Debate: ¿lo grave es el dedo?

 

Claro que lo vi. Y por desgracia también lo escuché.

Sobre el debate televisivo, que ya es cascoteado por su formato improductivo, voy a decir sólo algunas cosillas que no me da la gana guardarme.

Primero, lo bueno. Por suerte no hubo agravios, sillas por los aires ni mesas estroladas contra el decorado como en los debates asiáticos… ¿Viste a los árabes que pasó la Canosa la otra noche?. Obvio que si nos comparamos con lo peor, somos civilizados. Y si nos comparamos con Venezuela, Ecuador o Mozambique, claro que, tal como dijo Macri, «Estamos mejor»!!!

 

 

Pobrecito, no lo hace queriendo…

 

Para variar, el presidente la jodió desde la presentación.

En “modo spot”, Macri empezó hablando de un país con valores y decencia. Si para un gobierno es decente tener al 38 % de la población en situación de pobreza, no creo que sea necesario agregar nada sobre su escala de valores.

 

Y me encantaría saber qué “valores” tiene la gente que defiende un modelo donde la pobreza se toma como costo o parte “normal” del proceso bajo la excusa guionada de “hay que pagar la fiesta”. Señores, ya pasaron 4 años.

Ya que resaltó las relaciones internacionales, podría probar con invitar a los flamantes premios Nobel de Economía (investigadores que crearon la receta contra la pobreza mundial).

Obvio que el indicado para señalar la pobreza no resuelta no es alguien que comparte fórmula con Cristina. Además, no hacía falta llevar a Scioli para echar en cara las mentiras del 2015. Cualquiera que no tenga Alzheimer las recuerda perfecto.

 

Un jefe de estado que no reconoce como tragedia social un 38% de pobreza no sólo merece ser acusado con el dedo sino que, merecería sin apelaciones, que la Cámara Nacional Electoral le haga lo mismo que aplica para un candidato que no se presenta al debate: levantarle los spots de campaña.

 

O sea, este disparate es la política: el que se niega al show mediático llamado “debate” es sancionado al otro día. En cambio, si ese candidato asiste, como Macri en 2015, pero no cumple lo que promete (es más, hace lo contrario) no sólo que no tiene sanción sino que puede volver a presentarse sin ningún reparo en la próxima edición.

Sepa el votante que avala este burlesque desquiciado de nuestro sistema democrático.

Y si nos remitimos a lo que dijo Lavagna sobre el no reconocer la pobreza como principal deuda con los derechos humanos, creo que el dedo a Macri no se lo pusieron sólo frente a la cara…

 

 

Hipocresía cruzada…

 

Fernández le dijo a Macri que va a tener que explicar los dólares que se fugaron los amigos (hecho que Macri asume solito como corrupción). Sí sí, el mismo que tiene en la fórmula a Cristina le pide explicaciones sobre corrupción a Macri. Es genial.

Y Macri le recordó a Fernández lo que opinó en algún momento de Cristina. Pues, lo mismo que él opinaba de su candidato a vice Pichetto (aliado de Cristina!) o Lilita de él. Ambas son contradicciones del mismo calibre. ¿En dónde verá la diferencia?.

 

La culpa es del otro yo…

 

“No podemos seguir así”  casi se enojó Macri hablando como si fuera un opositor. Y él es el presidente hace 4 años!!!. Justamente, como no podemos seguir así la gente va a votar a otro. Simple.

A Macri le dicen Gómez Centurión: no le alcanzó el tiempo.

 

Lo más «gracioso» fue cuando dijo que en economía tuvo poco tiempo. Pero, también vos!, si los problemas vienen de hace 80 años ¿justo le vas a pedir a él que los solucione?. Es que… lo prometió… Bueno che, pero recién arranca (SIC)… O sea. En 4 años no pudo, pero eso no es una muestra de inoperancia, nooo, es que necesita el doble para fracasar con más contundencia. Dale mínimo 8 añitos, y cuando no se mantenga ni el junco de Resistiré en pie, lo dará por hecho!. Porque en definitiva eso quiso decir con Pobreza Cero, que no quede ni un pobre vivo!!!.

 

Tiene la palabra (hueca…)

Usando una definición de Julio Bárbaro, Macri es la insustancialidad. El que, como dijo Espert, cree que las relaciones internacionales es sacarse fotos con la realeza y presidentes cool.

Como dijo Lavagna (para mi gusto el más sensato de todos) buscando sin éxito la seriedad retórica de su oponente: «Basta de estas frases. Basta de burlarse, hay que hacerse cargo y asumir el fracaso».

Eso sí, Lavagna pifió feo donde lo hace casi todo el mundo. Le apuntó a la gestión macrista diciendo: “No se hace con marketing ni discursos vacíos de contenido”. Harta estoy de escuchar cómo se distorsiona el concepto de marketing, una profesión que el 90% no sabe de qué se trata pero ni se lo cuestiona. El deporte nacional es asociarlo a circo duránbarbiano. Esto pasa desde hace mucho, pero culpo a Macri y su equipo de comunicadores truchos por el prejuicio que se encargaron de reforzar con tanta imbecilidad en su relato.

 

Dado vuelta…

Por querer meter una chicana (patética) hablando de educación, el gurú del “Sí se puede, la damos vuelta” terminó reconociendo a Kiciloff como nuevo gobernador. Dijo que iba a implementar la narco-capacitación en las escuelas… O sea, ya poniéndolo en funciones. Pero sí, Mariú la da vuelta…

 

Macrilandia…

 

Los niños tienen robótica y programación desde el jardín y los jubilados tienen las recetas en el celular, contó Macri como testimonios de un país que avanza…

Entre ese «Disney» y el tren bala de Cristina (o los vuelos estratosféricos de Menem) mi perra evacúa en la diferencia…

Con lo de PAMI quiero ampliar comentario desde mi experiencia reciente. Lo que describió Macri es de viejo garca o con demencia senil (como más le guste). A saber:

-Transparencia. Entre otras cosas, PAMI es cómplice de los médicos, incluidos los de cabecera que cobran diferencias hasta para hacer una receta cuando al mismo tiempo, gasta en afiches para decirle al afiliado “no pague plus”. Una tomada de pelo.

Ni hablar de las auditorías. En Junín no me quisieron tomar una denuncia sobre un prestador, porque, según dijeron, pasa con todos lo mismo… O sea, la truchada naturalizada por recurrente. Mirá vos.

-Digitalización. Otra burrada falaz. En la base de datos de PAMI no encuentran ni una paciente operada el mes anterior. Y ni hablar de que funcione intranet para que lo que estás gestionando en un escritorio lo pueda seguir el de al lado. Lo viví y lo tengo hasta grabado.

-Alta satisfacción de los afiliados. Por seguir con un ejemplo personal… Mi mamá vive porque tuvimos que pasarla a la atención privada. Si fuera por la burocracia, el stent de plástico argento y los médicos que descartan a los pacientes por el hecho, justamente, de tener PAMI, yo hubiera estado de velorio hace 9 meses.

Entonces…

Doy fe que hablando así de PAMI Macri es un reverendo hdp.

 

En fin… Esperemos el segundo debate. Y esperemos que algunos se den cuenta que somos muchos los que no nos chupamos el dedo…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>