Los estoy mirando… (escucharlos casi que no puedo…)

La insufrible tarea de prestar oídos a la mayoría de argumentos en contra de la Ley por la Despenalización del Aborto en el Senado. 

 

Empecemos por coincidir en algo: es un logro que el tema se esté tratando. Y otra cosa en que deberíamos estar todos de acuerdo para tener un debate sano y productivo: asumir que Iglesia y Estado son asuntos separados.

A partir de ahí propongo este espacio de opinión personal. Vale aclararlo, porque soy de las que piensan que todo se debe contextualizar como corresponde. No soy médica ni científica, por eso sólo hablaré desde mi sentido común femenino y las herramientas para interpretar más allá de las palabras.

 

LA FALSA CONSIGNA CELESTE

Lo primero que veo desde la comunicación de consignas es un grueso ERROR de semántica.

“No al aborto” dicen los celestes asumiendo no haber entendido el eje de la discusión o aplicando un sesgo intencional a los fines de ganar más conciencias sensibles.

“No se trata de una cuestión moral, filosófica o religiosa. Se trata de legislar sobre derechos básicos de salud y autonomía para decidir”, dijo una referente de un colectivo de mujeres norteñas.

La lucha es también discursiva. No se debate SÍ o NO al aborto, sino LEGAL o ILEGAL. O sea, si el aborto sigue siendo clandestino con riesgo mortal o se legaliza para que nadie sea condenado por practicarlo.

 

No es el plebiscito del canal de Beagle. Es elegir con libertad si queremos o no que algo no deseado (“algo” dicho como objeto de deseo) llegue al canal de parto.

Afirmar que la ley promueve el aborto también es FALSO. La ley es para que la mujer pueda decidir sobre su cuerpo y su vida, no para que ande por la calle con un megáfono haciendo apología o invitando a las demás a repetir la experiencia.

Escuché muchos, entre ellos un senador de Tierra del Fuego, tratando de ubicar por enésima en la palmera o el olivo a quienes desmadran el tema y salen con cualquier cosa.

 

EL DESCONOCIMIENTO SOBRE EL DESEO HUMANO

 

El que se horroriza sobre la realidad de que una mujer pueda no querer un hijo debería informarse más sobre psicología. Los humanos no somos seres meramente biológicos o de naturaleza reproductiva. A diferencia de los animales tenemos DESEOS y eso opera desde la demanda simbólica de productos comerciales hasta el proyecto laboral, de pareja, de maternidad, de vida…

Es TOTALMENTE NORMAL Y VÁLIDO que una mujer NO QUIERA SER MADRE.

 

¿Qué pasa entonces si queda embarazada?. ¿Debe tenerlo sí o sí en contra de su voluntad?.

No señores. No somos un envase ni un mero instrumento para la procreación o la continuidad de la especie. ¿Somos vientres o seres humanos con derechos? preguntó una senadora de Tucumán.

Es una FALACIA muy rudimentaria decir que toda mujer embarazada termina queriéndolo una vez que se ve con la panza. Ningún psicólogo serio afirmaría esto. Sin embargo, vi hasta una estudiante de medicina exponiendo en el Senado sobre las mujeres humildes que aunque pasen frío están “con el vientre redondo de felicidad”. Por eso. Estudia medicina. Debería agarrar cada tanto algún libro de Freud o Lacan.

“No hay razones para justificar la interrupción del embarazo”, dijo una senadora norteña. Sí señora, y se llama DESEO, tan básico, humano y legítimo como eso.

 

LA FALACIA DE CUIDAR LAS 2 VIDAS

 

Es el lema que suena bonito. Pero es irreal desde los más básico.

Salvar la vida del niño por nacer significa (pues no hay otro modo), obligar a la madre a parir. Pero los que levantan esta bandera con la linda frase, no abordan la problemática multifactorial de parir en contra de la voluntad.

Pongamos dos situaciones ilustrativas.

