La Reina Batata.El marketing también es cosa de chicos…

Enero. Mes de Reyes y también del aniversario de María Elena Walsh. Demás está decir por qué pensé en esta nota…

La Reina Batata es, desde hace 5 años, “la juguetería” de Junín.

Pero esta “Reina” no está sentada en un plato de plata (como decía la inolvidable María Elena). Está parada todos los días en la puerta del negocio para chicos que más en serio se toma el juego…

Ya teníamos a los históricos Maulini (con buena infraestructura pero sin sorpresas) y Belgrano (en evidente declive). Pero faltaba un grande que nos sacara siempre ese guaaaau tan esperado. Y eso lo logra, de primera nomás, la colorida muñecota de la vereda, ayudada por un contexto competitivo donde escasean las ideas creativas (o los cojones para ponerlas en práctica). “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”, refrán que en este caso se cumple, aunque sin restarle méritos propios.

Mamá quiero!!! Volver a la infancia…


Debo reconocer que cuando paso por La Reina Batata me es imposible no parar.

Primero por su atractiva doble vidriera, armada por la profesional de mayor experiencia de la ciudad (mi socia Cynthia Walton). Ahí vemos la torre de soñados bebotes, y espacio suficiente para que se luzcan cochecitos, cunas, sets de cocina o bicis con el mismo “derecho” de cartel. Porque a quién no le pasó (a mí sí) ir a una casa de artículos para el hogar y señalar la muñeca que está al lado del neumático, que a su vez está al lado del colchón y la cortadora de césped!. Inconcebible en estos tiempos de segmentación y venta de experiencias emocionales por sobre cualquier stock apabullante de “mercadería”…

Adentro, las góndolas están organizadas por edades y sexo. Las barbies nunca se mezclan con los Hot Wheels, ni los juegos de ingenio con el merchandising del Sapo Pepe.

Hay áreas definidas para los productos de licencia, backlights con personajes de Disney y un LCD con canal de dibujitos. Tambiénacciones de valor agregado como sorteos, venta de entradas de espectáculos infantiles y maquiladoras de painting.

Casi todo se ve coherente, que no es poco. 

Juguemos a que yo era…

 

En Time Square, el punto neurálgico de Broadway en Manhattan, está la cadena del rubro más grande del mundo: TOYS R US. Ahí alucinan hasta los abuelos. Tiene una rueda de la fortuna y una gigante y soñada mansión de Barbie. Y obvio, fantasía a pleno. Los niños pueden desde adoptar bebotes “recién nacidos” hasta crear sus propios juguetes que luego les envían a domicilio.

A esta cadena pertenece FAO SCHWARTZ, la tienda ícono, sobre la 5ª Avenida, donde se perdió Mi Pobre Angelito y Tom Hanks tocaba con los pies el piano gigante del suelo en la película “Big”.

En FAO te reciben amables “saludadores” vestidos de soldados cual Palacio de Buckingham y un oso tamaño oso. Quizás por eso sea también el lugar preferido de los famosos para sus compras navideñas.

Como en todo negocio que sabe interpretar el mercado actual, hay sectores separados y ambientados para cada tema: bebés, libros, música, golosinas, muebles para casitas, e infinidad de peluches en todos los tamaños (hasta más de tres metros!).

Salvando las distancias, La Reina Batata está muy bien orientada dentro de estos conceptos.

 

Se lleva la corona

Por todo lo antedicho, es que en un trono (y no precisamente de lata), podemos poner sin chistar a La Reina Batata.

Otro ejemplo de que si lo hacés bien, te va bien. Que más allá de presupuestos o contextos, se debe usar la misma mente en Disney o en la República de los Niños. Y que de esa forma, y como dice Tom Wise, SÍ SE PUEDE.

Hasta el próximo caso! (porque esta canción no se terminó…).

 

CONCLUSIÓN FODA

Fortalezas: tamaño, ubicación estratégica, ambientación, acciones de valor agregado (personajes, sorteos, venta de entradas).

Oportunidades: tiene un solo gran competidor al que puede ganarle por su mejor aproximación al marketing de experiencias.

Debilidades: un rubro dirigido a la generación digital no puede estar sin presencia en la web. Carece de página y su Face no se actualiza desde hace más de 5 meses.

