Día Mundial de Lucha contra el SIDA…

Juro que busqué alguna campaña local sobre el tema. Pero no encontré más que las hilachas del moño que supo poner La Pequeña en la esquina de la Municipalidad.

Ah, y este aviso revisteril de un par de años.

Haciendo una piadosa “vista gorda”, digo que es un muy buen ejemplo del “Marketing Myopia” de Theodore Levitt. Porque en Óptica Pehuén parece que la gente no compra anteojos, compra protección lubricada para el ojo seco…

Ojalá que se encuentre pronto la vacuna. Porque el fin de este tipo de estrategias no es inmunizar y sanar la marca del cliente, sino viralizar la de la agencia… (¿Me creés o querés VER también la de los fideos y etcéteras que completan la serie?).

 

El negocio rompe matrimonios…

Para pensar… En el país hay más de 170 divorcios por día.

Junín no escapa a la tendencia de escaparse… Muchas parejas se rompen tras pocos meses de matrimonio.

¿Se tolera menos?. ¿Hay más infidelidad?. ¿Se muere el amor?. Un poco de todo. Lo que nadie dice es que entre las causas también está el mal marketing de algunos negocios…

No, no es broma. Seguro que varios de los casos que terminan en el Juzgado de Familia, son los que empiezan en… esta esquina que no tapa el vestido de la novia!!!!. 

Es en Ataliva Roca y Roque Vázquez, donde había un coqueto local de velas y jabones. Como en Patio Bullrich pero en una ex verdulería de barrio. Y con un nombre indescifrable e “inrrecordable” como Kophiphi (la isla tailandesa de Leo Di Caprio en La Playa). O sea, duró 6 meses.

Hace unos días pusieron ahí otro negocio que también pifió la estrategia. Para colmo no tiene ni nombre (peor, dejó las huellas en la arena de Kophiphi…).

Pero no, no es el karma geográfico. Es más de lo mismo: la falta de sentido común.

El tema es así. Desde hace aaaaaños, en distintos países y culturas, los novios siguen rituales o supersticiones que hay que respetar (por las dudas ¿vio?).

Una de las más conocidas es:

“No ver a la novia con su vestido antes de la ceremonia”.

¿Por qué?. Porque da mala suerte y te arruina todo!!!!!! 

Acá apostaron increíblemente a lo contrario: el exhibicionismo. Todo se ve tras los blindex muy amigables con la calle…

Encima con el estacionamiento extendido pasa el doble de gente que antes. Por más creativa que sea la obra de la modista, se te quema más que muselina en plancha a carbón.

O sea, lo que se supone debería ser un lugar súper íntimo, donde decidís el look más importante de tu vida, es una especie de The Truman Show, que como mínimo, lleva a la primera mentira frente al altar….

Olvidate de la exclusividad. Después de tantos días en vidriera, hasta la primera capa de enagua se hace más popular que el casorio de los García-González de cerveza Quilmes.

Sentís que todos ya conocen tu vestido. O que todas ya lo usaron antes…

A pesar de eso hay una ventaja. Te garantiza menos chusmas en la iglesia. Esas que van con “discreción” a ver cómo está la novia… Y claro, todas las del barrio que pasaron por la vereda ya lo vieron!. ¿Para qué van a ir?. (¿Cuál es la gracia plena Ave María?…).

Ahh, y otra no menos importante. A muchos les puede servir como excusa. Si la cosa no funciona, la culpa es del vestido maldito por el mal de ojos…

 

Negocio y marketing, el peor divorcio…

 

Decir “Sí quiero… poner un negocio” no es tan fácil como parece es hoy el acting frente al cura…

Pero igual que el devaluado sacramento, pocos se lo toman en serio. Creen que zafan con Durlock, flotante, un par de puffs y arañas con caireles. Eso es como pensar que el compromiso del consumidor se sostiene como cola de novia, y que el éxito se emboca tan obvio como anillo en dedo.

Intento entender a los emprendedores. Imaginar qué analizan antes de poner fecha (de inauguración). Por qué corazonada se guían. Si  conocen el contexto de su rubro. Si piensan qué puede percibir el cliente sobre lo que están comunicando.

En este caso me pregunto: ¿Qué hubiera pasado con la misma “no interpretación” de las otras creencias mágicas?. Y me surgen varias reflexiones…

A la salida del Registro Civil hay lluvia de arroz como símbolo de prosperidad. 

Pondrían un puestito de porotos negros, o con hortensias y flores de la viuda…

En la fiesta la novia tira el ramo a las solteras para que se case la que lo agarra primero.

Pondrían una sucursal de Junín Cactus para pincharle el globo…

(Pobre Carrie de “Sex and de City”. Si ya le cuesta enganchar a Mr. Big, imaginate rompiendo la cábala… Ni que lo duerma de un zapatazo en la cabeza…).

Los recién casados se van con tarros en el auto para hacer ruido en la noche de bodas. 

Venderían colitas ruteras para que descarguen la estática y no les quede energía ni para sacarse la corbata de la frente…

El novio debe llevar en brazos a la novia para que no pise el umbral de la casa.

Venderían cera Suiza para que se maten de un porrazo y los despojos esperen sentados los 6 meses de rehabilitación…

Y por supuesto, si tuvieran una agencia de turismo, el viaje a la Polinesia embarcaría el martes 13…

 

CONCLUSIÓN 

 

Qué cosa esto de los ajuares!. Ya te conté de otros ejemplos aniquila romanticismo, como el del última Rural de Junín, con los vestidos de Scarlett’s Alta Costura entre las ristras de chorizos. Te dan tantas ganas de casarte como carnear en julio a las 6 de la mañana.

El otro caso fue el de Susana Yópolo, cuando presentó sus creaciones en el Club Junín con el auspicio de Nutrición Animal, casas de hormigón, de frenos y una estación de servicio. Un primor!.

Bueno, tampoco quiero espantarte de la nueva propuesta nupcial ex Kophiphi.

Juntá coraje, hundí la panza y andá a probarte el modelete que te guste. Quizás con suerte, quebrás la racha (o el mito), y el amor te dura igual para toda la vida…. (hasta que el arqueólogo los separe…)


Un paseo por los negocios “Anti-Niño”…

Qué finde!. Por suerte ayer salió el sol y los peques tuvieron su merecido día.

Porque el sábado, entre la lluvia, el granizo y lo que te voy a contar, a más de un padre como a mí (que soy tía…) seguro se le vino la noche…

Situación: invité a mis 2 sobrinitos (7 y 9 años) a recorrer la city en busca de sus preciados regalos. Vienen tan sobreestimulados y demandantes que pensé que era mejor que ellos eligieran en vivo y en directo.

El problema no es que fuimos de paseo en un auto feo, sino que era tan feo lo de afuera que nunca se quisieron bajar del auto!!!.