1-Una mujer tiene relaciones con su marido, sospecha que está embarazada y justo el día que se hace el test se entera que el tipo tiene doble vida. En un segundo a la mujer se le derrumba el proyecto familiar que sostuvo por años. Ya no quiere tener ese hijo, entra en una depresión y sus condiciones ya no se parecen en nada al momento de la concepción. ¿Lo debe tener igual?. ¿Debe ser considerada criminal por elegir lo que considera la mejor opción dentro de su realidad?. Creo que es un acto más responsable eso que traerlo al mundo y que sea lo que Dios quiera…

2-Una adolescente está por debutar y su madre la lleva la ginecólogo, le enseña todos los métodos anticonceptivos y ambas se sienten seguras. Pero resulta que en el momento con su noviecito, el profiláctico se rompe y la chica queda embarazada. ¿Lo debe tener igual?. ¿Debe dejar de estudiar para criarlo?. ¿Se debe hacer cargo la abuela o la tía?.

¿Quién piensa en la VIDA de la madre en el amplio sentido de la palabra?. La mujer puede querer la interrupción del embarazo porque la dejaron y no puede hacerse cargo sola, porque le cambiaron todos sus planes a futuro o porque siente que no es el momento para que un hijo llegue a su VIDA.

 

Se habla de los derechos internacionales y de la integridad psico-física y espiritual del niño. Suena altruista y emotivo. Ahora me pregunto:

¿Qué “VIDA” le espera a un niño que no fue querido o cuya madre fue obligada a parir?. Porque VIDA no es sólo el hecho de salir del útero. VIDA es el afecto, la contención y la dignidad que puedan darle los padres desde su propio deseo.

 

Qué decir de entregarlos en adopción. Incluso una legisladora jujeña afirmó que muchas veces las familias terminan adoptando mascotas porque faltan niños… Un delirio.

La vida humana (desde su componente psíquico) es demasiado compleja como para reducirla a un hecho orgánico que “tiene que suceder” a toda costa por respeto a un mandato o una ley anacrónica.

 

Y ni hablar de la doble moral. Militantes que están fervorosamente a favor de la vida pero amenazaron de muerte a los senadores que anticiparon su voto verde…

 

LA HIPOCRESÍA DE LA IGLESIA

 

“Soy católica pero me votaron por católica sino para que legisle para todos los ciudadanos”, dijo una senadora de Chubut.

Esos sí son argumentos a la altura de las circunstancias. Por el contrario, la iglesia no para de cometer atropellos a la razón.

¿Desde qué lugar puede presionar una institución como la iglesia en este asunto?.

La iglesia, cómplice de las torturas a madres embarazadas y expropiación de bebés en la dictadura. La misma que se opone la educación sexual en las escuelas o se opuso a la ley del divorcio como si los vínculos humanos se pudieran manejar por decreto. Retrógrado es poco.

Peor aún, la misma que esconde o encubre a los curas abusadores de niños ahora defiende la vida de los futuros niños que quizás terminen en orfanatos para que luego algún Padre Grassi (u obispo chileno) los “cuiden”.

¿Y si prueban con levantar la voz con el mismo énfasis contra los curas pedófilos?.

En fin, la iglesia, experta en imponer sus ideas a fuerza de comer los sesos de los más vulnerables, como literalmente lo hacían con aplastacabezas medieval hasta que al reaccionario le explotaba el cerebro por los ojos.

Ni hablemos de las atrocidades de la Santa Inquisición, origen de esta doctrina de “mentes abiertas y promotoras del bien común”… Yo misma estuve en Tallin (Estonia) y no pude ni pasar por la puerta del Museo de la Tortura por el horror que causan los instrumentos que usaban para despedazar o mutilar con sierras (entre otros mimos) a los que eran herejes tan solo por cuestionar lo que decía la Biblia.

O sea, refresquemos porque parece que lo que no les conviene recordar sí lo “abortan” sin ninguna culpa.

