Nené Gralatto: 50 años de amor…

 

Nené-Gralatto-Junin Instituto
Fue una de las distinguidas en el Día de la Mujer (premio Alicia Bianchi que desde hace 5 años entrega el gobierno local).

Pero antes, el sábado pasado, yo estuve en su estudio de barrio Belgrano charlando en exclusiva. No porque soy una visionaria. Basta con saber que cumple 50 años de profesión para darse cuenta que algo distinto tiene y amerita ser difundido. Es más, éste será mi homenaje. Una nota con material inédito que quedará por siempre al alcance de las actuales y futuras generaciones. (Mientras exista Internet, el blog seguirá abierto al mundo…).

Te comparto la historia de Matilde “Nené” Gralatto, la profesora de danzas en actividad con más trayectoria que en junio cumple las bodas de oro con su Instituto de Arte Junín.

De esos casos para decir “chapeau” haciendo reverence…

 

 

 

Nené-Gralatto-Junin
Alguien que sigue como el primer día después de 50 años, algún secreto debe tener. Quise empezar por ahí. Le pedí que me cuente cómo le gustaría que la definan (a ver si descubría su auto-conciencia por ese envidiable don).

“Que siempre se acuerden del gran amor que di a todo lo que hice”, fue el deseo simple y grandioso con el que inauguró la entrevista…

 

Mucha dedicación, reconoce Nené, más allá de la conducta, la ética, la estética o el respeto.

Es una canceriana sensible, idealista y con un aprecio especial por cada instante que le toca transitar. Será que para ella todo partió de un momento crítico en su vida.

Con apenas 2 años, tuvo una neumonía muy complicada. El Dr. Arturo Vergara le dijo a sus padres que no había nada que hacer. Todo estaba en manos de Dios. El barrio quedó en silencio. Es que antes, me cuenta Nené, los vecinos eran “de corazón”, solidarios, preguntaban, ayudaban, acercaban medallitas, hacían oraciones.

Cuando habla del barrio, se refiere a la misma esquina donde nació y donde sabe que estará hasta sus últimos días. Ituzaingó y Rivadavia, casi abriendo el telón de Villa Belgrano.

Nené tuvo su milagro. Por eso conserva una gran fe. (Más adelante recordará hasta la monjita del Santa Unión que la ayudó a recuperarse). Pero siguió unos años muy débil de salud, y por lo tanto, muy sobreprotegida. Entonces el doctor le dijo a los padres:

“A esta nena hay que sacarla de la habitación y mandarla a danza”.

 

Al lado de su casa vivía su amiguita Estela Di Marco (prima de la profesora María Luisa Di Marco y hoy dueña del local de ropa Punto G). Ella, como ya bailaba, le enseñó los primeros pasos.

A los 6 años, Nené no dudaba que, además de Estelita, la danza la acompañaría para toda la vida.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-amigas
A los 10 años, en las fiestitas de cumpleaños (incluidos los de las muñecas!), Nené les indicaba los pasos de la clase a todos los chicos del barrio mientras tarareaba los compases (no tenía discos). O sea, después de comer la torta se venía la primera posición, segunda, plié, degagé… Eso era el juego. Y los nenes fascinados porque era una novedad!.

Ya con una base, Nené empezó formalmente en el estudio de Lilidia Nancy, una profe de Buenos Aires que vino a dar clases a Junín. Fue una enseñanza que Nené recuerda como “perfecta”. (Durante el encuentro, y más de una vez, me dijo que agradece a la vida los buenos maestros que tuvo).

Lilidia, entraba marcando el ritmo con un bastón y no volaba ni una pluma del cisne negro… “¿Quieren fama?, decía la profe Lydia (casi Lilidia en todo sentido!) en la clásica serie ochentosa. “La fama cuesta, y es acá donde la empiezan a pagar con sudor”…

Igualita!.