Amenazas: cualquier sucursal/franquicia de Giro Didáctico, El Mundo del Juguete, Imaginarium o Cebra (posible dada la creciente producción local de juguetes), por su nivel de profesionalismo. Y que a FAO ni se le ocurra mirar para el sur! Jajaa

 

Gracias!!!

A todos los que están escribiendo!

Aún no lo inauguré oficialmente y ya veo que les resultó interesante.

La idea es esa, ver desde otro lado y generar debate!!!

Los invito a seguir opinando y también a armar sus propios blogs. Junto con las redes sociales, son el mejor medio que tenemos para decir con total libertad lo que tenemos para decir.

Éste nació para quedarse. Y se vienen muchos casos que te van a sorprender…

Te espero por acá.

Verónica

 

 

 

Kiosco Dolce: las mieles (y los pirulines) del éxito.

Desde Dolce & Gabbana “by Susana”, hasta el polémico Nino Dolce de aquel reality de famosos…
Podemos asociarlo a cuanta imagen dispare nuestro cerebro consumidor chupado por los medios.

Pero por semántica espontánea (aún sin saber niente de tano), todos entendemos que Dolce es Dulce. Y los dueños parece que además entendieron la importancia de un buen nombre en un negocio. Por eso el nuevo kiosco del centro se llama DOLCE. Ya es empezar con gran parte del caramelo masticado.

Homero DOLCE (tal figura para los papeles) es un local moderno, bien ordenado, señalizado e iluminado.  Un lugar súper lindo y amigable que te invita a entrar, literalmente, ya que adoptó la nueva tendencia “sin puerta”. Primera ventaja: no tenés que empujar, y desde la calle ves lo que hay adentro. Muy lejos de la ventanita de kiosco “asomate a ver quién te atiende”.

No es grande, pero tampoco es el “tubito de pastillas Yapa” que parece Susy.

No te encontrás con Willy Wonka, ni con helados que no se derriten ni caramelos que no pierden el sabor, pero igual te llama como miel a moscardón. No te es indiferente. Imprescindible condición si se aspira a durar más que un pote de Chomps.

¿Y qué vende Dolce de especial? Lo que esperás que tenga un kiosco, pero de la forma que más te gusta. A mí por ejemplo me gustan los jugos granizados (de ananá, fresa o maracuyá), que venden casi al paso como los auténticos raspados panameños. Es un touch original, que te saca de la rutina del agüita saborizada o la coquita de vidrio. Y para ellos funciona como efecto promocional extra, porque si ves un par de adolescentes caminando por S. Peña vasito en mano, ya sabés que vienen de Dolce.

También acertaron con los bombones al fondo, para que la gula no tenga salida…

Pero para no empalagar, Dolce ofrece mucho más que dulces. En una vitrina podés elegir desde vinos Rutini, champagne Chandon y whisky Chivas, hasta el original ron cubano Havana Club. Lo que te sirva para digerir la torre de chocolates que a esa altura seguro cargaste en las simpáticas y previsoras canastitas.

¿Una más a favor?. En ese mismo lugar estuvo Bonafide, lo que ayuda por afinidad conceptual (como una especie de “cobranding”). Parece una pavada pero no lo es. Sobre todo al comienzo, cuando el posicionamiento está tiernito y permeable. Ahí cualquier impresión desafortunada puede ser el “antimarketing”. Tal lo decía Vance Packard, la percepción subliminal es muy poderosa, y a veces muy cruel, cuando nuestro inconsciente “ve primero” algo contrario a lo que se quiere mostrar…

En Junín coincidieron por ejemplo, un local de ropa deportiva donde había una oficina de un cementerio parque, zapatitos Hush Puppies y tacones de gala donde el carnicero vendía osobuco, o el más reciente, donde unas velitas aromáticas intentan ahuyentar el olor a cebolla de la verdulería de la esquina. Pensemos estas situaciones con peso residual:
1- “¿Viste que pusieron un local de Admit? – “¿Dónde?” – “¿Te acordás donde le compramos la parcela al abuelo?.
2- “Necesito unos stilettos para el casamiento” – “Fijate en la zapatería nueva” – “¿Cuál?” – “La que abrió donde era la carnicería de Botta”. (Hasta la paradoja da risa!).
3- “Me compré un aromatizador de melón y un body splash de sandía y pepino” – “¿En la perfumería?” – “No, en la esquina donde estaba la verdulería”. (Otra casual paradoja!).