La misma institución que profesa la misericordia y el poner la otra mejilla como símbolo de la tolerancia, es la que masacraba indios que no adherían a sus creencias, quemaba “brujas” o condenaba a científicos que probaban la redondez o movimiento de la tierra. Tan absurdo y macabro como eso.

Pero hoy, los señores ministros de Dios se calzan como si nada el hábito de la moral para defender la vida de niños por nacer… Eso sí, que ni se les ocurra ser astrónomos, científicos, genetistas o ateos…

Si hay un sinónimo histórico de HIPOCRESÍA sin dudas es IGLESIA.

 

LA GRIETA MORAL E INTELECTUAL

 

Sin dudas que la lucha más difícil de esta ley es contra los prejuicios y la ignorancia. La diferencia en la profundidad del análisis en algunos casos, es pasmosa.

 

Lo dije varias veces y lo expuse en un video donde recopilé los dichos de la diputada Regidor y su perrita “embarazada” que da en adopción los cachorritos, la diputada Bianchi con el tráfico de cerebros fetales o el diputado Olmedo y su convicción de que la gente humilde no aborta porque tiene valores

Por el lado VERDE escuchamos conferencias o argumentos enfocados en el asunto central que son los derechos de la mujer. Ej: por qué se penaliza sólo a un sexo cuando la concepción en un acto de dos. ¿Dónde está en todo caso la igualdad de género?.

Particularmente vi desde médicos y abogados hasta a las actrices argentinas con discursos claros y contundentes (Dolores Fonzi o Verónica Llinás, por nombrar sólo un par).

Por el lado CELESTE, el “fuerte” fue mostrar fetos gigantes y seguir desvirtuando el fin de la ley para que la sociedad tome partido desde el estupor que da imaginarse semejante “genocidio” de criaturas…

Siguiendo con las alegorías, también hacen “ecografías gratis”. ¿??????. ¿Qué tiene que ver un método de diagnóstico por imágenes con ir presa o no por abortar?.

La contratapa del New York Times fue categórica con el adiós a un instrumento usado en la clandestinidad para extirpar el embrión: la percha (algo que a la iglesia seguro no le impresiona dada su génesis en la Santa Inquisición…).

Mientras tanto, durante la vigilia, los provida dan una misa en la catedral y convocan con espíritu “democrático y tolerante”. ¿La Iglesia?. De nuevo, y como dicen les pibes, quieren generarme algún daño con tanta provocación.

Otro mensaje incongruente son las pancartas como “Salta dice no al aborto”. ¿Salta???. Una provincia patriarcal, donde está naturalizada la violencia familiar y machista (hasta el senador Urtubey dijo que los abusos intrafamiliares no son violentos), con las tasas de embarazos adolescentes más altas del país, oposición a la educación sexual e imposición de religión católica como materia obligatoria. Sí sí, Salta, donde hasta hace poco se restringía el acceso a la interrupción de embarazo en caso de violación (algo contemplado por la ley hace más de 90 años).

Recordemos que el diputado Olmedo es de Salta y fue el que vociferó que a la gente humilde no le hace falta la clandestinidad porque le da valor a su hijo… porque su hijo es una esperanza para salir de la pobreza. Y hasta pidió un cementerio de víctima de abortos o que se creme a los “niños” para que nadie haga negocios con ellos…

Y en estos días se sumaron para la colección Alfredo de Ángeli diciendo que hay que “acompañar a la mujer para que sea una madre feliz” y varios que creen que la mujer embarazada siempre está “involucrada afectivamente aunque no lo sepa”

¿Vos recordás que desde las bancas celestes se dijeron este tipo de bestialidades?.

 

https://www.youtube.com/watch?v=OfTpG41p8Gc&t=1s

 

Como bien decía Mafalda: “El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta”.

 

ACEPTAR LA MIRADA DEL OTRO (pero tampoco la pavada)

 

Creo que hay un límite (puede ser muy sutil, claro) entre la tolerancia a las ideas contrarias y la pasividad ante la irracionalidad más burda. Lo segundo no va conmigo.

