La silla anfibia y otros papelones de verano…

 

2008 – 2014. Gobierno de Meoni

silla anfibia Junin 2

silla-anfibia-Junin-2008

silla-anfibia-Junin-2014

 

2018. Gobierno de Petrecca

 

silla-anfibia-Junin-Petrecca1

Petrecca3

 

¿Qué es peor que inaugurar 2 veces lo mismo?. Que la primera vez haya sido, justo!, idea de tu opositor.

Esto le pasó a Petrecca (y vaaaan…) en otro de sus infantiles “descuidos” marketineros.

Tal como las repetidas puestas en escena de Cristina en el Hospital de La Matanza o de Macri en el Puente La Noria de Fiorito (entre tantísimos casos que te acordarás), el intendente de Junín mostró entre los logros de gestión estivales, una silla anfibia que ya tenían los guardavidas en el verano de 2014, o sea, durante el gobierno anterior. (Meoni no se fue a Sevilla, pero perdió los derechos de la silla…).

Es más, la silla estaba disponible desde hace 10 aaaaños!!! cuando el entonces gobernador Scioli las entregaba en el marco del programa “Turismo Integrador”.

Así y todo, el soldadito de Vidal pagó publicidad en Facebook para difundir un video con la “novedad” desde su cuenta personal.


 

Otro tema para el debate: ¿El presupuesto de “marketing” debe ser municipal/oficial o de auto-branding cual gurú evangélico?. Porque digamos de paso que el equipo de prensa del “Gobierno de Junín” no está disponible para las consultas de los ciudadanos sino para lo que su “rockstar Paul” ordene a conveniencia, tipo “filtrame a este periodista o no dejes pasar a este otro al camarín porque quiero comer los canapés de alpiste tranquilo”…


 

 

“Vení Sandrín que te vamo’ a hacé conocida”

 

Por lo visto, no sólo a la empleada de Triaca le prometieron sus minutos de fama.

El mediático artilugio azul y amarillo fue presentado en sociedad en 2014 y ahora vuelve como la remake de Frog. Es que se trata de una silla anfibia. Sí, la misma que promocionaba Meoni hace 4 veranos para que puedan meterse al agua las personas con discapacidad.

A propósito. El intendente actual no tiene la capacidad para evitar hacer agua en su cada vez más bizarra comunicación.

Para terminar, remato con una de las frases que te deja servida como en bandeja de Sandrín: Cambiemos se sentó en el poder pero no cambió ni la silla.

Como bonus: el concejal oficialista que en un acto de arrojo (no en clavado a la laguna precisamente), donó globitos y espuma de carnaval para una escuela de Tiburcio.

Pregunto (por la dignidad de ellos nomás….): ¿Hasta cuándo me seguirán dando letra tan fácil?.

Todo esto, pero más divertido, lo podés ver en el #VIDEO que sigue.

 

Fuentes para chequear:

 

https://www.diariodemocracia.com/locales/junin/7588-locales/

https://www.diariodemocracia.com/locales/junin/77030-exitoso-trabajo-guardavidas/

 

Gracias como siempre a los lectores que me sugieren temas para investigar.

 

 

Muerte en la Laguna. Ni Dr. House se banca tanta hipocresía…

Dr-House-globo

 

Las promesas incumplidas están naturalizadas. Incluso, pueden ser vistas como algo menor dentro de las campañas políticas. En este caso, costaron una vida!!!. Por eso, y con más razón cuando yo fui de las primeras en tocar el tema y sacarle la ficha a Pablito Petrecca (intendente), hoy tengo el derecho adquirido de hablar, mostrar y dedicar conclusiones…

La semana pasada murió un empleado municipal en la Laguna porque, más allá de su cuadro, no hubo ambulancia ni médico tal como se había “comprometido fuertemente” Petrecca desde 2013, cuando se postulaba a concejal.

Este video es lapidario con la truchada que queda en evidencia al confrontar palabras con hechos.

Vas a ver:

-Un vocero oficial (Beligni) sin preparación alguna para el tema, que se limita a dar las condolencias y “contener” a la familia cuando, encima, es mentira!.

-Un concejal (Prandi) que no se sabe si es o se hace… el médico al afirmar que, aún con ambulancia al lado, la muerte era inevitable.

-Un comunicado de prensa (¿Meres?) que, después de 2 años de “gestión” y de promesas propias, le sigue echando la culpa a Meoni.

-Un intendente (Petrecca) que primero esconde y después, cuando se le va de las manos, hace el circo de “soy el primero que quiere encontrar responsables”.

En fin, vas a comprobar:

Las consecuencias, en este caso las peores, de no hacerse cargo de las promesas electorales “garketineras” (las que advertí hace más de 4 años en este mismo blog).

La falta de capacidad, seriedad y coherencia para comunicar un tema crítico desde un municipio.

Y sobre todo, mucha, pero muuuucha falta de vergüenza.

 

 

 


PRIMER ACTO: El silencio

(No digamos nada y hagamos que lo publiquen en el diario como cualquier otra tragedia, que si pasa, pasa…)

 

SEGUNDO ACTO: La mentira

(Salgamos a decir que llamamos a la familia de Mastandrea para darle las condolencias y todo el apoyo…)

 

TERCER ACTO: La justificación

(Digamos que no había nada que hacer, que si la ambulancia hubiese estado al lado, igual era irreversible…)

 

CUARTO ACTO: El desvío de la culpa

(Recordemos que Meoni había puesto la ambulancia de la Laguna sólo fines de semana y feriados…)

 

QUINTO ACTO: El acting de la responsabilidad

(Hagamos la denuncia para mostrar que buscamos a los autores de la negligencia…)

 

¿Cómo se llama la obra?

#YoTeAvisé

 

 

Sherazade en Junín (2da parte)

Vero-Rezk-Onur(Si encuentro un “Onuuuur”, para la próxima te hago un dubsmash a la turca…)

 

Mensaje para el “pelado” Aksal: extendeme el cupo de la tarjeta del Turkiye para comprar por Sáenz Peña porque si no… te puchereo como en toda la novela!!!!!

ornamento-turco

Qué paliza le dio el vecino esta semana.

Si le hubiera pasado acá, seguro volvía el doktor Heyabo para hacerle la  estética reparadora, previos análisis en laboratorio del turco Aiub.

En una situación más grave (y en los 70), la hubiera operado el turco Mecherques, que aunque sin anestesia, era menos tortura que si la atendía el Dr. Farah… (humor negro para entendidos…).

Bueno, por suerte Sherazade/Sherezade zafó y vendrá tal como prometió, a pasear y comprar por Junín en inmejorables condiciones (su salud, no las compras…).

No hay dudas que llevará a Kaan a tomar un dondurma (helado) de çikolata. Seguro a la IRIS. No es que los Cognigni sean turcos. Pero sí su vendedor ambulante de hace 3-4-5 décadas. El que repartió dulzura a varias generaciones.

El heladero más recordado y querido de la historia local…

(más…)