Lydia-Fama
De su primera experiencia, Nené recuerda los festivales a sala llena y de 5 o 6 horas en el Teatro Italiano. Hoy sería un bodrio, pero antes la gente lo disfrutaba enteramente porque era lo único que había. El que quería ver calidad tenía que viajar a Buenos Aires, algo poco habitual. Por eso, estos acontecimientos se esperaban con un entusiasmo como ya no se ve…

Cuando Lilidia se volvió a Capital, Nené siguió con Mirta Ramírez Reyes del Teatro Argentino de La Plata que también se había instalado en Junín. Después, con María Luisa Di Marco, que había sido alumna de la primera.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-Salome(Nené interpretando a la bíblica Salomé en el Teatro Italiano)

 

Cuando se recibió, y con apenas 15 años, Nené empezó a viajar a Capital porque sentía que tenía que “saber más”. Iba en tren con su madre y tomaba clases en los mejores estudios de la época (mediados de los ’60) como el de Olga Kirowa y Olga Ferri.

 

Nené-Gralatto-ballet-Junin-danza-fuego(Una dramática Nené interpretando “La danza del fuego” de Manuel de Falla)

 

La Grand Jeté…

 

Quizás por el miedo a que Nené se quedara en Buenos Aires, su padre decidió construirle un estudio propio en la planta alta de su casa. Así fue como el 24 de junio del 66, para su cumpleaños número 17, Nené recibió como regalo lo que hasta hoy es el Instituto de Arte Junín.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-logo

Retomando el Día de la Mujer, pensemos que en esa época era excepción que una chica tuviera su propio emprendimiento. Es más, la danza no se veía como un “trabajo” del que se pudiera vivir. Ser artista siempre tuvo sus tabúes, siendo mujer, ni hablar. No era como ahora que cualquier instructora con un poco de iniciativa se pone un gimnasio en un garaje y todos la felicitan o le suman likes por Facebook.

La mujer tenía destino de ama de casa. Sin embargo, Nené pudo conjugar las dos cosas. A los 22 años se casó y unos años después tuvo a su hija María Nivia que literalmente, siguió sus pasos, al igual que su adorada nieta Aída.

Nené no tiene ningún pudor en contar que empezó con una sola alumna: Lili Álvarez. Es más, el año pasado le entregó una plaqueta conmemorando el “hito”…

Fue creciendo de a poco y nunca dejó de perfeccionarse en Buenos Aires. Como antes lo hacía con su madre, siguió casi todas las semanas yendo junto a su esposo. Y no sólo a Capital. Nené evoca con felicidad aquellos tiempos de innumerables viajes, también por todo el país y el exterior.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-español
Cuando ya había pasado los 30, y a través de la profesora Ethel Lynch (prestigiosa profesora del Colón y Teatro Argentino de La Plata), dio el gran salto de su carrera. Recibió una beca para viajar a París y recibirse de Maestra de la Federación Francesa de la Danza. A pesar de extrañar horrores a su pequeña hija, estuvo 3 meses, ampliando también su experiencia académica por España, Holanda e Inglaterra.

Nené-Gralatto-Junin-diploma-Francia

 

En los ’90 se perfeccionó en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón donde hasta fue compañera de la madre de Julio Bocca!. En ese tiempo, los seminarios eran intensivos y completísimos, con clásico, folklore, danzas rusas, teoría, iluminación, vestuario, escenografía, etc.

Nené tiene diplomas de todos los honores. Fue Delegada Regional en la Provincia de Buenos Aires de un programa de desarrollo cultural que dependía de UNESCO. Y tantos logros más que consiguió siempre desde la actividad privada, porque aclara, nunca tuvo interés en ningún tipo de participación política.

“Yo la luché sola”, dice Nené aferrada a sus ideales.

 

Fue al revés. No tuvo ayuda, sino que la dio ella. Los festivales (desde el principio, uno por año) eran siempre a total beneficio de alguna institución de la ciudad: escuelas, jardines, parroquias. Y desde hace más de 20 años, los hace para el Club de Leones, del que fue declarada Mujer Solidaria 2015.

 

Nené-Gralatto-Junin-Club-Leones

 

Detrás de todo gran hombre hay una gran mujer. Y detrás de toda gran mujer hay un gran equipo!

