Pasada de alta copa…

 

¿Viste “Pasado de copas”?. El programa que conduce Marcos Mundstock los domingos a la medianoche por Telefé. De lo más disruptivo que recuerdo en la TV argenta.

Distintos humoristas (ya pasaron desde el Negro Álvarez hasta Lizy Tagliani) relatan hechos históricos que van de la creación de la bandera a River-Boca pero de un modo completamente original: están con un pedalín importante…

Mientras ellos cuentan e interpretan sin largar la copa, distintos actores van recreando esa versión curda de modo literal. Y el resultado es desopilante!.

Como toda idea innovadora, “Drunk History” tiene tomadores y abstemios. Para algunos, hace apología del consumo y se burla de los próceres. Para otros (me incluyo) hay que leerlo como ficción de humor, no como Felipe Pigna escabiado entre los héroes de la patria.

 

 

Cuando terminan los episodios del día, un cartel advierte: “No intenten esto en sus casas”. Con eso fue que me acordé del hecho… A mí me pasó algo similar en mi último viaje a Chile. Tampoco es que quedé como Connie Ansaldi post Sarmiento y Avellaneda, o sea, con tubo de oxígeno después de dos vasos de whisky. Si capaz me faltó el aire fue por el soroche del piso 62!.

Concretamente, medí el alcohol en sangre más alto de América Latina. ¿Cómo?. Estuve en Sky Costanera, el mirador del Costanera Center, el shopping más famoso de Santiago.

Casi como un ritual mientras esperás que el sol se ponga en la cordillera, y al ritmo de los músicos en vivo, te convidan los más exquisitos vinos de la Patagonia trasandina. El día que me tocó, fue un Aliwen reserva de Undurraga, la prestigiosa bodega del Grupo Vinos del Pacífico, largamente centenaria y pionera en la exportación de las famosas cepas que probaron desde Alain Delon hasta Neil Armstrong.

 

Es así como en cuestión de minutos Violeta Parra te suena a un viñedo entero a 300 metros sobre el nivel del agua del Mapocho sin graduación alguna.

A partir de ese momento es imposible mantener la cuerda afinada. In situ no lo registré demasiado, pero cuando empecé a leer algunos comentarios del video (que subí a YouTube ni bien volví), caí en picada sobre la evidencia de los efectos…

Quiero pensar que no es sólo por eso, pero el testimonio de la visita al Sky Costanera lleva más de 55.600 vistas dentro de mi canal Fashional. Creo que todo un record para una espontánea producción local que intentó mostrar una de las experiencias turísticas más ebriosas, digo hermosas del mundo…

Gracias a la vida que me ha dado tanto, pero me enseñó que hay que beber menos…  jajaaa

 

 

(Bueno, viste que tampoco es para tanto, sólo que viendo el programa me “vino” una analogía etílica con lo que delata mi voz en off desde el minuto 7:17)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>