Riesgos de recorrer los “mentados” centros comerciales a cielo abierto de nuestra querida y a veces disfrazada ciudad…

¿Querés ver qué pasó?. Ajustate los anteojos.

(Aclaración: para preservar la identidad de los menores, los llamaré a lo Mamá Cora: el Kevin y la Sharoncita… Y cualquier parecido con la realidad es pura intención…).

 

Intento 1: JUGUETES

No podíamos empezar por otro lugar que no fueran las “teleterías”. Sí, porque ya no venden juguetes, son muestrarios de objetos de deseo de la tele…

La Sharoncita ya tenía fichado el karaoke de Barbie y no sé qué bártulos de las Princesas de Disney.

El Kevin perdió la cuenta de su colección de Hot Wheels pero quería otro más y el muñeco de Transformers, o en su defecto, del Hombre Araña.

Dentro de todo, bastante clásico, por lo que amagué frenar en las que nos quedaban a mano…

No hubo caso, no los pude hacer bajar. Nunca me creyeron que adentro tenían algo más moderno que los carteles…

-“Mejor nos das la plata y nosotros lo compramos cuando vamos a Buenos Aires”, me tiró muy diplomática la chiquita mientras se dejaba cambiar de plan.

 

Intento 2: ROPA

Le digo a la Sharoncita: -“¿Querés que vayamos a ver si está la camisa y la calza animal print que viste en la revista?”.

-“Dale, dale!”, se entusiasmó rebotando su traserito en el asiento trasero.

Fuimos a dos tiendas que también estaban al paso.

Inútil. Tampoco se quiso bajar jurando que todavía le andaba la remera de Bananas en Pijamas.

El Kevin por primera vez le daba la razón a su hermana. Algo no andaba bien….

Pensar que en mi época nos tirábamos en palomita con tal de entrar al primer Patachín donde había cosas de Hendy, OshKosh o John L. Cook. O mucho más acá, Manolitos, que tenía la marca Nueva Gente, la que en nuestra adolescencia usaban los chicos de Clave de Sol!!!.

Pero claro, Patachín del 85 se veía París Fashion Week al lado de estos locales que se muestran desnudos de toda decencia marketinera en pleno 2012.

 

Intento 3: BICIS

-“Ahhh, y yo???”, reclamaba el nene por su turno aún cuando ambos venían invictos en su cosecha festiva…

-“Paciencia. Ahora vamos por la cross de Spider!”.

-“Buenísimo!!!!. Es la que tiene Facu y está re copada!!!”.

Me quise asegurar yendo a las fuentes, al especialista. No sé si iban a soportar un nuevo fallido.

Para qué!!!. Desde media cuadra antes la Sharoncita empezó a burlarse y al Kevin se le saltó la cadena!!!.

Traté de calmarlos pero tenían motivos. Ni Spiderman hubiera sobrevivido a las telarañas que los niños se imaginaron adentro de ese frente…

Ahí nomás encaré para los otros 2 que asocio con 2 ruedas.

Pero che!. Parecía la rueda de la “desfortuna”…

De Maulini me discutieron (ya colorados) que no era la que habían visto por Facebook. Yo les juraba que era la única, la histórica, pero mirando el cartel y cruzados de brazos me pucherearon feo.

Peor puntería cuando enfilé para El Chavense creyendo que podía haber rastros de un rodado 26. Casi se bajan a buscar una linda pata maciza para partírmela en la cabeza. Es que sí, aunque parezca increíble, donde dice Bicicletería venden muebles de algarrobo!!!

Qué momento!!!. Cómo lo remontaba!!!. No daba robarles la inocencia explicándoles el caso de las marcas bipolares

Probé una forma de zafar. –“Bueno, bueno, bueno, la tía les quería hacer una broma!. En realidad vamos a volver al centro para comprar un skate en Surface y los rollers en Tudisco!”.

-“Eso ya nos regala la abuela”!!!.

Dios, no era nuestro día…

 

Intento 4: PELIS

1 hora y media dando vueltas sin consumar ningún consumo.

Quise ponerle onda, por si la cosa no mejoraba (a esta altura poca garantías quedaban). Propuse un par de pelis para la noche.

Por suerte se engancharon y descomprimieron el clima. –“Sí sí, el DVD de One Direction”, me dijo la Sharoncita sin dudarlo respecto a 5 inglesitos que yo ignoraba olímpicamente…

-“Ok, vamos en esa dirección entonces”. Otra vez doble intento…

-“No no tía, está bien, nos arrepentimos. Preferimos ver Paka Paka y la repetición de la cadena nacional con mamá..”

(Ay, estos negocios me van a volver loca!).

 

Intento 5: REVISTAS

-“Bueno, compramos algo en el kiosco así por lo menos van mirando… Pero se bajan conmigo porque yo no sé que les gusta”.

-“La TKM o la Top Teen, que siempre traen de Justin o Selena y están mortales”.

-“Y yo quiero Gaturro”, dijo el nene cuando al pasar por Damasco vio que ya estaba cerrado.

Por fin los entretengo un rato (pensé) hasta encontrar “el regalo” que ya se hacía imperioso.

Y de repente, la cara se nos transformó a los 3…

Les juré que antes los llevaba a ponerse la antitetánica a la guardia del Sanatorio. Menos!!!. Casi me comen sin anestesia…

 

Intento 6: CUBANITOS 

Hablando de comer, me vino una idea: les tapo la boca con las perdiciones de dulce de leche!.

“Chicos, qué les parece un rico recreo y seguimos con el paseo?. Ustedes me avisan cuando vean la primera panadería (o la segunda, por las dudas…)”.

Silencio masivo.

De golpe el Kevin se asoma por la ventanilla y me grita: –“No, graaaaciaaaaas, en mi casa hay pan duro”, mientras la nena me pedía que acelerara para evitar sus predictivos cólicos.

-“Perdón, perdón!. Juro que después vamos a Dolce a buscar las galletitas Toddy (que se las devoran) o preguntamos en Naldo cuánto sale la pochoclera…”

Ya no sabía qué cuento meter!!!

 

Intento 7: LICUADOS

-“¿Saben qué? (me salió como el hallazgo del día). Compramos bananas y frutillas para hacer licuados mañana mientras estrenamos los ‘futuros’ juguetes!”.

-“Nooo, me equivoqué!, quise decir que pasamos por la Bambi a tomar un batido!!!”.

Igual ya me creían menos que a Moria…

 

Intento 8: COMIDA!!!!

Después de casi 3 horas de tour y meriendas truncas, lo único que los haría bajar era el hambre. Así que ofrecí lo que no falla. Para la Sharoncita: los sanguchitos de ananá, y para el Kevin, lo que más ama y casi nunca lo dejan: comer pollo con la mano!.

Y allá fuimos!!!