 

Puedo entender que mi vecina que no tuvo la oportunidad ni de hacer el secundario sostenga la maternidad como mandato social o la continuación de un embarazo no deseado como obligación cultural. De ahí a aceptar que desde la ciencia un médico como el Dr. Albino diga las burradas que dijo sobre el preservativo y la porcelana o que un representante nacional que cobra como senador repita frases hechas y estériles…

Puedo entender que existe gente conservadora y que se siente más cómoda en un mundo sin cambios amenazantes. De ahí a aceptar que alguien base sus argumentos en el himno de 1813 (yo lo escuché). Hay un “pequeño detalle”: pasaron 205 años. La sociedad evolucionó y si hasta en marketing nos adaptamos a los tiempos líquidos, ni qué hablar de los nuevos paradigmas que surgen de la igualdad de género.

Puedo entender que la iglesia (católica, evangélica, del Opus Dei o de la oveja Dolly) pida o espere que sus fieles estén expresamente en contra del aborto. Es parte del dogma y en ese encuadre es válido. De ahí a aceptar que se meta o presione a toda la sociedad en un estado laico y en pleno siglo XXI…

Puedo entender que un médico se niegue por principios a practicar un aborto. Es más debe ser libre de elegir y creo que se eso trata justamente la objeción de conciencia. Tan mal como pretender que alguien no aborte es obligar a un médico a ser parte del acto si se opone. De ahí a aceptar que traten de desvirtuar un tema de salud pública para defender sus mayores honorarios en la clandestinidad…

(Un dato curioso: por un lado minimizan diciendo que el aborto es la causa de muerte materna número 40 pero al mismo tiempo sostienen que de aprobarse colapsaría la salud pública…)

Puedo entender que muchos pibes tengan un espíritu rebelde, revolucionario y antiimperialista. De ahí a aceptar que una oradora de 20 años diga que la ley es un plan de EEUU para despoblar la Argentina y así dominarnos cual manual nazi…

Demasiada ignorancia y distorsión para mi umbral de paciencia. La mujer no es responsable por poblar la Argentina. Eso es Alberdi, o sea, del 1800. (Además, si fuera el caso, como si mayor cantidad de habitantes nos hiciera inmunes al colonialismo yanqui…).

 

La joven en cuestión remató: “Senadores, el espíritu de los argentinos está en sus manos”… Nunca se enteró que la interrupción voluntaria del embarazo es un tema de derecho individual femenino, no una política étnica, fundacional ni soberana de un estado. Pobre de nuestras futuras generaciones con profesionales con esa confusión de saberes y valores.

Siguiendo esa línea arcaica y falaz, una senadora de Santiago del Estero opinó que el aborto destruye el contrato social que nos permite vivir en comunidad, que atenta contra la convivencia pacífica o violenta el ordenamiento constitucional… De nuevo, llevarlo a ese terreno es un TREMENDO DISPARATE. 

He escuchado cosas tan imbéciles como “Si permitimos que maten a nuestros chicos ¿cómo vamos a darles educación?. De los mismos autores de “Si mi mamá me hubiera abortado yo no estaría acá”. Y sí, si no llovía, no me mojaba. Tan inútil como esa deducción.

 

“La legalización del aborto no les va a dar trabajo, salud, vivienda… El aborto no resuelve la pobreza”, seguía derrapando una celeste. ¿Y quién dijo que esa es la función del aborto legal?. Lo que se requiere es que el Estado haga su parte con las políticas públicas que corresponden y tal como se prometen en campaña…

En fin… Algunos son realistas y ubicados en el centro de la discusión. Ej: un senador de Tierra del Fuego dijo que el Estado debe acompañar los cambios sociales y la política debe estar cerca de las verdaderas necesidades de la gente.

Otros, se dedicaron a desvirtuar desde proyecciones estériles. Ej: desde Formosa apuestan por la vida y los “nuevos soñadores” de la Patria… para satisfacer sus necesidades básicas como la educación y todo lo que recibiría en su hipotético desarrollo. “Para que todos los argentinos nazcan y sean plenos” declamó otra adepta a los deseos que suenan taaaan lindos… (porque de eso se trata legislar… ¿ah no?).