 

Si decimos 100 años de soledad, pensamos en García Márquez. Y si decimos 50 años de trabajo colaborativo, tenemos que pensar en Nené Gralatto!.

Nené nació en cuna de talentos. Su padre Juan, además de comerciante (tenía una carnicería en la esquina del estudio donde hoy está Sal y Pimentón), era un gran bailarín de tango. Su madre Herminia tocaba el piano y tenía una voz que, a decir de Nené, bien podría haber sido cantante de ópera.

Aparte de la suerte de contar con una inspiradora familia, Nené tuvo el privilegio de rodearse de grandes artistas y maravillosas personas, que le ayudaron mucho y con los que pudo armar un gran equipo de producción. Y lo valora especialmente porque era muy joven (apenas 17 años cuando presentó su primer espectáculo en el Teatro Italiano).

Nené-Gralatto-ballet-Beto-Mesa
Al encontrarlo entre las fotos desplegadas en el escritorio, nombra con nostalgia a su escenógrafo Beto Mesa, un ícono de nuestra ciudad, recordado también, lamentablemente, por haber sido víctima de la dictadura del ‘76. El “Tío Beto” era lo más para los chicos, tanto por sus títeres como por su personaje Payasín (que hasta salía por Canal 2). Montaba sus propias obras en el teatro “La Antorcha” y hasta fundó el “Teatro Disney” en Villa Belgrano. A propósito, Nené hizo teatro infantil (“La Cenicienta”) con el famoso Pichi Sánchez. Confiesa que el teatro le encanta y es una materia pendiente, pero se dedicó de lleno a la danza.

Otro incondicional colaborador fue Oscar Charne, “la voz” de LT20 que tenía un programa de música clásica y la asesoraba con el sonido. También Hugo Di Giulio en maquillaje y sus propias tías, que dejaron de hacer novias y alta costura para coser los trajes del Instituto. A propósito, en el vestuario del salón de ensayos hay un placard repleto de magia. Desde los vestidos que tienen más de 50 años hasta los más recientes que hizo Inés Maritano, su actual modista.

Nené-Gralatto-Junin-vestidos
Nené conserva intacta la relación con notables como Carlos Villamayor que fue su alumno e hizo carrera en el Colón y Teatro Argentino de La Plata. Un fotógrafo especializado en danza que, dicho sea de paso, el 6 de mayo hará una exposición de su obra en el MUMA.

Nené-Gralatto-Carlos-Villamayor
Con Carlitos (como ella lo nombra cariñosamente), Nené protagonizó “La Bella Durmiente”, de la que guarda fantásticos recuerdos, trajes y coronas!.

Nené-Gralatto-Carlos-Villamayor-reyes
En la vitrina resalta la de rey que hizo artesanalmente Adrián Dellabora (ex bailarín del Colón y Teatro Argentino de La Plata que ahora se dedica al ballet con humor donde los hombres se ponen el tutú…). Las de las hadas coloridas y la de bruja negra las hizo Lili, la mamá de su alumna Lara Abram, por el gran amor que tenía hacia el Instituto. Y también hay otras perladas de La Bayadera. Las nenas, fascinadas!.

Nené-Gralatto-coronas
Nené sigue nutriéndose de artistas que admira, como Alejandro Tulio Totto, ex primer bailarín del Colón y “Angelito” Gómez (como ella lo llama), que viene a supervisarle las puestas desde el Teatro Argentino de La Plata.

Y por supuesto, valora a su maravilloso staff de profesoras, que fueron alumnas y son como sus hijas: Adriana Conde, Nivia García, Miriam Herrero, Julia Mansilla, Paula Violante y Silvia Guzzo, ex directora del Ballet Malajunta, quien le maneja la agenda y es su mano derecha en la producción de los festivales. Precisamente con Silvia, Nené viajó el mes pasado a Valparaíso (Chile) para el lanzamiento oficial de la Ruta Internacional del Tango. Se trata de un acuerdo entre ciudades del mundo que buscan potenciarse a través de distintos eventos culturales y turísticos.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-Silvia-Guzzo
Silvia, como Secretaria Ejecutiva de la comisión fundadora, y Nené, a través de su Instituto, representan a Junín en dicha Ruta. Ahora esperan el apoyo del municipio ya que el viaje a Chile, tuvieron que hacerlo de forma independiente.