-“Tía, mejor llevanos a casa y jugamos a cualquier cosa”, apabulló con sentido común el santo de Kevin.

-“Menos al veo-veo porque nos arden mucho los ojos…”, remató la Sharoncita. (¿Quién dijo que los chicos no tienen ironía?).

Eso sí, me advirtieron a coro con adulta convicción. -“Si nos portamos mal, preferimos tomar la sopa encerrados con los piratas de la Era de Hielo!”.

El tema finalmente terminó con un montón de fichas para los jueguitos de Match. Ahh, y con un justo resarcimiento que me hicieron prometer tras duro ultimatum:

-“Tía, ya que escribís tanto, más vale que todo esto lo pongas en ese blog que tenés!!!”.

Soy gente de palabra…

 

FIN

 

Lo que sigue es toooodo bonus track porque son casos que lo merecen. Negocios más cercanos a los chicos de hoy. Chicos digitales, de Play, Wii, iPhone y iPod. De ídolos y fenómenos de la pantalla como Violetta y Beyblade. De colores, brillos y sentidos.

En fin, negocios que los representan y tratan de hablar su mismo idioma!.

 

JUGUETERÍAS

 

La Reina Batata es la más completa y atrapante. Tiene la muñecota en la vereda y un trono de pana con corona para sacarse fotos. Hacen maquillaje artístico, venden entradas de espectáculos, etc. Para más detalles, ésta es la nota que le dediqué en los inicios del blog:

http://verorezk.com/2012/01/el-marketing-es-de-grandes%E2%80%A6-y-chicos-el-caso-ejemplar-de-la-reina-batata/

Como dijeron los chicos. Maulini de afuera decepciona porque quedó en el tiempo. Adentro es como un gran depósito de juguetes. Lo que está bueno es su Facebook, donde muestran gran parte de su catálogo, lo cual no es poco si miramos la deficiente presencia en la web que abunda en los negocios locales.

 Babilonia es el referente en juegos didácticos. Y la versión Mini de All Brown tiene la onda más naif y monona del centro.

 

VIDEOJUEGOS

 

Match es el único lugar de videojuegos y encima está en la mejor esquina de Junín. Pero no se duerme en eso. Siempre sorprende con alguna novedad que los chicos festejan. Lo último es el Simulador Typhoon, una atrapante cabina con 6 opciones de experiencias sensoriales tipo Disney.

Además de los infaltables flippers, motos, Daytona, pool, juegos de películas, caza de peluches y hasta de artículos electrónicos.

 

ACCESORIOS DE ONDA

 

El boom del último tiempo. Cositas y Chucherías son las más nombradas por las niñas coquetas. Teléfonos de labios, bolsitos, estuches y stichers con brillos para celulares, todo el merchandising de Kitty, los veladores bolicheros y las famosas lámparas de lava.

Otros reductos fashion son The Yellow Frog (hebillitas, pulseritas, pins, mochilas, remeras de comics y superhéroes y todo dividido por colores), Buenas Migas (con la línea Quitapesares), Wow y las tiendas de accesorios como Clandestine (esmaltes craquelados, bijou pañuelos y toda la moda).

También en deco para el cuarto hay muy buenas opciones, como Mini All Brown, Cielo & Tierra y Tendencias.

 

ROPA TEEN

 

Simón & Simona es la “pilchería” más nueva (un año y pico) y la más instalada entre los casi teenagers. Prolijito en su imagen y con un buen Face donde muestra sus colecciones.

Calabaza y Escorpio son 2 clásicos con calzado canchero. Y para los más minis, la mayoría está en buen nivel: Coccole, Maulini o-3, Pío, etc.

 

Los que más pelota le dan al marketing…

 

Los peloteros siempre estuvieron un paso más adelante en el rubro infantil.

Desde los pioneros Pata-Pata y El Dragón Panzón, hasta los últimos más “elaborados”.

Colorín y Colorados fue uno de los primeros en novedades de alto impacto. Ej: el divertísimo pegabichos (que hasta me di el gusto de probar en un cumple de adultos) y la reciente bola gigante para girar al estilo la bioesfera de Tinelli…

Imaginaria es un servicio a domicilio con castillos y animales inflables.

Piedra Libre, Bichos y Bichitos, Pececitos, o las cocineritas que arman candy bar, enseñan a hacer cup cakes y esa onda yanquilandia que tanto pegó.

Y para los cumples de los más grandecitos también está el Bowling Sacate, que incluye pool.

Una yapa para destacar: el kiosco Homero Dolce!.

(Otra nota alusiva del blog: http://verorezk.com/2011/12/las-mieles-y-los-pirulines-del-exito-el-kiosco-con-futuro-es-el-nuevo-dolce/)

 

Inolvidables de niños y grandes 


Si miramos para atrás descubrimos cosas geniales que fueron diversión de todas las familias.

El fotógrafo que iba por los barrios, para el recuerdo eterno con la llama.

La Casita de los Enanos de Blancanieves en la Laguna, más el trencito de José y el de La Gallina Turuleca.

El Circo Papelito en Av. San Martin y República. Siempre recordado porque había que ir con la silla!. Y por la increíble anécdota de cuando anunciaron que se iban a presentar Los Cantores del Alba y eran gallos que “zapateaban” sobre una chapa caliente! jajajaa. Tan gracioso como las obras del Circo Patagonia.

En la Laguna también hubo pileta y un altísimo Tobogán Gigante, donde los chicos se tiraban sobre una bolsa de arpillera, que no se tenía que correr para que no quemara la chapa.

Y en pleno centro, frente a la fuente del Milenio, donde hoy está la torre más moderna de Junín, quién no extraña la mítica calesita Pluma-Pluma de Pacífico. Si hasta tuvo su “operativo retorno” en CQC!

Ya en los 90, el “shoppingcito”  La Máquina de Jugar, con el laberinto del futuro, el tobogán y la cama elástica.

Luego debutó en Junín el formato de ciudad en miniatura. Fue el logrado y luego malogrado Junior City (donde hoy está la Farmacia Amcipa de Ataliva Roca).

Más acá, la propuesta lúdica de Aprendijuegos y la Expo Bajitos en el Complejo Municipal.

Uy!. Y el cotillón Crocki-Crocki de Rivadavia. Súper vistoso, marcó tendencia.

Pero uno de los espacios que más se extrañan, sin dudas es Lollypop. En Arias y Saavedra (hoy Personal) una esquina con aire retro americano.

Hamburguesas, licuados y jugos helados. Sala de recreación con niñeras y un ciber. Era el lugar ideal para los festejos de cumples y para que los papás comieran tranquilos viendo a los pibes entretenidos y cuidados detrás del vidrio. Justamente lo que falta hoy.