“La vida real no tiene nada que ver con la poesía”, corrigió certera una senadora de Chaco.

Algunos terminaban su ponencia con un “Por las madres que siguen apostando a la vida”… Y está perfecto. Así como hay madres que apuestan a serlo hay otras que no.  ¿Que unas quieran ser madres implica que las que no quieren tengan que “honrarlas” imitando su conducta?.

 

CONCLUSIÓN:

Muchos, lamentablemente muchos, me dieron vergüenza ajena.

Más que esperar el resultado de la votación, e invocando a Mafalda, cierro esta nota pidiendo: “Que levanten la mano los que estén hartos de ver el mundo manejado con los pies”…

 


 

Finalmente (8/8/18) la Ley fue rechazada en el Senado.

Agrego 2 conclusiones:

1-“Voy a defender mis convicciones de cuyano, católico y peronista” dijo Rodríguez Saa. Un claro ejemplo de lo que pasa cuando los problemas se abordan desde los LUGARES EQUIVOCADOS.

Escuché a la mayoría de los senadores celestes repitiendo FRASES HECHAS SOBRE EL DERECHO A LA VIDA desde la concepción, pero a ninguno leyendo un informe de especialistas sobre lo que significa para la mujer el DESEO O NO DE SER MADRE DESDE SU DIMENSIÓN PSÍQUICA Y EMOCIONAL. Obviar eso en la discusión es, como mínimo, tratar a la mujer de mero objeto o aparato reproductivo en pos de poblar la Argentina, mantener la convivencia pacífica o contrato social y no sé cuantas bestialidades medievales que se oyeron en el recinto.

Si encima le sumamos la intromisión y presión de la iglesia en un estado laico y en pleno siglo XXI, no hace falta decir mucho más para ilustrar el “nivel” de la argumentación “ganadora”.

2-La consigna “salvemos las 2 vidas o toda vida vale”puede sonar muy altruista pero implica NECESARIAMENTE que la mujer tenga un niño que NO QUIERE TENER. O sea, la OBLIGA a ser madre porque esa vida está en su propio vientre y no en la maceta de su casa. Desde ese punto de partida, tratar de criminal o genocida a alguien que NO QUIERE SER MADRE es asumir una enorme IGNORANCIA SOBRE LA CONDUCTA HUMANA en actos de índole privada. Y en el peor de los casos, el criminal también debería ser el padre involucrado en la concepción. De otro modo, es no sólo falaz sino DISCRIMINATORIO con el género.

 


 

Cada vez me va quedando más claro… Algunos basaron su NO en esta “calidad” de argumentación:

#DeAngeli, porque tiene 10 hermanos y a las madres de familias numerosas jamás se les pasó por la cabeza abortar un hijo por la sola dignidad de ser madre… (Además, “a la mujer hay que acompañarla a ser madre feliz”!).

#Reutemann, porque tiene una formación muy católica (jesuita) y está a favor de la adopción del niño por nacer…

#Urtubey, que sabe tanto de estos temas que cree, por ejemplo, que algunos casos de violación o abuso intrafamiliar no son violencia sobre la mujer.

#RodríguezSaá, que votó desde sus “convicciones de cuyano, católico y… peronista”!!! 

#Bullrich, que unió Perón con la Biblia y dijo cosas tan profundas, productivas y ciertas como “sin maternidad no tenemos futuro” o “la maternidad no debería ser un problema”…

#Pinedo, porque para la “convivencia en paz” no se le puede decir a alguien que tiene vida, que no tiene vida…

#LópezValverde, que no tuvo tiempo de leer el proyecto pero igual está en contra…

#Menem, que votó por “convicción personal” pero en el 99 acompañó a su esposa Zulema a practicarse un aborto.

#Michetti, que no expuso sus fundamentos para ir apurando… pero festejó con un “Vamos todavía”!