Por eso, la elección estratégica del lugar también cuenta.

En fin, todo dependerá de cómo se las ingenie Dolce para seguir sorprendiendo. Al menos el primer granito (mejor dicho terrón) de azúcar ya está bien puesto.

 

Dulces (y posibles) sueños

 

Cuando abren locales así, pienso que estamos un poooco “más cerca”. Igual que la Reina Batata me da “algo” de FAO, Dolce me evoca un marketinero sweet shop americano.

Y ahí vuelo!. Total no cuesta nada (para achicarse hay tiempo, dijo el caramelo media hora…)

¿Por qué no en Junín algo pareciiiido a Dylan’s?. No hablo de presupuestos ni despliegue hollywoodense, sino de IDEAS para hacer que más de lo mismo se vea (y se saboree) totalmente distinto. 

Dylan’s Candy Bar es la tienda de dulces más grande y tentadora del planeta. Está en el corazón de Manhattan (NY), aunque pronto llegará hasta Londres, París y Toronto.

La creó la hija del diseñador Ralph Lauren, bautizada “La reina de los caramelos” (porque “un caramelito” sería un chiste muy obvio…). Inspirada en la sección de dulces de la juguetería FAO Schwarz, la heredera rompió con el modelo tradicional del rubro y la pegó como papel de Sugus…

La tienda tiene 1400 m2 con más de 4000 golosinas diferentes, 21 colores de confites M&M, millones de chicles bolita, 300 sabores de helado, nubes de copos de azúcar, paletas gigantes de caramelo y conejos de chocolate de dos metros. También productos propios con un packaging pop, bien brillante y canchero. 

Creatividad e impacto. Esa es su clave. Como el kit de belleza con loción corporal de bizcocho y protector labial de fresa para que las chicas tengan “Los labios siempre acaramelados para besar a su chico”. Por si fuera poco, adapta su decoración a las películas más taquilleras del momento.

A semejante arsenal “dolce”, Dylan’s suma cafetería, bar con “tragos locos sin alcohol”, tienda donde se venden remeras polo (del papi, claro), gorras, almohadas con forma de chocolate, cosméticos comestibles, una joyería, y hasta habitaciones privadas para descansar un rato si el día de compras se hizo tan largo como chicle jirafa.

Toda una experiencia de colores y formas en una fantástica mezcla de Disney y la fábrica de chocolate (la que por suerte se ganó Charlie y no Ricky Fort…).

Dylan’s es diversión para los chicos más onda vintage para nostalgia de los padres, como Madonna y Janet Jackson, entre otras celebridades adictas a este mundo de magia irresistible.

 

Si nos portamos bien, por ahí nos premian con más “dolces”

 

Los buenos intentos entusiasman. Demuestran que con voluntad y capacidad, es posible hacerlo bien. Siguiendo el ejemplo de las empresas más exitosas del mundo. ¿A quiénes si no?.

Dolce es a mi criterio, la mejor propuesta golosa de Junín. (Me acabo de acordar del desaparecido Golokiosco, que era un distribuidor mayorista, del primer Suma de la esquina y del legendario Maltisotto de Rivadavia. Creo que ahí vi los primeros huevos de pascuas gigantes de Junín).

Pero gracias a una leeeve brisa “open mind”, tenemos posibilidades de que otros emprendedores nos den el gusto de replicar estos motivantes modelos.

Como fue el caso de la reinauguración de Cielo&Tierra, con una deco en la vidriera que no tenía nada que envidiarle a una puesta temática de Dylan’s.

Pero eso será para una próxima nota. Por hoy suficiente, para que no se piquen los dientes…

PYMES de Junín: “De eso no se habla”

 

Era el título de la película de la Bemberg remitiendo a una madre que ocultaba a su hija enana. Vaya paradoja, en los negocios hay ciertos temas que tampoco se tocan, pero para esconder otro tipo de chatura…

Esta es la conclusión luego de 10 años de observar idas y vueltas, dimes y diretes, de los dirigentes que supuestamente están para apoyar a las PYMES locales.

¡Las PYMES! Un debate plagado de mitos y falacias, y donde siempre se muestra una sola cara de la realidad.

