q sea! Me paso c un vestido q me compre…No le daba ni 5 centavos.. la vendedora le dió cierta magia cuando me lo ofreció…Hoy amo llevar puesto esa prenda! Vale mucho la buena atención! Saludos

    • Vero

      Hola Andrea,

      Gracias!!!. Creo que te conozco, de una vez que te contacté en Andreani para diseñadora de La Pequeña. Puede ser?.
      Y es muy cierto lo que aportás. Hoy existen miles de opciones para comprar, con lo cual nadie se puede dar el “lujo” de destratar al cliente. Por el contrario, cuando el vendedor no sólo te atiende sino que te entiende y te completa la experiencia con empatía y simpatía, lo recordás, lo recomendás y lo más importante, volvés!.

      Saludos!

      Vero

  5. Alina

    Hola… Sabes que es lo peor? Que tiene todos los rollos parados! Se estiran las tramas y antes de pensar en cortar, tenes que lavar todo dos veces y esperar a que la tela vuelva a su verdadera forma. La ultima vez que fui, acompañando a alguien, me encontré con recortes con precio de x metro, telas sucias, estiradas y cuando mencione todo esto, me dijeron que compre en otro lado. Le dije que obviamente si, porque lo que tenian no valia la pena el gasto. Un horror. Piensan que son el unico lugar y no te queda otra… Una vergüenza…

    • Vero

      Hola Alina,

      Ese dato no lo sabía, pero no me extraña dentro del “combo”…
      Aunque sí, me están contando cosas que superan mi capacidad de sorpresa. Decirte “que compres en otro lado” es la primera frase que figuraría en un manual para espantar definitivamente a un cliente. Patético.

      Saludos

      Vero

  6. Paola

    Excelente nota ! La verdad no tengo más que felicitaciones para vos, una genia.

    • Vero

      Hola Pao, Muchas Gracias!!

      Saludos

      Vero

  7. Ana maria

    Me pareció fantástico lo que tan bien describiste, he comprado en ese lugar y ese es mi pensamiento por lo que me ha pasado , pero del mismo modo hay muchos lugares que no tienen ni la menor idea de respetar al cliente que por otro lado viven de él, ej. Restaurantes algunos son un desastre .

    • Vero

      Hola Ana María,

      Muchas Gracias!. Tal cual lo decís, El de Green es, lamentablemente, apenas un símbolo de la decadencia que se ve en muchos comercios respecto a lo “humano”.
      Ojalá tomen conciencia que más allá de la economía, lo que tiene que cambiar imperiosamente para que la realidad mejore, es el respeto y los buenos modales.

      Saludos

      Vero

  8. Kary

    Fui a Green solo dos veces y no volví más precisamente por la atención, pero no solo me ha pasado en la retaceria, sino en verdulerías, locales de ropa, restaurantes, etc.
    Es curioso ver la actitud de los dueños, me han respondido que no soy indispensable para su negocio y por lo que he observado es cierto, porque las personas se dejan al mal trato, no puedes tocar, no puedes elegir, espera a que yo te dé todo y sigue teniendo clientes.

    Yo soy de México y aunque también hay lugares donde se les nota el mal humor, la mayoría por cultura es muy amable y atenta, será también que hay mucha competencia de comercio, aquí en Junin hasta ahora está empezando esa movida.
    Así que me ha costado trabajo encontrar mis lugares favoritos para comprar, tampoco ha sido imposible, ya que en algunos comercios me dejan ser, saben que me gusta elegir, que cuido su mercancía mientras estoy en su local y que seguro volveré como cliente.

    Para finalizar, etendí en su mayoría todos los puntos que se comentaron, lo que no entendí fue la mención sobre los mexicanos jeje.

    Saludo.

    • Vero

      Hola Kary!

      Muy bueno tu aporte. Creo que que es un tema general y global. En la mayoría de los países hay una crisis de valores que se reflejan en cada expresión humana. La atención comercial no escapa a ello.

      Me alegro que pese a esto, hayas encontrado en nuestra ciudad lugares “chidos” para hacer tus compras.