Nené-Gralatto-Junin-Silvia-Guzzo-Chile(Nené y Silvia Guzzo entregando un presente de Junín al alcalde de Valparaíso en el marco del lanzamiento de la Ruta Internacional del Tango)

 

Cambio de ritmo…

 

 

Lo que hizo Nené fue revolucionario. Antes no era común mandar las nenas a danza. Quizás se veía con un halo de “exquisita sensibilidad” o elitismo. Hoy, y aunque no todos lo acepten, gracias también a Tinelli, bailar se hizo popular.

“Soy muy idealista y los ideales a veces se pagan”, admite Nené. Se refiere, por ejemplo, a cuando en los 80 y 90 aparecieron danzas como el árabe, el reggaetón y nuevos ritmos latinos que enloquecían a las chicas. Ella, al seguir enfocada en clásico y español, pasó momentos duros. ¿Te acordás Nené cuando éramos 5?, le decía una profe. Hasta que un día resurgieron los tutús y las castañuelas, y aquello, por suerte, quedó en la anécdota.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-Rancheria
Nené da clases para el grupo de nenas de 8 a 10 años. Y en 5 décadas, claro, fue notando muchos cambios.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-nenas
Antes, venían todas arregladitas, con su equipo y su rodete. Aparte del silencio total que hacían cuando entraba la maestra. Las madres se ocupaban mucho, bordaban los vestiditos y armaban los tocados. Ahora no pueden porque no tienen tiempo. Las nenas menos!. Pobrecitas, las mandan a inglés, hockey, música, cocina… Antes no había tantas distracciones ni cosas al alcance. Pensemos, por ejemplo, que a las grandes bailarinas las veían a través de alguna revista que llegaba o por la tele sólo si había viento a favor (literal). Pero eso era mejor, sostiene Nené, porque los hacía más creativos y dispuestos al esfuerzo. En un curso, tenían que copiar todos los pasos en un cuaderno. En un show, tenían que armar hasta la maqueta de la escenografía. Además de corregir desde lo que quedaba en la mente, porque claro, no existía el video.

Una marketinera no puede evitar la pregunta por la competencia. Si bien hay decenas de propuestas de todo tipo y nivel, ella jamás se fija en el resto. Piensa que cada una tiene su lugar y su público. Está muy concentrada en lo propio. Eso no quita que sea consciente de su “diferencial en el mercado”. Nené cree que los padres de sus alumnas, además de la trayectoria de 50 años, valoran su conducta y fortaleza:

“Nené nunca se dobló”, resume esta mujer pequeña pero de convicción gigante.

 

Después, como en todo, hay prejuicios. Algunos se “asustan” porque la creen muy exigente. Quizás buscan que la nena vaya a pasar un rato “light” y ya está… Otros, lo toman con mayor compromiso, asumiendo que la disciplina es parte de un buen aprendizaje.

 

Nené-Gralatto-ballet-Junin-hadas


“La danza cura”, asegura Nené desde su propia experiencia.

 

No importa que alguien sea gorda o le cueste o tenga alguna discapacidad. “Esto no es el Teatro Colón, es una terapia”. Una academia donde van las que estudian para el título y las que simplemente quieren formar su cuerpo y disfrutar de la actividad en grupo. Cuando ella nota que alguien tiene condiciones excepcionales, habla con los padres y les sugiere apuntar más alto. De hecho, algunos alumnos pasaron por el Colón o Teatro Argentino de La Plata (Carlos Villamayor, Amalia de Camillis) o el Centro Coreográfico Sibila de danzas españolas (Lara Abram).

 

Si lo soñé o lo viví…

 

 

Mientras hace memoria, Nené confiesa que todo lo que le pasó le parece un sueño. “Cada momento es inolvidable”, dice con la sabiduría de una mujer que no pierde la capacidad de sorpresa.