Te comparto las pruebas:

CAPYNOBA: luz, “cámara” ¿y acción?

La Cámara PYME del Noroeste es un caso que conocí de adentro y me sigue sorprendiendo por su estéril permanencia.

Según su declaración de principios, está para ayudar a las empresas. ¿Cómo? Acompañando en reclamos justos que las estén perjudicando comercialmente (SIC).

Y con “beneficios”. A saber: descuentos en restaurantes, pinturerías, mueblerías, viajes, averiguación de cheques, ruedas de negocios, hasta contactos para vender en Panamá… Ah, y un Facebook y un mail para poder intercambiar opiniones e invitar a debatir en las reuniones.

¿Debatir sobre qué? Sobre los PROBLEMAS, que según algunos socios, son los siguientes:

-Abusos de poder de los propietarios de los locales. Quieren luchar por un contrato tal que les permita amortizar las inversiones de las aperturas de los comercios.

-Empleados ladrones, conflictivos, sin ganas de laburar, que provocan que los comercios se roben (valga la paradoja) los empleados al no conseguir gente honesta.

-Patoterismo de los sindicatos que obligan a cerrar los feriados (Henestrosa señor malo, cuco de las PYMES…).

-Cantidad de feriados. El comercio no soporta más tener que cerrar porque los gastos son inmensos y las ventas siguen siendo las mismas o menores.

-Tremenda presión tributaria.

-Invasión de comercios chinos.

Además de las inundaciones/sequías, la crisis del campo (al cual le adjudicaron la baja de un 50 % en ventas de los kioscos…), la peatonal, los vendedores ambulantes, los cambios horarios del verano y obviamente la inseguridad, incluyendo el famoso perro negro de Sáenz Peña inculpado por la multimediática y multiopinóloga señora GH. La misma que dijo tener al comienzo de CAPYNOBA, un grupo de asesores encabezados por un Doctor en Economía de Harvard!!! Guaaaauuu.

Pero la verdad es que sólo estaban ellos, la señora y varios señores con igual sintomatología que sus pacientes… A propósito, ¿Pensarán ellos que pueden sugerir al emprendedor en qué invertir el crédito, qué packaging necesita para exportar sus productos, o qué posicionamiento le conviene para dejar a los chinos con los ojos abiertos?

 

SOCIEDAD COMERCIO E INDUSTRIA: más de lo mismo

Shopping a cielo abierto. Parece que no sólo es la panacea de las botineras, sino también de la otra defensora de la movida económica local.

Por eso organizaron seminarios de Asociativismo, para concientizar a los empresarios de la importancia de unirse a fin de ser más competitivos y eficaces. Un proyecto muy ambicioso, pero que dicen estar seguros, es el camino para lograr mejores resultados.

Así se empezó a hablar de centros comerciales desde Rivadavia y Benito de Miguel hasta Primera Junta. Con pasacalles incluidos, sí señores!. Con consultores de C.A.M.E. recomendando cómo hacerlos sostenibles. Trabajando en conjunto con el municipio en repavimentación, iluminación, recolección de residuos, y todo lo necesario para el hermoseado de las calles en cuestión.

Y hay más…

¿Cuáles son los principales objetivos de esta entidad centenaria? Le preguntaron hace poco a su joven presidente. (Aunque de poco sirve la jovialidad cuando no hay ni un sistema de comunicación fluido con los socios para saber qué les pasa…)

Te resumo la receta:

-Bregar por los centros comerciales, indispensables para el sostenimiento del sector y para contrarrestar los efectos que traería la radicación de un shopping. (Especializarse? Para qué? Vamos de frente con las mismas armas y que Sun Tzu se meta las estrategias de guerra en la retaguardia!).

-Gestionar apoyo crediticio a través de la Agencia de Desarrollo. (No importa si Ud. precisa o no comprar más máquinas, endéudese que si no puede pagar después decimos que el comercio no da ni para cumplir con la primera cuota!).

-Promover la responsabilidad social empresaria a través de la Escuela de Dirigentes, que también da cursos según demandas de los socios (es como que el médico nos diga “qué quiere tomar para su problema”?).

-Capacitar operarios a través de la Escuela de Educación Técnica.

-Hacer de nexo entre los empresarios y los funcionarios municipales, provinciales o nacionales. (Hay que tener palanca para seguir pidiendo!).