      Respecto a la mención que hice al final sobre los mexicanos fue sólo porque ustedes le dicen “tela” al dinero. Y que nadie quiere perder un cliente, menos si este cliente tiene “tela” para gastar.

      Muchas Gracias!

      Vero

  9. Jimena

    Bravo!! Tal cual! Uno cae ahí, porque otras retacerias no tienen lo que ellos si. Pero te pone mal tener que ir, la cola afuera del local, el.poco espacio, la cara de cu… con la que te atienden. La dueña siempre hablando de su vida personal, siempre quejándose y molesta con los clientes que le dan de comer. Y no hablar de lo mal que trata a sus empleados. Hay una chica, ahíahíosmo, que entiendo que es la hija y sigue sus mismos pasos.👏👏👏👏

    • Vero

      Hola Jimena,

      A esta altura, y como en ningún otro caso del blog, veo que la opinión sobre Green es unánime. Respecto a eso de tener que “caer” en un local porque otros no lo tienen, se termina ya. En ciudades del interior son los últimos metros de tela… Los paradigmas cambian y dejan los rollos por el suelo… Así como entre Netflix y YouTube le ganan a la TV abierta, en breve la venta online (de otros, claro), no les dará chance de sobrevivir.

      Gracias por tu aporte.

      Saludos

      Vero

  10. LASTIMOSAMENTE CONFUNDIMOS EL DINERO CON EL COMPORTAMIENTO ADECUADO HACIA NUESTROS CLIENTES .EXCELENTE OBSERVACION . TE FELICITO !!!!!

    • Vero

      Hola Carlos, Gracias!

      Sí, muchos aún no entienden que la rentabilidad de los negocios empieza por poner en el centro al cliente, por seducirlo, sorprenderlo, ganar su confianza y compromiso.

      Saludos

      Vero

  11. Eva

    Además de también entender porque eh ido, y felicitarte por tu excelente redacción (no suelo leer textos así completos pero este me llevo a hacerlo), quiero comentar que hay lugares que a pesar de ser pequeños tienen una excelente atención y trato, como la retaceria que está en calle Rivadavia, al lado del pescador…La atienden dos mujeres excelentes, yo compro todas las telas ahí desde que conocí ese lugar, tienen muchas cosas, retazos y buena calidad…No conozco a las mujeres pero lo recomiendo porque la atención es muy buena.

    • Vero

      Hola Eva, Muchas Gracias, por tu apreciación y por aportar este dato. Es bueno destacar a los que son la excepción a la regla, porque lamentablemente y como en casi todo, lo bueno no es lo que abunda. Tendré en cuenta esa retacería.

      Saludos

      Vero

  12. Maria Laura Toscanini

    Me encantó tu nota…ese lugar me trae malos recuerdos siempre. Amén tu narración! Muy divertida y atrapante!! 🙂

    • Vero

      Hola Laura, Muchas Gracias!!
      Es bueno que, pese a las malas experiencias vividas allí (y de forma unánime!) podamos verlo con humor. Es como una especie de resiliencia comercial muy saludable por estos días…

      Saludos

      Vero

  13. calu

    Tal cual….green tiene variedad pero atencion al cliente cero! Por eso no fui mas!

    • Vero

      Hola Calu,
      A esta altura me pregunto: cuántos clientes perdió esta gente por mala atención?. Es un caso para los manuales de anti marketing…
      Somos muchos los que priorizamos lo humano por sobre variedad o precios y con el empoderamiento que nos dan estos tiempos de híper competencia, decidimos dejar de ir a los lugares que no nos merecen.

      Gracias por tu aporte.

      Vero

  14. Sandra

    Excelente lo tuyo !!!

    • Vero

      Hola Sandra!

      Muchas Gracias!!!

      Besos

      Vero

  15. Graciela

    Y te faltó agregar…Las telas que están al ras del piso, están manchadas por orina de perritos.

    • Vero

      Hola Graciela,

      No te puedo creer!! O sea, había más tela para cortar! jaaa

      Gracias por tu aporte.