Ella vive, disfruta, agradece. Pero no se queda en el pasado.  De hecho, no guarda nada. Si no fuera por las tías, reconoce, no tendría ni un recorte de diario. Por suerte apareció Héctor Daniel Vargas, historiador y Jefe de Prensa de la Legislatura porteña, que está haciendo un libro sobre el Instituto.

“Cuánta historia Dios mío”, reflexiona Nené al ver todas las fotos juntas y tomar dimensión de estos irrepetibles 50 años.

 

Nené-Gralatto-ballet-Junin-reina

 

Nené pone toda su energía en el espectáculo de noviembre en La Ranchería para celebrar las Bodas de Oro. Allí presentará el segundo acto de “El lago de los cisnes”, el primer ballet de repertorio del Instituto hace más de 30 años. Aunque primero-primero, explica Nené, fue “Pas de Quatre”, aquella mítica coreografía donde, entre las etoiles, estaba la italiana Marie Taglioni, pionera en bailar con tutú y en puntas.

Nené-Gralatto-ballet-Junin-lago-cisnes(Nené como Odette en “El lago de los cisnes”)

 

Si tuviera que elegir para protagonizar, Nené volvería a ser Giselle, porque es una historia muy romántica. En su locura por descubrir la mentira de su amado (que dijo ser campesino y era un príncipe, al revés que ahora!!!), Giselle no resiste y muere.

Le encanta componer desde la carga emotiva y se nota cuando me describe cada foto.

Nene-Gralatto-ballet-Junin-Giselle(Nené como Giselle, joya del ballet romántico)

 

De haber tenido la posibilidad de bailar en el Colón, Nené hubiera elegido como partenaire a cualquier bailarín ruso: Nuréyev, Barýshnikov, Vasíliev… Opina sin dudar que son los más apasionados del mundo, algo que se está perdiendo arriba del escenario. Antes se bailaba con cuerpo y alma. Ahora, en general, hay mucha técnica pero no transmiten. Coincido con Nené.

Una pregunta obvia pero que, valga la redundancia, no podía obviar, fue sobre sus ídolos o referentes. En 50 años, podés imaginarte que te va a recitar el elenco completo del Bolshoi. Pero Nené tiene su selecta lista: la legendaria Maya Plisétskaya, el español Antonio Gades (de “Bodas de Sangre”), los argentinos José Neglia y Norma Fontenla (los del trágico accidente aéreo donde murió el ballet estable del Colón), Alejandro Totto, Julio Bocca, Paloma Herrera y otros que están afuera, en el American Ballet o en Francia.


 

 

Nené expresa genuinos agradecimientos: a sus alumnos y a sus papás, a sus profesoras y colaboradores, y a su familia: su marido Beto, su hija Nivia, su nieta Aída y al recuerdo eterno de sus padres y su hermana Mirta.

 

Nené-Gralatto-nieta


 

 

Fueron 2 horas de interesantísima charla. En ningún momento Nené mencionó la palabra orgullo. Quizás porque nunca se mareó con un foutté ni un sissone le sacó los pies de la tierra.

Lo único que le pide a la vida es que la siga rodeando de buena gente, honesta y sincera. Que jamás le traicionen un corazón que late por amor a la danza que le salvó la vida…

 

 

2 comentarios en “Nené Gralatto: 50 años de amor…

  1. Gabriel Massano

    Que orgullo que tengamos en Junín, una profesional de tanta trayectoria, y de una humildad única. Merecido reconocimiento como mujer, bailarina, profesora, madre y también abuela. Que bueno además que existan espacios (virtuales en este caso) como este, para poner en valor nuestros artistas. Chapeau Nené, mis respetos y admiración, y el deseo, por muchos años, de que sigas formando profesionales y apasionados del arte de la danza. Un abrazo grande.

    • Vero

      Hola Gabo,

      Gracias por compartir tu mensaje para Nené y valorar este homenaje.
      El blog es un espacio que (también) se enorgullece en destacar a los artistas que ponen talento, esfuerzo y amor para dejar su “marca”.

      Saludos!

      Vero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>