 

Homenaje a Casa “SÁNCHEZ”

Años 70. Sobre Sáenz Peña entre Arias y Gandini (hoy Juvent). Al lado de la legendaria Casa “El Hogar”. Ahí estaba la que hoy es evocada como la juguetería más hermosa y entrañable de la historia local.

El local de don Sánchez tenía una vidriera irresistible, para pasar horas mirando con la boca abierta. Algunos se tiraban al suelo llorando, y otros sólo iban al dentista si luego le compraban un juguete ahí.

Para las nenas tenían todo como de verdad: jueguitos de cocina de aluminio, juegos de comedor de lata, juego de dormitorio de madera, lavarropas y heladeritas, palitas, escobitas y baldecitos en miniatura. Además de las primorosas muñecas, claro.

Para los nenes: pelotas “Pulpo”, aviones de madera balsa, autos a cuerda, camiones, lanchas, ametralladoras de plástico, ladrillitos de goma, bolitas saltarinas y juegos de ingenio.

Y los famosos chascos, toda una atracción para la época. Pastillas picantes, milanesas de madera, calienta sillas, cucarachas de plástico para poner en el café y bombitas de olor que muchos se divertían tirando en el cine.

Los padres sabían que lo que buscaran, por más raro que fuera, lo encontraban en Casa Sánchez. Incluso la plaga de insectos, serpientes, murciélagos y ratas de goma que había en la entrada cual adelantada especie de Rainforest Café.

En Navidad y Reyes trabajaban hasta las 12 de la noche, recuerda una ex empleada.

Definitivamente. Estoy descubriendo que en los negocios de antes había más innovación, atención y efectividad que ahora

Para pensarlo no?

 

Agradezco especialmente a “Si sos de Junín no podés olvidarte de…” un grupo de Facebook que hace honor a la Pizzería Ribas, el Cine San Carlos, la Confitería 9 de Julio y todos esos recuerdos que marcaron la historia social de la ciudad más linda del noroeste. 

Si no lo conocés, sumate. Está buenísimo. http://www.facebook.com/groups/138680891616/

 

Mozo! Lo de siempre… Hasta que en Junín haya un bar con ideas!

 

Dicen que en la variedad está la diversión. “Dicen que soy aburrido”, sería entonces la conclusión de Junín sobre sus bares.

La ausencia de bares temáticos es precisamente un tema que siempre me llamó la atención.

Mientras en el mundo surgen ideas para “tribus” cada vez más específicas, acá tomar un café es tan común como para un niño la leche en el merendero escolar.

Deportivos, étnicos, literarios, con disquerías, magia o juegos. Inspirados en el cine o en bandas musicales. En otras ciudades encontrás hasta lo que ni te imaginás.

¿Por qué acá no?. “Eso en Junín no anda”, dicen muchos.

Primero es la perfecta “excusa mito”. ¿Cómo saben si no lo intentaron?.

Segundo, suena a que somos todos iguales. En Junín también hay personas, con edades, situaciones y deseos distintos. Tanto los adolescentes, los bohemios, las familias, las parejas, los amantes del tango o el rock, tienen derecho a encontrar su meca o lugar de pertenencia para compartir con pares.

Sin embargo, hace años que todo es igual, nada es mejor, justamente donde se precisa el “Cambalache”. O sea, uno al lado de otro que no tenga nada que ver. Pero… No hay. Ni con billares para “tramposos”, como el Café la Humedad de Cacho. Ni un Tango Bar, como la última película de Gardel para la Paramount. Ni siquiera un cantinón machote regado en tequila, como esos en los que quita sus penas Maná.

 

¿Qué es un bar temático?

 

Es el que va “más allá” del simple hecho de tomar un café. Es diferente, por su ambientación, tecnología, espectáculos o entretenimientos. Y con un nombre COHERENTE.

Ya no consumimos por simple necesidad. No queremos “un bar”, queremos vivir un momento único y emocionante. Así es como lo recordamos, volvemos y lo recomendamos.

Pero para que eso pase, el lugar tiene que hacerte vivir una EXPERIENCIA completa, con los 5 sentidos.

Pensá en una salida especial en pareja. Clima íntimo, con velas, música chill out, inciensos, menú afrodisíaco, colores y texturas pasionales. Quizás hasta comer en el suelo entre almohadones. Y obvio, un nombre afín, no como “Te Mataré Ramírez” y algunas excentricidades sin sentido que “se usan” en el Soho porteño.

Ahora imaginate esa misma salida en cualquier bar de Junín, entre chicos que vienen de ver básquet, el marido que le tocó sacar a la señora, los viejos que hablan de política, las amigas quilomberas y el baby de una que grita. ¿Da lo mismo?.

 

¿Ejemplos en Buenos Aires?

 

Por supuesto. Tenés los históricos y notables: Clásica y Moderna (literario), La Biela (automovilismo), Café Tortoni (tango y cultura).

Los que empezaron con la movida de los 90 (aparte de la plaga de cibercafés). Ej: Locos x el fútbol, con exhibición de camisetas, pelotas, trofeos, merchandising, pantallas para ver los partidos, menú y decoración con temas deportivos.

¿Y hoy?. De tooooodo. Desde el Carburando Café (hasta con los mozos vestidos de overol mecánico), hasta los súper específicos. Ej: El Banderín (banderines de fútbol de todo el mundo), El Coleccionista (estampillas y postales) y La Bicicleta (láminas y réplica). Más otros de fotografías, whiskies, cervezas artesanales, rock de los 70, y hasta peronistas! (Perón Perón, con cervezas “Evita” “Montonera”, y “Doble K”…).

Los incorporadísimos pubs irlandeses de cerveza tirada, bares setentosos con espíritu neoyorquino como Supersoul y hasta tabernas de piedra y madera del siglo XVII, como Van Koning en Las Cañitas (mi preferida!!!).

Esto sin contar los restós de comida étnica como el Sushi Club y los criollos La Estancia, Estilo Campo o Peña Los Cardones, entre incontables ejemplos.

 

¿Y en el mundo qué onda?

Desde los míticos hoteles de Las Vegas, Estados Unidos siempre marcó tendencia en los negocios temáticos.

Los pioneros fueron el Hard Rock Café y Planet Hollywood (Stallone, Bruce Willis y Schwarzenegger). De ahí en adelante los “temas” evolucionaron al extremo y existen bares para todos los gustos, algunos increíbles.

DE MARCAS: Harley Davidson (moto y leyenda). Absolut Vodka Ice Bar (todo de hielo, en Londres, Estocolmo, Helsinki, etc.).

DE BANDAS: The Cavern Club (Beatles). 40×15 Tributo Bar (Rolling Stones). Estos dos en Buenos Aires!.

CINEMATOGRÁFICOS: La Casa de los Hobbits (El Señor de los Anillos) en Filipinas, donde todos los empleados son enanos.

