Una cerveza quiero tomar y así olvidarme… ¿de la ortografía?

Qué mal pinta para la Real Academia en la comunicación birrera local…

 

En una de las notas anteriores, en “ocasión” del acto 360 de Vidal, ejemplifiqué cómo la congruencia es vital en todas las expresiones de la marca.

Ahora propongo otro caso simple y concreto de la comunicación local. Fue una acción del mes pasado de la birrería anexa al restaurant céntrico Andi que también tiene sucursal en Villa.

LataBerna (juego de palabras mediante, el mismo nombre que tuvo un ochentoso bar de calle Belgrano frente a la Sociedad Italiana) cometió un error no forzado y absolutamente evitable en sus textos promocionales.

Antes, nobleza obliga, digamos que tiene un gran punto a favor con la personalización de sus latas.

Es un buen recurso ya sea como “newsjacking” (estrategia de comunicar según los eventos de la actualidad) o “memorabilia” (la gente los compra como objetos coleccionables).

Así existieron latas para celebrar desde San Patricio hasta fechas patrias. Y por supuesto, las latas con logo para posicionar la identidad de marca.

 

Hasta ahí todo bien. Mejor aún si sumamos su coherente impronta birrera tanto física como en las redes sociales: madera, chapas envejecidas, tonalidades ámbar, etc.

Peeero (ahí vamos al punto) el mensaje no es sólo visual. Hace años que insisto con esto porque es de lo más básico. TODO COMUNICA es un lema que tanto marketers como publicistas tenemos que tener siempre tan arriba como aquella espumita de Quilmes Imperial.

Lo que se dice con las palabras es tan importante como lo que sugiere una tipografía, un color o una línea estética de vanguardia.

 

Se ve que el mensaje era apto para un público distraído, porque nadie advirtió, al menos en los comentarios del posteo, semejante fallo. (A mí me lo mandó un lector)

 

De poco sirve que la puesta se vea canchera si no la acompaña una correcta ortografía. Es más, son errores que no deberían escapar de ningún filtro. La foto puede incluso estar impecable, pero ni la mejor reflex de Nikon te salva de la mala imagen que provoca escribir con una falta tan notoria.

De paso que alerto sobre este punto, aprovecho para sugerir que se revisen los posteos en general con una palabra en particular que arrastra un error en la acentuación, o mejor dicho, el uso de la tilde sobre la sílaba tónica.

 

El adjetivo demostrativo “esta” no lleva tilde. La llevaría en el caso de que se usara para reemplazar al sustantivo. Ej: “Hay muchas birras, pero ninguna como ésta”. De todos modos, las últimas actualizaciones de gramática dicen que ni siquiera así precisa tilde, salvo que hubiera riesgo de ambigüedad o doble interpretación. Tal como indica la “wikilengua”, tampoco llevan tilde (nunca la llevaron) las formas neutras “esto, eso, aquello” que solo funcionan como pronombres.

 

 

En el caso de este posteo, falla el criterio. O ponés tilde en todas las palabras que corresponde (así, sabés, elegís, máquina, disfrutás) o la omitís en todas como recurso arbitrario, o sea, que se note que es a propósito por algún motivo.

Conclusión:

Cuidemos que además de “verse lindo”, el mensaje comunique bien en todas sus formas.

 

Parafraseando a Ráfaga, termino con un mensaje que no será muy “honey” pero sirve para sentir la diferencia entre lo simplemente cool y lo elaborado con esmero y cariño en cada detalle.

Si te dedicás al alcohol (productor, catador, fan de cerveza artesanal) o a la promoción del mismo (redactor, diseñador, community manager), no te olvides de revisar la ortografía para no caer en la trampa. No será mortal para la marca, pero denota que no querés (lo suficiente) o no tenés amor por el lenguaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>