      Saludos

      Vero

  16. Agustina

    Acabo de volver de esa renacería y me acaba d pasar lo mismo!!! Estoy embarazada casi a termino en primer
    Lugar nadie me dejo pasar me atropellaban literalmente y. Ni hablar de decir buen día la Sra mirta dueña del negocio . Buscaba una textura particular de tela y no me dejaba tocarla además de hacer comentarios sobradores y fuera de lugar! Al retirarme con un gracias hasta luego jamás recibí respuesta !! El don de gente se trae de la casa

    • Vero

      Hola Agustina,

      La falta de sentido común a veces no distingue entre lo comercial y lo humano…
      Lamentable.

      Gracias por tu aporte.

      Y lo mejor para tu nueva etapa!

      Vero

  17. Patricia

    A pesar de ser un artículo largo, lo leí de cabo a rabo por la brillante redacción, algo de lo que -aprovechando lo pertinente del espacio- no pueden jactarse los diarios juninenses, tanto impresos como digitales (en muchos casos nos tenemos que conformar con que respeten la ortografía básica y, a veces, ni eso).
    Excelente nota.

    • Vero

      Hola Patricia,

      Muchas Gracias por tu atención y tu valoración.
      La buena redacción debería ser el punto de partida de cualquier medio escrito, pero… a veces
      lo normal termina siendo la excepción o minoría… Ni hablar si pretendemos contenidos originales
      y no mera repetición de gacetillas.

      Saludos

      Vero

  18. cecilia

    Me encantó, redactado con humor, sarcasmo e inteligencia. Muy bueno. He ido a ese local y casi puedo decir que te quedaste corta, la dueña es una insufrible. Pero claro, a veces lo que necesitas solo lo podés encontrar ahi. Felicitaciones por tu blog !!

    • Vero

      Hola Cecilia,

      Muchas Gracias!

      Seguro que mi experiencia fue sólo un botón de la tela…
      Y lamentablemente, en muchos casos de análisis me quedo corta. O sea, lamentable
      para la realidad y el futuro de los comercios en cuestión.

      Respecto a encontrar lo que necesitás sólo ahí, es algo que con el avance fenomenal
      del e-commerce, en breve ya no le funcionará a ninguno que siga creyendo en públicos cautivos.

      Gracias de nuevo!

      Vero

  19. Patricia

    Buenas tardes,excelente la nota.te felicito,junin es un desastre en cuanto a atencion al cliente…voy a compartir la nota a ver si con esto podemos ayudar a tomar conciencia de que toda persona merece ser atendido dignamente.saludos

    • Vero

      Hola Patricia,

      Muchas Gracias!

      Buena idea. De hecho, titulé así la nota para despertar conciencia sobre el tema en los que tengan
      algún tipo de negocio o emprendimiento que implique trato con la gente…

      Saludos!

      Vero

  20. Vanesa

    Verónica, independientemente del tema central de la nota, se nota que tu formación es muy buena, la redacción es espectacular! No te conozco pero leí por casualidad el artículo y me fascinó! Sos una capa! Muchos éxitos en tu profesión!

    • Vero

      Hola Vanesa,

      Muchas Gracias!!

      Es un gusto doble escribir para gente que aprecia la diferencia y que no todo le da lo mismo.

      Saludos!

      Vero

  21. Laura

    Tristemente celebres!!!!!!!!!! y lo peor es que nos acostumbramos (y eso es lo terrible) y cuando vamos a un local, que te atienden !!! nos compramos todo y sino nos sentimos culpables!!!!
    el 90% te atiende levantando levemente (en el mejor de los casos) la mirada del celu y con vos entre fastidio y que me importa, que queres????

    • Vero

      Hola Laura,

      Con esta nota estoy descubriendo la dimensión de esta falencia de Green.
      También es muy cierto, como decís, que es un mal general. Creo que en estos
      tiempos de híper competencia y exigencia del cliente, es una actitud suicida.

      Ojalá reaccionen, pero opino que para muchos ya es demasiado tarde.