EXÓTICOS: Rainforest Café (bosque tropical con cascadas, acuarios, animales robotizados, simulación de tormenta y hasta un árbol que habla). Sunland Baobab (Sudáfrica) en el tronco ahuecado de un gigantesco árbol. La Mina Club (México) a 184 m bajo tierra. Mar Rojo Estrella Bar (Israel), el primer bar submarino del mundo a 6 m de profundidad. Skeletor Bar (Suiza), en el interior del esqueleto de un monstruo hecho por el escenógrafo de Alien.

También hay para fanáticos de Lost, de Mario Bros, de los bombardeos, y hasta de la medicina (La Clínica) o la muerte (Necrobar).

 

¿Y por qué tendría que haber bares temáticos en Junín?

 

En el caso del dueño, por la competencia. Cuantos más son, más necesitan diferenciarse, recortarse del resto. Y hoy el plus no lo hace un sándwich más grande ni un licuado de banana como era hace 30 años en la 9 de julio. Tampoco un cairel más en la araña top del momento. Es la experiencia memorable que le hacen vivir a la gente desde un concepto. Concepto que empieza por el principio: LA MARCA!!!.

En tu caso (cliente), porque buscás un lugar a tu medida. Algo nuevo, que te sorprenda, te identifique y te mueva alguna emoción!.

Porque si es por el hecho de tomar algo, ver gente o estar con tu gente, podés hacerlo en cualquier lado, incluso en tu casa.

¿Te dejo la carta?. Cuando encuentres un bar que “esté en el tema” me llamás…

 

DELICITY

 

Empiezo por lo bueno. Una franquicia con la ventaja extra de un excelente nombre. El que pone hace años como ejemplo el mismísimo Alberto Wilensky (el gurú más groso de las marcas en Argentina).

El nombre tiene que sugerir lo que te pasa en ese lugar. Y Delicity “Sweet House” te predispone a comer cosas ricas. El cuadrillé de mantel country, el olor a café recién molido, las vitrinas con croissants, cheese cake y demás tentaciones artesanales. El típico clima para el encuentro de sábado a la tarde con amigas.

Lo que no queda muy “amigable” es cuando levantan las sillas sobre las mesas como si pasara el barrendero. Menos cuando tapan la vidriera con papel madera en esos cierres sorpresivos que la verdad, lo vuelven bastante amargo…

Pese a ciertos detalles, Delicity supera la prueba.

 

AMANDA


“En Sáenz Peña e Yrigoyen está la Esquina Carlos Gardel, donde funciona el Café Los Mandarines, reducto tradicional de los tangueros“. Así lo describe todavía la gacetilla de turismo que publicó Clarín Viajes hace 3 meses, junto al edificio Ordiales y otros vestigios del paso de Evita por la ciudad.

Muy raro, porque con el legado de aquel Mandarines nunca más pasó naranja.

Esa esquina (la más colonial, estratégica y pintoresca de Junín), fue un tiempo Picasso, luego el nuevo Mandarines, y hoy Amanda.

Nunca supe el por qué de “MANDARINES”. Pero seguro que lejos está por ejemplo, de la coherencia del célebre Café Los Naranjos frente a la Plaza homónima en el casco antiguo de Marbella (onde hay una “fuentezilla” rodeada de naranjos, puesh claro hombre!).

¿Y el por qué de “AMANDA”?. La mejor versión dice que es un apócope de “A MANDArines voy” (como “A Damasco voy…). Lo cual si es cierto o no, en nada cambia los hechos. Porque insiste en referenciar mandarines cuando no hay ni cítricos, ni pajaritos, ni mozos chinos que te sirvan el viejo té en lata.

Tampoco tiene sentido por el nombre Amanda. No hay ni una doña en la puerta para la foto cual Abuela Goye, ni indicios de yerba despalada ni de las voluptuosas modelos y actrices que tira el Google bajo los apellidos Seyfried, Bynes o Harrington.

Lo único claro es que esta Amanda tiene trastornos de identidad. Su “deco comodín” también iría para Samanta, Fernanda o María Marta. ¿O cual sería la diferencia?. ¿Acaso Amanda da bar con cañas de bambú y flores, mientras Samanta es junco y arabescos?. No, azar puro. No hay justificación en pos de una personalidad propia.

Tampoco sabemos si el par de chicos rebeldones que hacen muecas desde las paredes, son sus nietos, sobrinos o hijos no reconocidos del árbol genealógico mandarín.

¿Por qué pasa esto?. ¿Responsabilidad del decorador?. Sí, porque la decoración no es un “decorado”. En este caso es una herramienta de marketing que tiene que “meterte en el mundo de la marca”. Para eso las ideas deben proponerse estrictamente en función del nombre del local. Darle contenido y “vida” con total coherencia. Hard Rock=deco rock, Planet Hollywood=deco Hollywood, Absolut Ice bar=deco hielo. Sentido común además de estético…

¿Y responsabilidad del dueño?. Obvio!. Porque si el nombre es arbitrario, o la idea no está perfectamente definida y “encargada”, es imposible darle forma. Ej: si yo no digo a qué tipo de evento voy, no puedo pretender que la modista acierte con el modelo. Cuando falla el QUÉ decir, el CÓMO puede disparar para cualquier lado.

El “Decoralo como se use o quede más lindo”, nada tiene que ver por ejemplo con “Creá el espíritu de Amanda, la tía canchera que de joven venía siempre a Mandarines”.

Encima, para reforzar el híbrido, Amanda es multitarget. Te camuflás entre adolescentes, parejas medianas, grandes y muy grandes, familias con niños, y hasta las empanadas vivientes del delivery que te hacen vientito en el café cuando pasan hasta el baño!. ¿Decime si no es cierto?.

 

MATILDA

 

Uy!. Si esa esquina hablara!. Ahí estuvieron dos “lovemarks” de los juninenses: Yellow y Leños. (Contené el lagrimón que hay más info abajo).

A ver por dónde arrancamos…

La Matilda original es la de un libro llevado al cine y al musical. Una niña muy inteligente, que antes de los 5 años ya leyó y sabe de todo, aún sin la ayuda de sus mediocres padres. También tiene poderes telequinéticos.

Guaaaau, cuánto para inspirarse!!!. Hasta las mesas podrían ser pilas de enormes libros y las paredes unas coloridas y escenográficas bibliotecas!.

Pero no. MATILDA es un reducto moderno cool sin identidad. Si se llamara Clotilde o Zulma es lo mismo. Ni el minimalismo danés ni los LCD definen una personalidad exclusiva.

¿Cómo explicás “así de una” en qué se destaca Matilda del resto?. “Para tomar algo tenés Matilda, el de… este… bueno, Matilda, el de la esquina de acá. También Amanda, que tiene una onda… así como… bueno, Amanda, el de la esquina de allá”. Porque ya ni siquiera se cumple la antigua dicotomía “para viejos-para pendex”.

