Muerte en la Laguna. Ni Dr. House se banca tanta hipocresía…

Dr-House-globo

 

Las promesas incumplidas están naturalizadas. Incluso, pueden ser vistas como algo menor dentro de las campañas políticas. En este caso, costaron una vida!!!. Por eso, y con más razón cuando yo fui de las primeras en tocar el tema y sacarle la ficha a Pablito Petrecca (intendente), hoy tengo el derecho adquirido de hablar, mostrar y dedicar conclusiones…

La semana pasada murió un empleado municipal en la Laguna porque, más allá de su cuadro, no hubo ambulancia ni médico tal como se había “comprometido fuertemente” Petrecca desde 2013, cuando se postulaba a concejal.

Este video es lapidario con la truchada que queda en evidencia al confrontar palabras con hechos.

Vas a ver:

-Un vocero oficial (Beligni) sin preparación alguna para el tema, que se limita a dar las condolencias y “contener” a la familia cuando, encima, es mentira!.

-Un concejal (Prandi) que no se sabe si es o se hace… el médico al afirmar que, aún con ambulancia al lado, la muerte era inevitable.

-Un comunicado de prensa (¿Meres?) que, después de 2 años de “gestión” y de promesas propias, le sigue echando la culpa a Meoni.

-Un intendente (Petrecca) que primero esconde y después, cuando se le va de las manos, hace el circo de “soy el primero que quiere encontrar responsables”.

En fin, vas a comprobar:

Las consecuencias, en este caso las peores, de no hacerse cargo de las promesas electorales “garketineras” (las que advertí hace más de 4 años en este mismo blog).

La falta de capacidad, seriedad y coherencia para comunicar un tema crítico desde un municipio.

Y sobre todo, mucha, pero muuuucha falta de vergüenza.

 

 

 


PRIMER ACTO: El silencio

(No digamos nada y hagamos que lo publiquen en el diario como cualquier otra tragedia, que si pasa, pasa…)

 

SEGUNDO ACTO: La mentira

(Salgamos a decir que llamamos a la familia de Mastandrea para darle las condolencias y todo el apoyo…)

 

TERCER ACTO: La justificación

(Digamos que no había nada que hacer, que si la ambulancia hubiese estado al lado, igual era irreversible…)

 

CUARTO ACTO: El desvío de la culpa

(Recordemos que Meoni había puesto la ambulancia de la Laguna sólo fines de semana y feriados…)

 

QUINTO ACTO: El acting de la responsabilidad

(Hagamos la denuncia para mostrar que buscamos a los autores de la negligencia…)

 

¿Cómo se llama la obra?

#YoTeAvisé