      Gracias por comentar.

      Vero

  22. Lorena

    Es tal cual lo describiste…. Prefiere comprar on line qué al final de tu compra de dicen Muchas Gracias por tu compra!!!! 🙂

    • Vero

      Hola Lorena,

      Y es tal cual lo que decís vos. El comercio electrónico se va a llevar puesto a cualquier local físico
      que crea que tiene la vaca atada y cometa estos groseros errores.

      Hoy el cliente está empoderado como nunca y lo hace valer. Una pena que la mayoría de los comerciantes
      aún no entiendan eso.

      Saludos!

      Vero

    • ana pedrotti

      esta muy bueno!!!!!!! y safo porque la dueña estaba charlano, si no, te ligabas algun reto dde “cuidado que no se caiga eso”, ” eso no se toca” ” si no te gusta anda a otro lado” etc., etc…..

      • Vero

        Hola Ana,

        Si es real el “Si no te gusta andá a otro lado” supera cualquier chiste Capusottonesco…

        Dios mío!

  23. sandra

    muy al cuete semejante redaccion por un local de telas…por que no redactas sobre las mosquitas o sobre la basura..o sobre la carcel… o el choreo… que se yo… me parece..

    • Vero

      Hola Sandra,

      Te explico porque es obvio que no viste más allá de esta nota…
      Soy PUBLICISTA, especializada en MARKETING y REDACCIÓN. Por lo tanto, escribo sobre los
      temas de mi área para los cuales estoy FORMADA. Es más, me molestan los opinólogos de cualquier cosa…

      Si en vez de esta profesión, hubiera elegido Medio Ambiente, Sociología, Abogacía, Policía, etc, quizás
      me interesaría escribir sobre alguno de esos temas. Es más, seguro hay gente que lo hace.

      ¿Conocés el dicho “zapatero a su zapato”?. Bueno, tal cual.

      Mi campo de análisis es todo lo que tenga que ver con la COMUNICACIÓN COMERCIAL.

      O lo tomás o lo dejás.

      Saludos!

      Vero

  24. maria

    Totalmente de acuerdo con vos,maleducadisima Alicia con los empleados y con los clientes,igual que la vieja de la zapatería que xque a mi mamá le era incómodo los zapatos la trato mal y le tuve que decir que se ubicará con una señora mayor,nunca más pisamos ese lugar, con green no queda otra que volver intentando cuando la dueña no está,que se va a la iglesia,x que es muy buena cristiana 😉😶

    • Vero

      Hola María,

      Ojalá estos fueran casos de excepción… Pero bueno, quizás (y con ese sentido también las hago) este tipo de notas
      ayuden para tomar conciencia que en cualquier negocio, ya sea uno instaladísimo o uno que recién arranca, es
      fundamental la BUENA ATENCIÓN para que todo lo demás funcione.

      Gracias por tu aporte!

      Vero

  25. Matias Barrionuevo

    El problema de Junín es que se cree una “big city” y sobran los campechanos mal humorados en los comercios.
    Mas de una vez te topas con un dueño o empleado que parece que le cagaste el día entrando a su local, y ni hablar que encima le estas pagando, no vaya ser cosa que encima le pidas un rebaje.

    Saludos!

    • Vero

      Hola Matías,

      Coincido en que falta autocrítica en los comercios locales. Ese es el gran culpable de que a muchos les vaya mal
      (o vivan del lamento y el reclamo externo). El que no es consciente de sus errores no puede verlos como origen
      del problema, por lo tanto, no puede encontrar soluciones.

      En general pasa por ignorancia y no por mala intención. El tema es la actitud. No es lo mismo abrirse
      al asesoramiento profesional para lograr mejores resultados, que cerrarse, quejarse y encima, ningunear
      a los que saben de qué va la cosa, como dicen los españoles…

      Y sí, en todo esto, la calidad de atención es un punto crítico. Si el recurso humano no colabora,
      el marketing no puede hacer magia…

      Gracias por tu comentario.

      Saludos!

      Vero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>