 

CORTÉS

 

Un lugar atento, educado… ¿Por eso le habrán puesto Cortés?. No, demasiado lineal, porque bueno sería que sea hostil…

Igual lo veo medio formalito para vender “amigable”. Aunque lo cortés no quita lo valiente. Ahhh, por ahí debe ir…

¿Invocará a Hernán, el valiente conquistador del imperio azteca?. ¿O será por Joaquín, el sexy bailaor flamenco?. (Por el dueño del “Callejero” no porque va con Z…).

Frío frío. Ni onda mexicana ni gitana. Qué pena, hubieran ido perfecto para uno u otro apellido. Pero CORTÉS es otro “NI”. Apto para reuniones de políticos, como para familias o gente mayor que va a comer pizza, o jóvenes que comparten una Stella, o parejas que brindan con Chandon. Lo que sería viable en un multiespacio…

Dicen que se centraron en la estética novedosa. ¿Cuál sería el factor sorpresa?. No se precisa el Cirque du Soleil, pero pretender que unos muebles de diseño te hagan abrir la boca a esta altura… mmm.

Novedad hubiera sido, por ejemplo, un ambiente informal y bien descontracturado, que no hay. Quizás en alusión a su pasado de fábrica de alpargatas y zapatillas de lona (pero con otro nombre, claro!!!). Una especie de “El Taller”, aquel ícono de Plaza Serrano que reunía toda la movida cultural de Palermo, con teatro under, expo de cuadros, bandas, y debate bohemio.

Los decoradores a veces parecen desconocer que los espacios comerciales no son casas. La casa puede ser como se le antoje al dueño. Es sólo cuestión de gustos. Nadie va a dejar de ir a visitarlo porque no se identifica con la iluminación o el potus.

En los negocios, es otra cosa. Hay que verlo con ojo estratégico, donde urge la diferencia competitiva. Que un estilo ya lo use otro es suficiente razón para buscar uno nuevo. Ya sabemos que lo minimalista es tendencia. Pero es un genérico que no aporta ningún valor por sí mismo.

Se trata prioritariamente de imponer y respetar la PERSONALIDAD de cada MARCA. Pero sospecho, y ya con demasiadas pruebas, que prevalece el lucimiento y preferencia personal. Qué buen desafío sería ver cómo decoran un asador criollo o un restó en el Animal Kingdom de Disney…

 

STRAMERS


Empezó bárbaro, con identidad de taberna europea.

Una ochava antigua y un vistoso cartel que rememoraba casi un enlozado de colección (con un logo acertado que no es poco). Adentro, paredes en un cálido amarillo, bancos en boxes con cuerina colorada que en contraste con el verde San Patricio le daban toda la onda irish pub.

Pero pasó lo insólito. Hizo el camino inverso y se commoditizó. Pero che!. Una vez que había algo distinto!.

Dijeron que lo renovaban totalmente para los 10 años. Renovarlo no significa cambiarle el ADN a la marca!. Y lo más gracioso es que al masificarlo le agregaronÚnico” al nombre, a falta de poder demostrarlo…

Así, aunque cueste creerlo, sufrió esta mutación…

STRAMERS (aunque ya ni cartel conserva, apenas un plotteadito esmerilado en el vidrio), hoy es color “café con leche” con toldos a rayas. Cambió las lámparas bajas y cuadros de publicidades retro por los empapelados Muresco B/N, atmósfera rosada, arañas con tulipas y lluvia de caireles estilo palacete.

Más y más de lo mismo!. Cero noción de posicionamiento. Y pensar que lo tenían!!!.

 

FIRST

 

Lo más curioso es su slogan: “Corner Café”, como si estar en la esquina fuera un valor agregado. Todos sus competidores lo están… (Amanda, Matilda, Homero, Cortés…).

¿Fue el primero?. Como la pionera 103.5 que decía con voz sepulcral “The first FM Station”. Pero no, de hecho en esa esquina estuvo la casa de camping Campini y Catena.

¿Tiene alguna reminiscencia inglesa?. Mmm… que suena a first certificate de instituto de idioma…

¿Ganó algún premio o subió al Nº 1 del podio?. Que yo sepa, la carrera de mozos se hace en Avenida de Mayo…

¿Está en el top of mind?. ¿Encabeza las opciones de recordación espontánea?. No hay estudios al respecto, pero apuesto pleno que no.

¿Y entonces?. FIRST es otro nombre que no ayuda en el anclaje. No se asocia con ninguna particularidad del lugar.

Insisto. Si parten de un nombre inapropiado o vacío, todo lo demás resulta difuso y sin efecto.

Esperemos que First no sea el “primero” de esta lista en cerrar…

 

HOMERO

 

Innegable. Un nombre con personalidad. Pero habría que ver de cuál!. Qué detalle… ¿Homero el griego? ¿Homero Manzi? ¿Homero Expósito? ¿Homero Simpson?.

¿Vamos por descarte?

Homero es “el poeta” clásico. Autor de las dos obras más grandes de la antigua Grecia: la Ilíada y la Odisea. 

No resiste análisis. En Homero no ves la Guerra de Troya ni con dos botellas de absenta con vodka.

¿Será entonces por Manzi o Expósito?. 

La esquina de S. Peña y Arias poco tiene de San Juan y Boedo, Pompeya y la inundación del Sur. Es más, en lugar de una luz de almacén hay unas finolis arañas con caireles de cristal que lo hace más fifí que recio al pobre don Homero.

No se oye cantar a “Malena” ni a Gardel “Naranjo en flor”. No hay fileteados, ni faroles, ni rastros del malevaje de los 40.

O sea, que tampoco es por ninguno de los grandes poetas tangueros.

¿Será por Simpson?. Homero podría ser el bar perfecto para que grupos de amigotes tomen sus buenos chops de Duff mientras ven la tele entre bates de béisbol. Pero tampoco. No hay ni un poster amarillo de Springfield, ni graffitis de “D’oh!” en las paredes, ni los mozos son perezosos y estúpidos (bueno, por suerte! jaja).

Un bar de lo más disperso, con un menú de shows que no ayuda en nada. Folklore, tango y humoristas varios con efecto “deshomerizante”.

 

CHIQUÉ

 

Este sí nació con alma de tango. Porque es el título de un tango. Adaptación lunfarda del “chic” francés. O sea, glamour, distinción, gente bien y elegante. “Dar chiqué” es tener pinta y status, como aquellos bacanes de Florida que evoca el 2×4.

Un nombre inmejorable más un dueño cantor exponente del género. Un lugar sobrio y con historia centenaria. Chiqué tenía todo para ser nuestro Madero Tango purrete (Junior no da). Un refinado y exitoso sucesor de aquel Viejo Zaguán del Negro Fernández.