-Representar institucionalmente ya sea por problemas del sector o vinculados en general con la ciudad como por ej. más patrulleros o la autopista en la ruta 7. (Claro, no sea cosa que encima se mueran los clientes!).

Ah, y sin olvidar el fomento del “trabajo genuino” y el “compre local” de los candidatos electorales.

Y pensar en nuevas IDEAS????

En fin, hablan de tooooodas variables externas, que si bien influyen, no determinan en absoluto la supervivencia. Al contrario, hay muuuchas otras cuestiones ¡INTERNAS! que no sólo de pueden sino que SE DEBEN controlar, y de las que NADIE HABLA.

¿Acaso las PYMES se hacen cargo de lo suyo? ¿Cómo actúan ante sus graves errores estratégicos?.

¿Los cinco mil comercios de la ciudad tienen sus marcas, su ventaja diferencial, su nivel de atención y su plan de comunicación en sanas condiciones?. ¿No tienen nada que revisar?

Falso. La mayoría no están preparados para enfrentar las exigentes condiciones del mercado actual, con la revolución social, tecnológica y sobre todo, de consumo.

Falta de visión y planeamiento, de diferenciación, de capacitación, de conciencia del valor de las marcas, de estudio de los competidores, de las necesidades de los clientes. Improvisación, informalidad, y resistencia al cambio. Ese es el combo letal que explica gran parte del asunto.

Al menos sus “representantes” deberían informarles que si tienen un nombre inadecuado, un logo y/o imagen obsoleta, hacen más de lo mismo, no comunican nada que sorprenda, y encima atienden mal, no van a vender ni en la puerta del Unicenter.

Es algo tan obvio como empezar por el principio, lo que tenemos a nuestro alcance. Pero es más cómodo justificarse diciendo que las herramientas de gestión o marketing son para las grandes empresas (o de EEUU). Y más fácil lamentarse cuando la estadística muestra que más del 90% de los negocios desaparece antes de los 5 años.

Entonces…

Con achacar los males sólo al afuera, lo único que se hace es acelerar la muerte de las PYMES.

Sería bueno que se deje de correr el foco y se pongan “manos a la obra” DESDE ADENTRO. Porque con los reclamos, el asambleísmo permanente y la pose para la foto no se resuelve nada!.

Un dirigente dijo una vez que todo lo que pueden hacer es captar el primer salvavidas que se les tire. Que no queda otra salida…

Y en el primer número de la Revista Alma de La Verdad (octubre 2011), el actual presidente concluyó: “El sector atraviesa por un momento crítico, que sólo podrá ser revertido si salen a la luz medidas gubernamentales. Toda probabilidad de solución irá atada a lo que el gobierno decida con proyectos y planes a corto plazo”.

Quizás sea un karma cultural que nos define, según el escritor Marcos Aguinis, faltos de autocrítica, con mucho discurso y sin conciencia de que tenemos derechos pero también deberes.

Y como ilustra perfecto en “El atroz encanto de ser argentinos”:

“La fragilidad de nuestras empresas no acaba nunca, porque jamás dejan de suplicar la protección, la subvención, la prebenda, la teta y otros privilegios del Estado. ¿Para qué dejar el biberón y ser eficientes? (…). El proteccionismo es una medida artificial que se impone para distorsionar la fisiología del comercio en beneficio de los menos capaces”.

 

CONCLUSIÓN

Para encontrar la solución primero es necesario reconocer el ¡PROPIO! problema.

Por eso, y aunque suene duro, como dijo un gurú ya resignado: “Si no quieren abrir la mente, al menos tendrían que cerrar la boca”.

 

FRASES AL CIERRE…

“Usted no puede resolver un problema con la misma mente que lo creó”.
Einstein

“Usted no puede solucionar un problema hasta que admita que lo tiene”.
Harvey Mackay

“Seguimos haciendo lo mismo de siempre una y otra vez y encima nos preguntamos por qué no mejoran las cosas. Si esto no fuera tan ridículo, hasta sería divertido”.
Spencer Johnson

“Usted no puede controlar la economía. Usted no puede controlar la competencia. Pero sí puede controlar la respuesta a la economía y a la competencia”.
Ivan Misner

“Cada persona es responsable del marketing de su empresa”.
Albert Schneider