Cuánto a favor es presentarse en sociedad con un perfil definido, como fue en su momento Mundo Urbano (el de propuesta ejecutiva casual restaurant, charlas, exposiciones de arte, shows de jazz, bossa nova y tributos como a The Beatles).

Así fueron los comienzos de Chiqué. Un clásico para los de más de 30. A veces café concert y hasta a veces filosófico. De hecho albergó ciclos del programa Café Cultura Nación con personalidades de la talla de Antonio Carrizo.

“Estilo y calidad de espectáculos”, decía en su publicidad.

Pero… CHIQUÉ fue otro que terminó en la zona cómoda del varieté. Esa peligrosa diversificación que te saca de eje. Humoristas, magos, peñas folklóricas, ferias y cumpleaños. Noches de salsa y Canto Bar al ritmo de Red Bull. Hasta agregó una parrilla (tan de repente como desapareció).

Por el petit escenario, al lado del piano de cola, pasaron Juanjo Domínguez trío, Julia Zenko, los Sidotti, Los Federales (tributo Chalchalero), Menta y Limón (unos Pimpinela vernáculos) y también El Chaguanco. Ya imaginás lo que diría este personaje sin filtro de adónde fue a parar el chiqué…

¿Cómo se entiende, después de una idea tan clara, semejante coctelera? (por no decir jarra loca…). Por ahí puede ser el karma que le dejó su ancestro, el legendario almacén de ramos generales Basterreix…

Lo cierto es que de “Adiós Nonino”, “La Chacarera del Rancho” y el meneo de caderas calientes bajo el mismo techo “chiqué”, no se vuelve…

 

PICASSO


Acá sí!. Sin margen de error todos pensamos en el genial pintor malagueño. (A nadie se le ocurre pensar en el Citroën…).

Así que, si no hay una movida artística, seguro le hace honor con tapas, sangría y tablao pa’ la juerga.

No verorezk.com ¿qué capítulo te perdiste?. ¿Quién se atreve a poner un nombre con sentido?.

En Picasso hay gente mayor, habitués de cafecito y diario. Y shows con “tanta” magia andaluza como el tango del trío Lapadula, el tributo a Sergio Denis de De Gracia, o el jazz, blues y rock electrónico de itinerantes varios.

Quizás no se hizo cargo del nombre porque lo arrastra de “otro palo”. PICASSO (hoy Amanda), era la previa más famosa a principios de los 90, cuando en la esquina se daban los encuentros al mejor estilo Quilmes y se arreglaba la salida para Colapso, Long Time o Energy.

Así pasó de la esquina más movida de S. Peña a la curvita de la Cuesta, en el mismo lugar donde el mítico Lemuar refugió a las parejas de dos décadas.

PICASSO, un destino de inercia, sin ninguna pincelada atractiva, pero que tiene su público. Eso sí, el Guernica plotteado en la vidriera subsistió hasta hace poco sin que nadie le explicara en qué se parecen la Guerra Civil Española al piano del maestro Farías o el saxo de Farhé…

 

TRIBUNALES


Uno de los más coherentes. Plena zona de bancos, de profesionales y justo enfrente al edificio donde se dirime la justicia. Fiscal, defensor y querellante pueden cruzarse a tomar su cortado o comer un lomito mientras controlan el movimiento de la city.

Tribunales fue el pionero en transmitir fútbol autorizado en pantalla gigante y dicen que en sus antepasados tuvo hasta un flipper.

Antes de las remodelaciones, lució sus paredes con fotos de habitués amigos de la casa. Aunque también lo siguen eligiendo ocasionales en trámite durante el día, y los que salen del teatro por las noches (como era la Ribas después del San Carlos).

De Tribunales puedo sentenciar algo: la pizza de ananá (Caribe) es de las mejores. Regístrese, comuníquese y archívese.

 

LA GENOVESA Y COPAHUE

 

Los pongo juntos porque comparten fortaleza. Los dos van pegados a un concepto inconfundible.

La Genovesa es la tradicional panadería/confitería estilo Patay que tuvo la buena idea de poner un lugar para el disfrute directo. Es como nuestro “Delicity” local.

El snack bar del Copahue está en el mismo hotel. Podés ir a comer o tomar algo aún sin ser huésped. Sólo le pifió en la inauguración, cuando decía que era “para todo público”, que cualquiera podía disfrutarlo… Aunque sea de puertas abiertas, es un Hotel 4 estrellas!!!.

Hoy son dos casos coherentes e impuestos. Bien por estas grandes marcas.

 

JASÓN

 

En el Camino Costero de la Laguna. Agreste por naturaleza, entre los pejerreyes y la paz del campo abierto.

Sin embargo… Parece que el centauro metió la cola, invadieron los argonautas por el Salado, y el quincho top se llamó Jasón!.

Jasón es un héroe mitológico griego que vestía con piel de pantera, tenía una lanza en cada mano y sandalia en un solo pie. Muy oportuno, para decir que la otra la perdió haciendo windsurf rumbo al puente de Lincoln…

Jasón y los argonautas, decían entonces los primeros avisos. ¿Por qué habrán asociado la mitología griega a un parador onda José Ignacio tipo naa, gordo?. ¿Por el agua?. Le hubieran puesto Villavicencio entonces… (jaa, chiste malo).

Pese a todo es muy lindo. Mucha madera, decks, livings y movida.

Jasón te promete descubrir sensaciones y lo intenta. Con eventos y fiestas temáticas, ya sean vintage o caribeñas con antorchas en la arena. Organiza torneos de voley, fútbol playero y tocatas de rugby. También es ideal para las fiestas privadas y de fin de año.

Y bueno, por el nombre, nos acostumbramos y se nos pegó. Será que ahí no hay mucho que retener, además de La Loma y El Náutico. Incluso la marca María María la tiene peor, clonada por un local femenino en el centro.

En fin, prueba superada. Admitamos que el entorno natural y relajado aporta lo suyo. Un atardecer en La Laguna es de las mejores postales temáticas de Junín!.

 

DRAKKAR

 

El bunker más “redondito” (como su logo). Por autodefinición “Bar de amigos”. Para ir con la banda completa o con los que dé tomar unas “buenas birras”. Peña universitaria, clínicas de guitara, acústicos, y gigantos con fotos de Cerati, Elvis, Sting, Queen, The Doors, etc.

Hay otros del palo como los del circuito de la UNNOBA, Sir John y City Rock, con pool y todo. También uno frente a la terminal que, usurpando el logo, dice llamarse Harley, con sillas de caño estilo cocina y… bueno, para qué describir. La verdad que de espíritu Harley y Route 66 tiene menos que mi casa de pagoda china…

Sin dudas DRAKKAR está un trago más que el resto en la “marketineada tribal”.  DRAKKAR se la banca!

 

EL BARBA

 

Ya no está. (En lugar de los puff animal print donde te sentabas, hoy hay inodoros y bidets…). Pero lo incluyo porque al menos lo intentó.

Recicló un galpón otrora maderera al lado del bowling, y se mandó con una loca onda retro. Único antro de la psicodelia.

Sectorizado con distintos estilos, para que cada grupo hiciera rancho aparte en la previa a la disco que se armaba largamente pasada la medianoche.

Mozos en rollers casi se te caían encima con la picada de yacaré y llama. Quizás de tan creativo se pasaron de mambo.

Tampoco es llamar la atención porque sí nomás. Siempre debe haber un objetivo claro tras la marca. Y EL BARBA, nunca se supo si aludía a Dios, a Fidel Nadal o al Checho Batista…

 

Hubo un tiempo que fue hermoso…

 

Parafraseando el himno de Sui Generis… En los 70 y 80 los jóvenes no guardaban todos sus sueños en castillos de cristal. Para eso tenían bares lleno de vida, donde lo mejor podía hacerse realidad.

“Qué diferente era la noche de Junín hace años, se disfrutaba de otra manera”, resume un testimonio en el nostálgico grupo de Facebook “Si sos de Junín no podés olvidarte de…”.

Muchos reconocen que noches eran las de antes. Que después hasta hubo épocas en que ni se daba al vuelta la perro…

Gran parte del mérito lo tenían estos lugares:

9 DE JULIO

 


S. Peña y Gandini (hoy Movistar). Símbolo y leyenda por décadas. Repleta de gente, los varones parados en la vereda y en la calle.

Adentro un pool, y afuera una pantalla gigante donde proyectaban publicidades, casi ciencia ficción para la época.

Submarinos, emparedados y vinitos riojanos. Merengues y masas inolvidables. Y la estrella más célebre: el licuado de banana!. Clásico de los chicos cuando se rateaban del cole.

Por si fuera poco, el histórico Juancito en la barra, el mejor barman de Junín.

“La 9” era la previa de boliches como Mambrú, Egros, Umpa, E’Maho, Caravaca, Gente, Cashba, Lancelot, Madocs o Notte. También de las noches de bailes y shows en el Riva (Paco Maracaibo, los Galos, los Teddys, los Iracundos, los Ramblers, etc.).

HOTTYS. (S. Peña y Arias, hoy Bco. Hipotecario). Un clásico en la previa del boliche Lancelot, la fortaleza o el castillo con terraza que después fue el famoso Energy.

LEMUAR. (Cuesta de S. peña, hoy Picasso). Para parejas que después cruzaban a Starlight o iban hasta Madocs, la de los leones en Bto. de Miguel. También tenía su versión boliche en H. Yrigoyen donde fue Arcano, hoy De Rose.

MON CAFÉ. (Arias, pegado a donde aún subsiste El Galeón II). 

Y sí! Aplaudan señores!!!. En los 80 había estupendos bares temáticos!. (Pongo fotos ilustrativas porque lamentablemente no se consiguen las originales).

YELLOW. (S. Peña y Pellegrini). ¿Quién de esa época no se acuerda?. Por las historias vividas y por la súper Y amarilla en la puerta como genial elemento mnemotécnico. 

MEIN HAUS. (Al lado del Paseo). Una cervecería estilo alemán que tenía barriles para sentarse y hasta flores en las ventanas.

LA TABERNA. (Belgrano, frente a Canal10). Una casona antigua, rústica, con luz tenue y una curiosa bañera llena de maníes para servirse a gusto!.

ALASKA. (Winter, frente a la terminal). La primera pista de patinaje sobre hielo de Junín. Un hito.

LOS VAGONES. (Colón, frente a la Plaza). Ya en los 90, pero merece la mención porque eran nada más y nada menos que vagones!.

Desde el centenario Boliche Amarillo donde los paisanos paraban por sus grapas y ginebras, hubo miles!.

Cervecería Munich en los 30, las tertulias en Café Tokio y La Rex con sus billares en los 40.

Luego se puede resumir en Juglares Café Concert, Oner Bar, Crillon, Caravelle, Grand Prix, Maragan, Augustus (donde se tomaba una Teen, Gancia o Wiscola antes de salir para Studio 54, Starlight o Tía Margarita, entre las que no nombré en la 9…).

En los 80 siguió la racha. Colony, frente al Santa Unión. La Casa Rosada de mi Abuela María y Las Catalinas, al fondo del Paseo (con la creatividad y buen gusto que tenía el restó Las Glicinas). Era la previa de los que iban a Master Hand (luego New Crazy y Long Time, donde tocaron Porchetto, Los Abuelos, Sumo, Virus, La Torre), Aranjuez o Stadium (luego Colapso, Tangram, La Máscara).

Desde los 90 parece que los bares fueron perdiendo magia. Tabacks, Athos, La Torre, New York, Saxo, Bahía, Bonita, La Reina, Bar de Copas, Aurelius, Clota, Cinema, Matute, Fénix, Lugano, Maluco, Odin, Dodo, etc, etc. Algunos con menos onda que las cantinas de los clubes.

Dos quizás pueden salvarse en la memoria por estar ligados a emprendimientos inéditos para Junín: LA FACULTAD (en Arias, abajo de donde fueron las primeras cátedras del CURJ). Un pasillo estrecho color amarillo con comics y diarios en las paredes. Y OLÉ, el bar de “EL PATIO” (Arias y Narbondo, en nuestro primer intento de shopping). El único registro que me quedó fueron las mesitas patinadas en celeste con semillas bajo el vidrio… porque ahí nos reuníamos en los recreos de publicidad. Nada más.

La cuestión que antes de 1920 ya había un Café Bar con CINE!! El Guaraní. Y 100 años después nos preguntamos: ¿Qué te pasa Junín que hoy no tenés bares temáticos?.

 

CONCLUSIÓN:

 

¿Cuál es en Junín el lugar para sentirnos como en Brasil o en el Caribe?. ¿Y para escuchar tango en vivo?. ¿Y un lugar para artistas o hippies?. ¿Y el lugar más romántico para parejas?. ¿Y el ideal para ir con niños?. ¿Y el más piola para los adolescentes?.

El día que se pueda contestar esto con total facilidad, podremos decir que al fin tenemos bares temáticos!.

Mientras tanto, seguiremos como en Casa FOA, viendo un muestrario de Para Ti Deco.

¿Resultado?. Las noches de ronda serán más previsibles que las vueltas que dabas en la Pluma Pluma.

 

Un agradecimiento especial a Roberto Torres de La Verdad, a mi hermana Lili, a mi amiga Claudia Sprío, y a los memoriosos del grupo de Facebook “Si sos de Junín no podés olvidarte de… “. Todos, por supuesto, muuuucho más grandes que yo, jajjaa!